Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS

Mauro Mezzano, Socio de Vantaz

Mauro Mezzano, Socio de Vantaz

Desde hace varios años, Chile ha tenido como aspiración convertirse en un país desarrollado. Para lograr dicho objetivo, las autoridades de turno han mirado a diversas economías que ya tienen ese status, como los países europeos.

En meses recientes, tanto el gobierno de Sebastián Piñera como representantes de la oposición, entre los que destaca el ex ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, han volcado su atención hacia Australia. Sin duda, el modelo de desarrollo del país oceánico debiese ser replicado por Chile.

Tomemos como ejemplo la minería. Al igual que nuestro país, Australia cuenta con abundantes recursos naturales, como el hierro y el carbón. Sin embargo, ellos han ido más allá de la explotación de dichos minerales y han sabido desarrollar una industria de servicios y tecnología en torno a la minería que es reconocida a nivel mundial.  

Este sector, conocido como METS en inglés, representa cerca del 7?l PIB australiano y emplea a casi 7? la fuerza laboral, mucho más que el propio sector minero. Se estima que al menos un 60? las minas del mundo opera con softwares diseñados y fabricados en este mercado.

Creemos que Chile tiene lo necesario para impulsar esta área de servicios mineros y explorar mercados de excelencia, como el australiano. En este caso particular, nuestra experiencia demuestra que para alcanzar el éxito es necesario expandirse con un socio local.

Después de una exitosa primera década operando en Australia, estamos convencidos de que una alianza es la mejor manera de hacer negocios en dicho país. Por lo mismo, estamos organizando, junto con Endeavor Chile y Minnovex, la Experiencia Australia 2019, una misión público-privada que busca que los participantes conozcan el ecosistema australiano para establecer una relación colaborativa y duradera con empresas similares.

El objetivo es doble: que las empresas puedan aprovechar sus sinergias y colaborar con las pares australianas y que las compañías nacionales absorban las mejores prácticas para exportar al resto del mundo. 

Desarrollar una vocación exportadora más allá de las materias primas no es una tarea fácil y probablemente será un camino largo, pero si realmente queremos ser un país industrializado tenemos que diversificar nuestra matriz productiva y ofrecer servicios con alto valor agregado.

jueves 06 de junio del 2019


Mauro Mezzano, Socio de Vantaz

Share This