Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS

Ramón Rada, Gte General Dust A Side Chile

Ramón Rada, Gerente General Dust A Side Chile y Director IIMCh

Hoy el escenario se ha complejizado. Prima la libre movilidad de factores productivos en una industria riesgosa e intensiva en capital, pero altamente dependiente de su estabilidad laboral. Con leyes de mineral cada vez menores y en un entorno de fuerte conflictividad socio ambiental, se hace cada vez más difícil hacer minería y con ello, innovar.

En Chile es muy difícil crear y desarrollar innovación productiva. Comparativamente, la incorporación de nuevas tecnologías crece a menor tasa que en otras industrias. Si comparamos 100 años de desarrollo aeroespacial, vemos cómo ya aterrizó en Marte la sonda InSight, prescindiendo de combustibles fósiles. Por su parte, las telecomunicaciones, en 40 años desde el primer celular a la fecha, un Smartphone tiene más capacidad que el computador que llevó al hombre a la luna. Y en minería, estamos en deuda con operaciones cada vez de mayor tamaño y costos que determinan la reinvención, pero no la innovación. Cuando se propone un nuevo servicio, un nuevo modelo, o simplemente se ofrece un nuevo producto, inmediatamente sigue la pregunta: ¿Dónde se aplica? ¿Quién lo ha hecho? ¿Dónde se ha probado? ¿Cuál es la experiencia en faena? Con este ánimo, cuesta lograr que se piense en la ganancia en productividad o externalidad positiva que genera.

Este es el desafío real de nuestra minería, lograr una cultura minera más proclive a innovar, con modelos de negocio flexibles que integren el valor agregado de las nuevas tecnologías. Necesitamos empresas dispuestas a probar, aportar al factor variable y a la variedad del resultado, considerando indicadores de desempeño, mediciones de impacto con contratos de largo plazo que permitan implementar, aplicar y desarrollar la innovación minera. Si nos mantenemos como el país de la OCDE de más baja inversión en I+D+i, mantendremos los magros resultados. No podemos pretender cambiar las cosas haciendo lo mismo de siempre y pensar que el objetivo es bajar el costo. Esto no promueve la productividad, simplemente precariza la operación.

Los casos de Australia, Canadá y Sudáfrica son valiosos para demostrar que con incentivos y políticas públicas de I+D+i junto a una estrecha colaboración público-privada se logra capitalizar capacidades de innovación impulsando productividad minera. En Chile, con la Corporación Alta Ley-CIMM, tenemos una oportunidad para enmendar errores del pasado y comenzar a exportar minería, más que aumentar el volumen de exportación de mineral. 

miércoles 06 de marzo del 2019


Ramón Rada, Gerente General Dust A Side Chile y Director IIMCh

Share This
X