Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS

Jonathan Castillo – gerente general Corporación Alta Ley

Jonathan Castillo - gerente general Corporación Alta Ley

jueves 03 de octubre del 2019.- El litio ha estado en la vanguardia de varios cambios tecnológicos importantes en los últimos tres decenios. La comercialización de la batería de iones de litio en la década de los 90 permitió la revolución de la telefonía móvil y la industria del smartphone y de los tablets de finales de los años 2000. Actualmente, las baterías de litio siguen siendo claves para el almacenamiento de energía, electrónica de consumo, y el cambio global hacia los vehículos eléctricos.

Esta «nueva revolución energética» traccionada por el crecimiento acelerado de la demanda mundial de baterías de iones de litio, liderada por China, Estados Unidos y Europa e impulsada por la electromovilidad, presentan para nuestro país el desafío de consolidar su posición y avanzar en la cadena de valor para satisfacer, principalmente al mercado regional.

Chile, es uno de los países de mayores reservas de litio (48% del total mundial), y el primer país en procesar litio a partir de salares a gran escala. Sólo en el Salar de Atacama se estiman reservas de 7,5 millones de toneladas de litio (40 millones de ton de Carbonato de Litio Equivalente). Nuestro país debiera triplicar su producción en cinco años, alcanzando las 250.000 toneladas de carbonato de litio al año 2022 desde las 87.000 toneladas producidas en 2018.

Por lo tanto, se vislumbra como un desafío a largo plazo, avanzar en todos los ámbitos de la cadena de valor y aumentar la producción de manera sostenible, avanzando en la elaboración de cátodos de alta densidad energética para asegurar la disponibilidad de este recurso estratégico y el reciclaje para la obtención de una nueva fuente de litio, creando productos con valor agregado.

Respecto de esto último, se hace necesaria la colaboración conjunta entre el Estado y la industria privada, con un rol activo del sector público, para avanzar en agregar valor en la producción de litio, aguas arriba como aguas abajo. Es necesario también la formulación de medidas y políticas públicas que permitan una adecuada y óptima explotación de este metal; el fortalecimiento del sistema de I+D+i nacional y el establecimiento de un marco regulatorio que ofrezca incentivos para la instalación de un cluster de manufactura avanzada en Chile de productos de litio.

En este contexto, la Corporación Alta Ley, está participando activamente en representación de un consorcio, en la licitación del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias, iniciativa impulsada por CORFO, para lo cual se está trabajando en conjunto con la industria, universidades chilenas e internacionales, reconocidos institutos y centros de investigación extranjeros, empresas y asociaciones gremiales tanto mineras como energéticas, para la creación de este instituto en la Región de Antofagasta, el cual está orientado a generar nuevos conocimientos y tecnologías I+D aplicadas a la cadena del litio y liderar líneas de investigación más sustentables y amigables con el medio ambiente, que apunten a procesos extractivos no evaporativos y el desarrollo de tecnologías que permitan la recuperación del agua evaporada, permitiendo incluso extraer y reciclar otros elementos de valor como el magnesio, calcio, potasio y otros.


Jonathan Castillo – gerente general Corporación Alta Ley

Share This
X
X