Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Perú

Megaproyectos mineros impulsarán el PBI entre el 2015 y 2017, pero la falta de más proyectos grandes hace proyectar un escenario algo más plano a futuro, cediendo espacio a la mediana minería.

Martes 22 de Septiembre de 2015.- En el período 2015-2017 la producción minera del Perú dará el salto más grande de toda su historia. Serán más de un millón de toneladas de cobre las que se añadirán al flujo de producción corriente de este metal, duplicándola.

El impacto de esta marea metálica –generada por cuatro megaproyectos– será formidable. El Banco Central de Reserva (BCR) estima que el PBI minero crecerá, debido a ello, a tasas de dos dígitos en el 2016 y el 2017 (tras anotar cifras negativas en el último lustro). Pero esta dinámica será de corta duración. ¿La razón? La ausencia de nuevos megaproyectos mineros en el horizonte mediato.

Escenario

Cuentan quienes asistieron al PDAC 2015 (Toronto), el congreso de exploración minera más grande del mundo, que el ambiente que se respiraba era de resignación, pues se creía que el sector ya había tocado fondo y solo cabía esperar su resurgimiento. “Seis meses después, estamos más al fondo todavía”, refiere Miguel Cardozo, presidente de la minera junior Alturas Minerals.

El continuo descenso de los precios de los metales (que recorta los ingresos de las compañías mineras) y el recrudecimiento de la conflictividad social han empañado aun más el horizonte para laminería.

Reflejo de este desaliento es la decisión de las empresas mineras de reevaluar sus proyectos y recortar, aún más, sus presupuestos de exploración y fuerza laboral. Como consecuencia, la inversión minera volverá a anotar un nuevo descenso este año y los subsiguientes.

Impacto en el PBI

No obstante, la actividad económica sí se verá beneficiada, debido a la materialización de cuatro grandes inversiones gestadas en época de bonanza minera (2012), y puestas en marcha en los años posteriores de desaceleración económica: Toromocho (USD 3.300 millones), Constancia (USD 1.800 millones), la ampliación de Cerro Verde (USD 4.600 millones) y Las Bambas (USD 10.000 millones).

La puesta en producción de estos cuatro megaproyectos disparará el PBI minero en el período 2015-2017. Elmer Cuba, socio de Macroconsult, anota que esta dinámica tendrá un impacto en el PBI nacional de 1 a 1,2 puntos porcentuales en promedio. “El problema es que este salto acabará en el 2017. Luego de ello, la minería perderá impulso y aportará cero al crecimiento. Para que esto se revierta, se debería iniciar la construcción inmediata de Tía María, Quellaveco y Conga, a fin de que empalmen en el 2018. Pero como ello no está sucediendo, habrá un largo hiato”, remarca. 

¿Qué están haciendo, entre tanto, los productores mineros?

Repliegue

La opinión generalizada entre los analistas del mercado de metales es que los precios del cobre y el oro (principales productos de exportación minera de Perú) se recuperarán en el 2017 o el 2018. Pero eso no parece impresionar a los inversionistas del sector. “La época de la exploración greenfield (de nuevos yacimientos) se ha terminado por un tiempo”, apunta César Aguirre, ex gerente de exploraciones de Hochschild Mining.

Hoy, las empresas mineras se limitan a desarrollar proyectos en su zona de confort: el radio de acción de sus unidades mineras (lo que se denomina proyectos brownfield). Ello explica por qué los grandes proyectos mineros que se avecinan (dos o tres, a lo sumo) se enfocan en minas existentes.

“El caso más llamativo es la ampliación de Toquepala (USD 1.200 millones), que Southern Copper se apresta a construir, y que arrancará a fines del 2017”, anota Sebastián Cruz, analista de Kallpa SAB.

Otras ampliaciones que se avecinan –si no median inconvenientes– serían las de Toromocho (USD 1.300 millones.) retrasada por problemas geológicos y metalúrgicos; y la de Marcona (USD 1.800 millones). El restante portafolio de inversiones mineras al 2018 está constituido por una decena de proyectos medianos que (da la casualidad) son desarrollados mayoritariamente por mineras peruanas.

Esfuerzo nacional

Es el caso de Minas Buenaventura, que se prepara a poner en producción su proyecto aurífero Tambomayo (USD 250 millones) mientras avanza el desarrollo de San Gabriel (USD 700 millones), su siguiente mina de oro. También el grupo Aruntani alista dos nuevas minas: Anubia (USD 90 millones), de oro, y Acana (USD 130 millones), de cobre, en los próximos dos años.

“Otro proyecto que terminaremos de ver en el 2016 es la ampliación de El Brocal (más de USD 300 millones), inversión iniciada mucho tiempo atrás, pero que ha demorado en salir adelante por problemas técnicos”, señala Héctor Collantes, analista de Credicorp Capital. Estos proyectos sucederán a los tres que la minería ha puesto en marcha este año: Inmaculada (USD 280 millones), de la peruana Hochschild; Anama (USD 60 millones) del grupo Aruntani y  Shahuindo (USD 132 millones), de la canadiense Tahoe.

Queda por ver qué sucederá con los proyectos de cobre de Milpo, entre los que destaca Magistral (USD 500 millones), y también con los de cobre y estaño de Minsur: Mina Justa (USD 744 millones y Bofedal Dos (USD 165 millones). Se trata, empero, de proyectos con leve impacto en el PBI, aun si los juntáramos todos. Por ello, urge reactivar los grandes. ¿Pero cómo hacerlo?

Según Marita Chappuis, consultora minera, la solución pasa por sacar adelante Tía María, nudo gordiano para otros proyectos en el sur. “Pero para ello el Gobierno tendría que comerse el pleito, en vez de dejar el problema en manos de la empresa privada (Southern Copper)”, apunta. Otra solución es desarrollar una agenda de largo plazo, idea con la que el sector minero ha jugado muchas veces, pero que, según  algunos, nunca ha emprendido con seriedad.

“Debemos comprender que esta crisis es solo un capítulo de una historia más grande. Sin embargo, nos lamentamos y echamos a llorar pensando que esta desgracia va a durar para siempre .¿Por qué tiene que ser así? La minería tiene que empezar a ver el largo plazo para conocer sus defectos y debilidades y poder aprovechar las oportunidades”, sentencia Cardozo. Es el gran desafío de la minería.

El Comercio

Portal Minero