Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El académico Gustavo Lagos señaló que este tipo de bonos son un "incentivo muy fuerte para elevar el costo de los salarios sin que haya un correspondiente aumento de productividad”.

mineria-bonos-salarios-lagos-gustavo

Viernes 09 de Octubre de 2015.- El académico de la Universidad Católica, Gustavo Lagos, analizó el actual escenario por el que atraviesa el sector minero, debido a la caída que han sufrido los precios de los minerales a nivel mundial, lo que ha obligado a importantes compañías de la industria a tomar medidas, principalmente orientadas a reducir sus costos.   

Al respecto, el académico advirtió que el empleo es uno de los sectores que se verá afectado por el complejo panorama que enfrenta la minería. En Chile, Codelco y Antofagasta Minerals han anunciado reducciones en sus dotaciones de empleados. Mientras la minera estatal informó que reducirá en un 15,6% su equipo ejecutivo, Antofagasta Mineral señaló esta semana que dejarán la compañía alrededor del 7% de su dotación total de trabajadores, profesionales y ejecutivos.

Gustavo Lagos considera que los salarios no van a crecer, por lo que aconsejó que se debe poner fin a los bonos de término de conflicto, a su juicio "no tienen ningún sentido y deben terminar", dijo en entrevista con El Mercurio.

Explicó que son un "incentivo muy fuerte para elevar el costo de los salarios sin que haya un correspondiente aumento de productividad. Es un incentivo perverso. El futuro a mi parecer debería ser más cargado a tener una parte más variable en el sueldo, y una menor parte fija", afirmó.

Lagos recomienda que se flexibilicen las descripciones de trabajo y se logre que un trabajador pueda ejercer varias funciones. Asegura que de otra manera será imposible aumentar la productividad, agrega la publicación.

Según el experto la industria tendrá una importante restructuración y un cambio en la relación con los contratistas. "De aquí a un par de años, cuando esté más avanzado el ciclo bajo, vamos a tener una reducción de contratistas del orden de 20% por lo menos, y una parte de ellos serán contratados por las empresas. Por cada dos contratistas menos, habrá uno interno", consigna el matutino.

En relación a las remuneraciones, el académico asegura que “no crecerán”, sin embargo destacó que  "los costos no van a bajar mucho más, excepto por reducciones de planta o aumento de productividad".

Pese al complicado escenario Lagos es optimista en el rol de la industria en los próximos años y señala que "no hay ningún sector que atisbe un crecimiento tan importante en los últimos diez años como para transformarse en una posta del cobre", dijo a El Mercurio.

Portal Minero