Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El precio que anotaría el commodity el próximo año sería inferior al que registra actualmente.

Viernes 02 de Diciembre de 2016.- El rally que anotó el cobre en noviembre llevó a más de uno a ajustar su pronóstico para 2017. El promedio mensual de la materia prima marcó un incremento de 15,03% en noviembre respecto al mes anterior, su mayor avance mensual desde agosto del 2009.

En este contexto, el analista de metales de INTL FCStone, Edward Meir subió su estimación desde los US$1,9867-US$2,5174 la libra que proyectaba en noviembre, al rango de entre US$2,1319  y US$2,8803 la libra. Así, según su pronóstico, el promedio de cotización del metal sería de US$2,506 la libra para el próximo año.

A pesar de este aumento, la cifra no alcanza para superar el precio que registra actualmente el commodity -que ayer cerró en los US$2,6186 la libra en la Bolsa de Metales de Londres-, pero supera por amplio margen los US$2,1762 la libra que ha registrado en promedio la principal exportación del país en lo que va del año.

Con todo, los analistas creen que el fuerte aumento que ha registrado la materia prima en el último tiempo no representa un punto de inflexión para la materia prima. Así, creen que el metal rojo anotará un retroceso respecto a sus actuales niveles. “Si bien hemos sido positivos sobre las perspectivas de los precios del cobre este año, creemos que el reciente rally es mucho, demasiado rápido”, dice la economista jefa de commodities de Capital Economics, Caroline Bain.

“Estábamos viendo cómo los precios del cobre mejoraban gradualmente a lo largo de la segunda quincena de octubre, y eso parecía tener bases muy fundamentadas. Sin embargo, los movimientos de US$2,4948 - US$2,7216 la libra parecen haber sido impulsados por el fervor especulativo más que otra cosa”, asegura David Wilson, estratega de Citi en Londres.

De hecho, el analista cree que “veremos un retroceso de los niveles actuales, en parte impulsado por las medidas adoptadas por las autoridades chinas para frenar la especulación sobre abundancia”. Eso sí, Wilson apuesta a que el metal tendrá un piso mucho más sólido que lo que había registrado hasta antes de noviembre, ya que ahora fluctuaría entre los US$2,4040 y US$2,4948 la libra, comenta. Estos valores se comparan con los US$2,1897 en que estaba la materia prima a fines de octubre. “Los precios se han movido claramente en un rango de comercio sosteniblemente más alto de lo que vimos en los últimos cuatro a cinco meses”, apunta el estratega de Citi.

Pero aunque varios miran con mejores ojos los precios del cobre para el próximo año, también hay excepciones: la economista jefa de commodities de Capital Economics dice que el cobre podría mantener sus ganancias hasta el final del año, pero pronostica que alcanzará los US$2,1772 la libra al término de 2017. “Esto se basa en nuestra previsión de un crecimiento algo más lento en China y medidas gubernamentales para terminar con las críticas al mercado inmobiliario. También somos escépticos acerca de la escala probable del gasto en infraestructura en Estados Unidos”. La estimación anterior que había hecho Bain era mucho más alta: US$2,7216 la libra, “pero nos hemos vuelto más circunspectos sobre la economía de China el próximo año”, argumenta. En esa línea, la experta indica que no sólo sería el cobre el que el próximo año tenga un débil desempeño, sino que más bien espera que “los precios de los metales retrocedan desde máximos recientes en ausencia de estímulos adicionales de China”.

¿Por qué entonces el rally que ha registrado durante estas últimas semanas? El efecto Trump hace rato que dejó de ser el factor que impulsa al cobre a cotizar en sus máximos del año. Al menos eso es lo que aseguran los analistas. ¿Quién es entonces el responsable? Los focos apuntan nuevamente a China, pero se suma un nuevo factor: el especulativo.

“La chispa vino desde los flujos especulativos chinos”, asegura David Wilson. El estratega de Citi en Londres también detalla que “los precios chinos del cobre realmente despegaron entre el 3 y 4 de noviembre, mucho antes de que se supieran los resultados de las elecciones de EEUU. Los fondos chinos estaban comprando cobre en la Bolsa de Metales de Londres fuertemente entre el 8 y 9 de noviembre después de una ventana significativa que se abrió entre los precios más altos de Shanghai y los precios de la Bolsa de Metales de Londres”. No obstante lo anterior, “la victoria de Trump pudo ayudar al impulso, pero realmente fue mucho más una historia de China”, indica Wilson.

Por su parte, Caroline Bain detalla que “los datos económicos de China han subido recientemente, lo que es positivo para los precios del cobre. También existe la perspectiva de una mayor demanda de Estados Unidos si el presidente electo Trump logra impulsar el gasto en infraestructura. Pero también hubo un gran elemento especulativo. Los inversionistas se apilaron en los mercados de futuros, tanto en Shanghai como en Londres”.

Pulso

Portal Minero