Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Dicha cifra se destinará entre 2016 y 2020, y se sumará a los US$1.800 millones que la estatal tiene en carpeta para cumplir con la nueva norma de emisiones. Dentro del plan macro, también se incluye reducir los costos laborales y mejorar la productividad.

Martes 13 de Diciembre de 2016.- Un completo plan para sacar las fundiciones y refinerías de Codelco de su incómoda ubicación en el cuarto quintil de costos, es lo que recientemente informó la administración a sus colaboradores.

Y es que además de los USD 1.800 millones que deberá invertir la estatal hacia el 2018 para cumplir la nueva norma de emisiones, establecida en el decreto supremo 28 y que se comenzó a ejecutar el 2013, invertirá otros USD 633 millones para mejorar sus instalaciones, refinerías y funciones, al tiempo que evalúa proyectos de aumento de capacidad.

Actualmente Codelco tiene cuatro de las seis fundiciones a nivel nacional, las cuales procesan el 64,6% del cobre vendido en Chile; sin embargo, los costos de tres de ellas están “muy lejos” de sus principales competidores. Por ejemplo, Chuquicamata -la fundición con los costos más altos de la industria-, tiene un valor por libra producida de 50 centavos, mientras que el promedio de la industria es de cUS$21,7/lb (ver gráfico).

A Chuquicamata le sigue de cerca Potrerillos y Ventanas, con un costos de cUS$46,6/lb y cUS$39,5/lb, respectivamente.

En este dramático escenario, la estatal informó a sus colaboradores a través del boletín Mi Turno de diciembre que se implementarán una serie de objetivos para revertir este escenario. “La situación crítica del negocio del cobre hace necesario que revisemos cada uno de los espacios de mejora y optimización de las fundiciones y refinerías, alineando nuestras prácticas con la de los líderes de la industria”, explicó.

En concreto, dos de los puntos centrales del plan es elevar la productividad y reducir los costos laborales, ambas muy por encima de sus pares a nivel nacional -con excepción de Caletones-.

A estas se suman otras siete iniciativas que incluye copar la capacidad de las funciones y refinerías hasta lo máximo permitido por ley; mejorar el proceso de tratamiento de las escorias para recuperar el máximo posible de cobre, plata y oro; apuntar a la excelencia operaciones, entre otros.

La estrategia no sólo se reduce a lo anterior, sino que incluye un ambicioso plan de inversiones. “En el período 2016-2020 invertiremos US$633 millones para reemplazar equipos por cumplimiento de su vida útil, reparar y mejorar instalaciones, además de realizar estudios e ingeniería para evaluar el incremento de la capacidad productiva. A esto se sumarán los US$1.800 millones para cumplir con la normativa DS 28, que comenzamos a ejecutar en 2013 y finalizaremos en 2018 para aumentar la captura de gases de las fundiciones por sobre 95%”.

Y agrega: “Estos esfuerzos serán exitosos sólo si logramos el compromiso transversal de toda la corporación. En esta medida, es imperioso mantener la capacidad anual de tratamiento de concentrado en fundiciones, que llega a 3 millones 880 mil toneladas métricas secas totales anuales y la producción de cátodos de cobre en refinería, que alcanza alrededor de un millón de toneladas métricas totales”.

El cumplimiento de las metas

Resultados dispares, pero en su mayor parte positivos, presentan las distintas fundiciones y refinerías en relación a sus metas de producción.

Y es que tal como se puede ver en el gráfico, mientras que a octubre de este año la refinería de Ventanas muestra un 84% del cumplimiento de su meta anual, su par Chuquicamata presenta un 73%. Por el lado de la fundición, la operación que presenta mejores cifras también es Ventanas con 79% de avance, mientras que en la vereda opuesta Caletones tiene los peores indicadores, con 76%.

Pulso

Portal Minero