Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Estimación considera un importante retroceso en la participación de cobre fino en los próximos años.

Lunes 16 de Enero de 2017.- Un crecimiento marginal tendría la producción de cobre del país en los próximos años, según proyecciones de Cochilco, principalmente por efecto de una menor producción de cobre fino.
El último dato de producción de un año completo que posee Cochilco es el correspondiente a 2015, que considera 5.774.800 de cobre en el país. Hacia los próximos 12 años, hasta 2027, la estimación esperada de cobre producido arroja 5.872.900 toneladas, sólo 1,7% superior al dato de 2015.

La Comisión divide el informe en tres períodos. Entre 2016, donde se espera que la producción alcance las 5.040.000 toneladas, y 2020, con 6.217.300 toneladas, se prevé un crecimiento anual del orden del 1,24%.

En 2021 la producción de cobre de Chile alcanzaría su peak, con 6.355.000 toneladas. Sin embargo, al fin del quinquenio Cochilco comienza a observar una fuerte caída de la producción de cobre fino, llegando a una producción esperada de 6.218.900 toneladas.

De acuerdo al informe, entre 2026 y 2027 la tasa de crecimiento de producción sería negativa (-1,89%), para finalmente llegar a las 5.872.900 toneladas.

Causas y efectos

Sergio Hernández, vicepresidente ejecutivo de Cochilco, señaló que a su juicio el dato hacia 2021 es “más confiable”, considerando que a 2027 la muestra no considera “proyectos que puedan ir apareciendo en el mediano plazo”. Pese a ello, explicó que la estimación para los próximos 12 años está influenciada por una fuerte disminución de la producción de cobre fino.
“Va a bajar el porcentaje de fino exportado desde Chile respecto al total de cobre y va a aumentar la proporción de concentrados”, dijo.

Hernández señaló que la caída de la producción de cobre fino se explica por dos causas. La primera es que la producción de cobre proviene de niveles más profundos de la tierra, que corresponde a mineral más sulfurado, debido a la antigüedad de las minas. El segundo factor es la capacidad de las fundiciones existentes, la que no puede aumentar debido a que el sector se encuentra integrando nuevos procesos tecnológicos para elevar la producción.

De acuerdo a Cochilco, el impacto que tendrá este escenario es claro. “El aumento de la exportación de concentrados por el de cobre fino es preocupante porque disminuye el valor agregado del cobre, desde la perspectiva de la pérdida de influencia que tendría la producción chilena en el mercado mundial”, dijo Hernández.

Otro efecto que tendría la menor producción de cobre fino estaría relacionado con la exposición a mayor riesgo a las negociaciones de mercado, específicamente con China. También tendría influencia sobre el clúster minero chileno. “También hay valor agregado para el país cuando se exporta cobre fino porque se genera más empleo, mayor desarrollo de proveedores, mayor población en la zona norte del país con la fortaleza geopolítica que significa, cosas que no tiene por qué pensar el privado, que busca la rentabilidad, pero que si tiene que pensar el gobierno”.

La Tercera

Portal Minero