Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Pese a que hubo repuntes en todos los sectores en el primer mes del año, la preocupación por la construcción sigue, dado que muestra una caída anual de más de ocho puntos.

mineria-comercio-ibanez-adolfo-imce-u.

Viernes 03 de Febrero de 2017.- De una manera un poco más optimista partió el año el Indicador Mensual de Confianza Empresarial (IMCE), aplicado por Icare y la U. Adolfo Ibáñez.

El índice alcanzó en enero 44,88 puntos. Aun cuando el IMCE acumula 34 meses en terreno pesimista (bajo los 50 puntos) el termómetro de la confianza de los empresarios experimentó un alza de 3,39 unidades sobre diciembre. Sin embargo, comparado con igual mes del año anterior, la confianza empresarial disminuyó 0,11 puntos.

"Las expectativas empresariales parecieran estar mejorando tímidamente, pero todavía se encuentran muy pesimistas e incluso más pesimistas que hace un año", comenta José Ramón Valente, director ejecutivo de Econsult e integrante del Círculo de Finanzas y Negocios de Icare.

En todo caso, todos los sectores muestran un aumento respecto del mes anterior. La minería es la que más sube, llegando a los 63,5 puntos, 11,4 unidades superior al valor que registró en diciembre. El comercio también trae noticias positivas: pasó del terreno negativo en diciembre (49 puntos) al positivo en enero, con 50,3 puntos.

La industria, por su parte, subió a 41,6 puntos, lo que es mayor en 1,5 unidades al mes anterior. El uso de la capacidad instalada aumentó en el mes y llegó al 66,9%

La construcción sigue con expectativas pesimistas (aunque el indicador subió 1,7 puntos en un mes). La cifra del sector se ubicó en 25 puntos, muy por debajo de su nivel promedio histórico. En frecuencia anual, destaca justamente la caída de 8,33 puntos del IMCE en el sector construcción. Además, el pesimismo del sector es casi 20 puntos más alto que el del indicador general.

"Esta anomalía que observamos en la confianza de los empresarios del sector de la construcción es reveladora y, a la vez, preocupante", dice Francisco Parro, académico de la UAI. Explica que ello muestra que la incertidumbre interna aún no está resuelta y que ello incentiva a los agentes a postergar decisiones de inversión hasta que el panorama económico se despeje. "Esto aletarga la recuperación económica y la creación de empleos de calidad en el corto plazo. La construcción es un sector muy sensible a las expectativas que los agentes tengan sobre el horizonte económico de mediano plazo", agrega Parro.

Valente, por su parte, opina que, en parte, este es el resultado de una desaceleración prevista producto del exceso de oferta que se acumuló en años anteriores como consecuencia de la vorágine producida por construir y vender antes del aumento del IVA a la construcción. Pero agrega que también es reflejo de "una débil demanda por las unidades construidas, que ha aumentado considerablemente los plazos necesarios para absorber el stock de viviendas ya construidas".

Valente menciona que el repunte en el comercio en parte puede ser explicado por la llegada masiva de argentinos incentivados por el retraso cambiario de dicho país. En el caso de la minería, lo atribuye al incremento del precio del cobre en alrededor de 30%, pasando de US$ 2,08 la libra hasta niveles actuales de casi US$ 2,70 la libra y mejoras en las perspectivas de largo plazo.

En las variables individuales, las mayores variaciones en enero fueron: producción actual (-17,5), y producción o ventas esperadas (14,1). En frecuencia anual, los mayores cambios se produjeron en situación económica global del país (18,9) y producción anual (-15,3).

El Mercurio

Portal Minero