Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Desde la empresa esperan llegar a acuerdo con trabajadores “dentro de los próximos días”, pese al primer traspié en las negociaciones. Ayer, la minera reveló que, en el segundo semestre de 2016, Escondida tuvo sus mejores costos en seis años.

Miércoles 22 de Febrero de 2017.- Un mensaje claro envió BHP Billiton, controladora de minera Escondida, a sus inversionistas y trabajadores en el marco del conflicto por la renovación del contrato colectivo de la mayor productora del globo: hay apertura al diálogo, pero el acuerdo al que se llegue con los sindicatos deberá ser acorde con las expectativas de rentabilidad de la empresa.

Y para demostrar el primer punto, la firma decidió duplicar el período de paralización y no reemplazo. Si inicialmente serían 15 días, ahora informaron que no ejercerá la facultad de hacer reemplazos al menos en los primeros 30 días de huelga, período en el cual no se producirá “para resguardar la seguridad e integridad de sus trabajadores”, indicaron desde Escondida.

Dicha información fue bien acogida por el sindicato, quienes aseguraron que ya habían asumido que esa extensión. “Nosotros teníamos claro que no iban a haber reemplazos, porque cuando pidieron el pronunciamiento judicial para aumentar la cantidad de gente (que prevé servicios mínimos), ellos indicaron que no iban a producir durante el tiempo que durara la huelga”, señaló Carlos Allendes, vocero del sindicato.

Esta determinación -comunicada en horas de la tarde- no fue el único llamado que hizo BHP a los trabajadores durante la jornada. Ayer, la controladora de Escondida entregó los resultados preliminares del año fiscal 2017, a lo que le siguió una conferencia con inversionistas, ocasión donde el tema obligado fue el estado de la negociación con el sindicato N°1 de trabajadores -que agrupa a unos 2.500 operarios- y que mantiene hace 13 días las operaciones de Escondida paralizadas.

Según indicó el CEO de la empresa, Andrew Mackenzi, la primera reunión con los trabajadores -concretada el lunes pasado- fue de buena fe, pero aún no se llega a acuerdo. Y es que según explicó, parte clave de un entendimiento es que el acuerdo al que se llegue mantenga competitiva a la empresa y no haga subir los costos.

“Nuestras necesidades, en un marco amplio, son tener un acuerdo que apoye y premie la productividad y flexibilidad, además de mejorar la estructura de costos de Escondida de una manera que nos parezca que es apropiadamente competitiva para el largo plazo, además de asegurarnos que tengamos un retorno apropiado para la considerable inversión que hemos hecho con el proyecto de desalación, la extensión de Los Colorados y OGP1, y eso es lo que está en la mesa”, dijo.

Posteriormente, en una entrevista con CNBC el ejecutivo indicó que si bien preferirían no estar en huelga, en este proceso han buscado generar un “cambio cultural”, al buscar mecanismos para comprometer a los trabajadores en la competitividad de sus fuentes de trabajo.

Esto fue replicado por el vocero del sindicato, quien criticó que tras los resultados registrados se siguieran privilegiando las utilidades por sobre el bienestar de los trabajadores. “Más encima nos quiere quitar una tajada del sueldo… es como irrisorio. Me gustaría saber qué opinan los políticos de este país al respecto”, dijo Allendes.

Cabe recordar que de momento la postura de la empresa con la de los trabajadores está bastante alejada. Esto, ya que los trabajadores solicitan un ajuste salarial de 7% más un bono por unos $25 millones, mientras que la oferta inicial de la empresa contenía un reajuste cero más un bono por $8 millones.

Esta semana, y luego de más de dos semanas sin negociar, la empresa y los trabajadores se reunieron ante la Dirección del Trabajo de Antofagasta, cita en la que no se llegó a buen puerto ya que -según los trabajadores- la empresa no estuvo dispuesta a asegurar tres de los puntos que para los trabajadores son claves: partir de la base del contrato colectivo vigente, no modificar los horarios de trabajo y que los beneficios sean extensibles a todos trabajadores antiguos como a los nuevos.

“Una huelga de estas características nunca es motivo de ganancia para nadie, es por eso que manifestamos en el día de ayer (lunes), nuestra disposición a negociar todos los temas en controversia, sin condicionar ninguno y reunirnos todas las veces que sean necesarias para terminar esta huelga lo antes posible”, señaló Patricio Vilaplana, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Minera Escondida.

A su vez desde la matriz indicaron, tras entregar los resultados que, “esperamos llegar a un acuerdo con el sindicato en los próximos días”, indicando que hay posibilidades de nuevas reuniones entre ambas partes esta semana.

Los resultados

En medio de la incertidumbre por el desenlace en el conflicto laboral en Escondida, la empresa informó que la minera, ubicado a 170 kilómetros de Antofagasta, redujo en 37% sus costos en comparación con 2015, logrando su mejor nivel C1 en seis años (USD 0,91/libra).

En cuanto a sus estimaciones para este ejercicio indicaron: “La proyección de los costos unitarios de Escondida se mantienen sin cambios en aproximadamente USD 1/libra para el año fiscal 2017, pero dependerá del desenlace de la huelga de trabajadores”. Por el mismo motivo, la empresa también tiene bajo revisión la producción de cobre para este año.

Aún no se fija nueva negociación

Hasta el cierre de esta edición, aún no se fijaba una nueva fecha para que la directiva del sindicato N°1 de Escondida y la administración de la minera se sentaran a negociar. Asimismo se desconoce si las nuevas reuniones serán conducidas por la Dirección del Trabajo de Antofagasta.

Según comentaron desde el sindicato, de momento la directiva se encuentra en reunida a la espera de que sea la empresa quien tome la iniciativa, tras el quiebre de la mesa del lunes. Ayer, en tanto, se llevó a cabo el recambio de trabajadores en huelga, lo que significó que cerca de 1.200 operarios bajaran a Antofagasta y otros 1.200 subieran al campamento.

Pulso

Portal Minero