Chile

Robots, drones y nuevos modelos de gobernanza y gestión de recursos se alzan como los principales cambios para lograr la "smart mining".

Jueves 21 de Septiembre de 2017.- Robots capaces de detectar fallas dentro de los ductos mineros; drones para prospectar en profundidad y elevar el potencial de explotación de un yacimiento; Internet de las Cosas (IoT) para identificar fallas en maquinarias industriales, y fibra óptica para medir la temperatura al interior de las pilas de biolixiviación. Todo esto tiene algo en común: son sistemas tecnológicos reales que entregan datos y se están usando en la minería global.

Aunque algunos se utilizan hace más tiempo que otros, las metas actuales en el mundo son incluirlos en más procesos, máquinas y yacimientos; hacerlos parte de la operación cotidiana y paso a paso construir la minería del futuro, una más tecnológica, eficiente, segura para los trabajadores y sustentable, que respeta el entorno en el que se desenvuelve.

Para los expertos significa un desafío no menor. La transformación digital al interior de las compañías es imperativa. El reto aumenta al considerar que la vida útil de los yacimientos comienza a extinguirse y en varios casos, el paso de extracción subterránea a rajo abierto y viceversa, ha sido obligado.

Pese a que la tecnología avanza día a día, en la minería ocurre lo contrario: "Si comparamos la minería con cualquier otra industria, es la más retrasada en automatización, data y smart minning", comenta Ricardo Gold, socio de la consultora internacional Bain & Company.

Algo que ha comenzado a cambiar con el uso de estos dispositivos y tecnologías sensóricas autónomas, especialmente por la cantidad de datos que proporciona cada elemento. Eso significa, entre otras cosas, conocer en tiempo real cuánto combustible gastó un camión o qué nivel de desgaste tienen sus neumáticos, hasta qué tipo de fallas podría tener el mismo camión, un túnel, una correa transportadora o los dientes de una pala.

"Con el uso de tecnologías que entregan nueva información es posible hacer proyecciones y prospecciones, evitar fallas, corregir mantenciones y crear un ambiente más seguro para los trabajadores y el medio ambiente", indica Gold.

El ejecutivo afirma que avanzar a una minería del futuro es posible. Un ejemplo claro es Kiruna, el yacimiento sueco de hierro, donde sólo 400 empleados, de un total de 1.800 trabajan en la faena. El secreto es la alta participación de trabajadores en labores a distancia, a control remoto, algo que en mineras australianas, canadienses y chilenas es una práctica cada vez más habitual, en especial el manejo de equipos en lugares propensos a derrumbes y en zonas electrificadas.

Hace un mes se inauguró en nuestra capital el Centro de Excelencia Minera para América del Sur, de la compañia japonesa Yokogawa, proveedores de tecnologías de empresas mineras presentes en el país, como Caserones.

El objetivo de la filial chilena es proveer de soluciones de medición y automatización industrial para la minería en los países de la región.

En el centro se están probando una serie de tecnologías: sistemas de medición de temperatura por fibra óptica que permiten generar datos en tiempo real; perfiles térmicos en corazas de reactores, detección de fugas de ácido sulfúrico en aciductos, y monitoreo de las condiciones de las operaciones en correas transportadoras, además de medir la temperatura en salas eléctricas, en bancos de ductos o conductores eléctricos.

Según Gold, de Bain & Company, adoptar la tecnología impone un reto tradicional, pues una vez que se opta por incorporarla hay que hacerlo rápido y evitar la burocracia para ganar eficiencia.

Por otro lado, tampoco es posible utilizar cualquier tecnología, plantea Carlos Carmona, director ejecutivo del Programa de Interoperabilidad, instancia en la que participa Fundación Chile, Corfo, Codelco y BHP y que busca unificar y certificar estándares para la incorporación de tecnologías y procesos.

"El objetivo es crear una organización chilena de estándares de clase mundial, que a futuro debería dictar cuáles serán las competencias de los proveedores", explica.

Agrega que la organización debería estar lista en 2018 y que con el uso de la tecnología la productividad mejora hasta en un 30%. En cuanto al uso de tecnologías que podrían reemplazar labores de trabajadores, Carmona es claro en recalcar que no se trata de un reemplazo, sino que en lugar de operarios, probablemente, las compañías del rubro necesitarán más programadores y especialistas en TI.

Minería verde

Para el gerente general de Yokogawa Chile, Osvaldo Batista, "la minería está cambiando y hay que sumarse a ello, abordar el desafío para encontrar soluciones que ayuden a las empresas a ser más eficientes, productivas y sustentables, responsables desde el punto de vista medioambiental".

Para el ejecutivo, la minería del futuro es también una minería sustentable, que se preocupa del entorno natural y social. Para alcanzarla, se debe trabajar en equipo entre las grandes compañías y los proveedores. "Se trata de co innovar", explica, y detalla que en el centro de excelencia de Yokogawa, la compañía implementó un moderno laboratorio que cuenta con simuladores de medición y control que permiten modelar procesos industriales complejos y proyectar soluciones más eficientes.

En esa línea, otro ejemplo es el anunciado por BHP, que se impuso el objetivo de neutralizar su huella de carbono, tomando como punto de partida que diferentes investigaciones han demostrado que la reducción de emisiones no afecta el crecimiento de las empresas. 

Diario Financiero

Portal Minero
Your Rating: Results: PatheticBadOKGoodOutstanding! 0 rates