Chile

La correlación con la confianza empresarial también ha escalado, pasando de los números rojos al 0,35%.

Martes 10 de Octubre de 2017.- Si hay algo que los números dicen es que la bolsa chilena y el cobre han tenido un desempeño positivo este año. En un 2017 que ha traído buenos resultados a los activos de riesgo, ambos han destacado entre sus pares por su desempeño.

Medido en dólares, el IPSA se ha encumbrado un 39,84% desde el cierre de diciembre, dejándolo como el segundo índice que más ha subido en el mundo en ese periodo, superado sólo por el Merval argentino. En moneda local, el selectivo se ha levantado un 32,14%, alcanzando el viernes un nuevo máximo histórico.

Por su parte, el metal rojo ha superado las expectativas del mercado con un desempeño que lo deja como uno de los commodities que más ha escalado en el año. Después de una leve corrección, el metal industrial retomó el nivel de los USD 3,11 por libra al finalizar la semana pasada.

Entremedio de ese auge, ambas cotizaciones están más coordinadas que el año pasado.

La correlación entre el cobre y el IPSA durante este año (calculado hasta el cierre de septiembre) alcanza el 0,65%, lo que representa un alza de 9 puntos base con respecto al cálculo de 2016, lo que quiere decir que la principal exportación del país y la rueda local están más sincronizadas que el año pasado.

La correlación entre el commodity y el Índice Mensual de Confianza Empresarial (IMCE) también ha aumentado. Del -0,33% que registró el año pasado, lo que quiere decir que se movieron en direcciones opuestas, la cifra ascendió a 0,35% en los primeros nueve meses de 2017.

¿Qué quiere decir esto? “Cuando hay tendencias muy fuertes, empiezan a aumentar las correlaciones”, comenta Jorge García, subgerente de Nevasa Asset Management, refiriéndose a periodos de caídas marcadas o de alzas fuertes.

Si bien no se puede saber a ciencia cierta qué es lo que hace que el cobre y el IPSA estén más sincronizados, agrega, lo que tiene más sentido es que se trata de un aumento del apetito por riesgo: actualmente hay un escenario global de crecimiento tanto a nivel de mercados desarrollados como de mercados emergentes y menor percepción de riesgo, llevando a los inversionistas hacia activos de riesgo, como commodities y mercados emergentes.

García apunta a que este crecimiento sincronizado se mantendría en el tiempo en la medida en que se mantenga este apetito por riesgo entre los agentes del mercado.

Por su parte, Gonzalo Reyes, economista jefe y socio de Abaqus, señala que se puede concluir por el aumento en la correlación que “lo probable es que es la misma variable es la que está afectando a los dos”.

El alza en el precio del cobre, explica, trae consigo dos señales positivas para la economía nacional y refleja un “shock de demanda externa positivo, donde el mercado internaliza mejores expectativas económicas los consumidores de cobre”, como China, el principal consumidor a escala global del commodity.

“Una interpretación al aumento en la correlación entre el cobre y el IPSA o entre el cobre y la confianza de los empresarios es que las cosas están mejorando en Chile, pero están mejorando principalmente por razones externas a Chile”, indica.

En esa línea, García señala que es posible que una mejora en los precios del cobre, “dada su importancia para la economía local”, apuntan a mejores expectativas de crecimiento para el país, lo que a su vez impulsa al IMCE, y mejora las expectativas de utilidades para las empresas, lo que empuja al IPSA.

Pulso

Portal Minero
Your Rating: Results: PatheticBadOKGoodOutstanding! 1 rates