Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Programa Tranque ocupa un lugar estratégico en la gestión de los depósitos activos y se enmarca en el trabajo que viene realizando Fundación Chile para impulsar soluciones de alto impacto que habiliten el crecimiento y la transformación de Chile hacia el desarrollo sostenible, poniendo énfasis en la creación de círculos virtuosos entre crecimiento económico, protección medioambiental y desarrollo social.

Lunes 17 de Diciembre de 2018.- Este año los depósitos de relaves pasaron a ocupar un lugar protagónico en la agenda nacional. En agosto pasado, el Ministerio de Minería dio a conocer los lineamientos de la Política Nacional de Relaves que busca hacerse cargo de una “deuda histórica”, como lo señaló el ministro de la cartera, Baldo Prokurica, lo anterior, a través de una gestión de los depósitos sustentable que contribuya a una mejor relación con su entorno.

Para los depósitos abandonados e inactivos, el Plan Nacional integrará el uso de instrumentos de gestión como el uso de tecnologías para reutilizarlos y convertirlos en materiales de construcción, el aprovechamiento de otros minerales de valor comercial o la remediación voluntaria como medida de compensación en el marco del Sistema de Evaluación Ambiental.

En tanto, para los activos se considera como principal instrumento de gestión la implementación del programa Tranque a nivel nacional, de forma gradual y estandarizada, dependiendo de la categoría de la empresa minera. La iniciativa público-privada, diseñada e implementada por Fundación Chile, busca contribuir a la gestión de los depósitos de relaves a través de herramientas que permitan monitorear aspectos clave relacionados con la estabilidad física del depósito y su potencial impacto en las aguas naturales.

El programa busca proporcionar información de calidad, confiable y oportuna a las autoridades, compañías mineras y comunidades, para fortalecer la gestión operacional, promover una cultura de convivencia con estas instalaciones y mejorar la comunicación entre las partes y la respuesta ante situaciones de potenciales emergencias a través de una plataforma que evalúe e informe oportunamente sobre el desempeño de los depósitos.

En este contexto, la transparencia de información hoy se transforma en una aliada estratégica del sector minero, promoviendo una nueva relación con los actores locales, con las autoridades y contribuyendo a una operación con foco preventivo. El uso de tecnologías avanzadas de monitoreo y la generación de reportes electrónicos precisos, completos y eficientes de monitoreo, de desempeño y de alerta, buscan facilitar la labor del regulador en cuanto a la administración de la información y contribuir a la efectividad y transparencia de la gestión tanto pública como privada. De esta manera, el Programa Tranque, junto con Ministerio de Minería, SNGM, Onemi, SMA, DGA, Corporación Alta Ley, Corfo, AMSA/MLP, Codelco, BHP y Enami y sus coejecutores INRIA Chile, AMTC y Valor Compartido llevan la transparencia de información, la inteligencia del dato y el Internet de las Cosas a la gestión diaria y preventiva de los depósitos de relaves en Chile.

Ejemplo a replicar

Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de Fundación Chile, enfatizó que “es notable como un esquema voluntario público-privado converge en una solución innovadora con implementación nacional, y un esquema normativo de una forma mucho más sensata y efectiva”. Según señaló el ejecutivo, es un ejemplo a replicar no solamente en el sector minero, sino en todos los sectores económicos que hoy enfrentan complejos escenarios de convivencia social y ambiental. Es así como el programa se enmarca en el trabajo que viene realizando Fundación Chile para impulsar soluciones de alto impacto que habiliten el crecimiento y la transformación de Chile hacia el desarrollo sostenible, poniendo énfasis en la creación de círculos virtuosos entre crecimiento económico, protección medioambiental y desarrollo social.

Según señala Angela Oblasser, directora ejecutiva del Programa Tranque, los depósitos de relaves son una preocupación a nivel país y también internacionalmente, porque pueden fallar al igual que cualquier obra o infraestructura civil. Asegurar su estabilidad para la perpetuidad requiere un esfuerzo conjunto que incorpore la mirada de largo plazo y un cambio de paradigma desde un enfoque basado en el impacto, hacia una gestión integral basado en riesgos. “Hoy, las principales preocupaciones de las comunidades se relacionan con la gestión de las emergencias y la estabilidad química o el potencial impacto en las aguas naturales circundantes al depósito, y debemos hacernos cargo de ellas, si queremos mantener e incluso aumentar la vocación minera de nuestro país. La Política Nacional de Relaves es un avance significativo, pero este avance debe ir de la mano de normativas contundentes que definan claramente el concepto de riesgo aceptable y marquen las acciones que faciliten su desarrollo. Esto incluye la manera de cómo prepararnos para la emergencia. No existe la seguridad absoluta y es mejor transparentar y prepararse. Esto es una responsabilidad compartida de las empresas, autoridades y también de la sociedad civil”, afirma.

Como hito a destacar para 2019, se encuentra programado el inicio de la implementación del piloto del sistema de monitoreo en el depósito de relaves El Mauro, de Minera Los Pelambres, experiencia que tiene por objetivo probar en terreno y bajo condiciones y escala real la funcionalidad del sistema de monitoreo en línea de depósitos de relaves así como la funcionalidad de cada una de sus partes, para identificar e implementar los ajustes necesarios a la plataforma y sus componentes.

El Mercurio

Portal Minero