Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Expertos plantean que Chile tiene más experiencia y conocimientos en la materia.

Martes 29 de Enero de 2019.- Más de 40 muertos y 300 desaparecidos van en Brasil tras el colapso, este fin de semana, de un dique de la empresa minera brasileña Vale en la localidad de Brumadinho, Estado de Minas Gerais, en el centro del país. La catástrofe de inmediato enciende las alertas de cómo se están manejando en Chile los relaves, país minero por excelencia.

“Nadie puede asegurar que algo así no suceda en Chile, pero tenemos elementos a favor, como una normativa específica, mucha experiencia y conocimiento”, describe Ángela Oblasser, Directora Ejecutiva Programa Tranque de Fundación Chile.

Según el último catastro del Sernageomin —entidad a cargo de su fiscalización—, en el país están identificados 740 de estos depósitos de desechos mineros, de los cuales 469 se encuentran inactivos, 170 están abandonados y 101 están calificados como activos. El 52% del total de los relaves está en la Región de Coquimbo, el 21,8% está en Atacama y el 10,9% está en la región de Valparaíso.

Con estos números en manos, el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, explica que en el país existe una realidad muy diversa en torno a este pasivo minero. “Hay iniciativas que están bajo el alero de Alta Ley, (iniciativa público-privada) han estado colaborando con Fundación Chile, y lo que busca es abordar de manera integral este desafío, y para el caso de los relaves inactivos y abandonados, hay un sistema con monitoreo satelital.

En el caso de los relaves activos, hay plan piloto para establecer un sistema de monitoreo en línea de los relaves, apuntando a generar información que permita que todo el mundo conozca la realidad que significan estos cuerpos, y que haya una mayor seguridad”.

Claro que el país no está ajeno a crisis por el tema. Lo más reciente, aunque de proporciones bastante menores respecto a Brasil, se conoció la semana pasada, cuando se produjo la rotura de una cañería en la planta de Codelco Andina que generó un derrame de relaves mineros a las aguas del Río Blanco, uno de los afluentes del Río Aconcagua, situación que es investigada por la PDI.

Por eso, según explica Angela Oblasser el sector minero está enfrentando en el corto plazo dos prioridades. Por un lado, el sector definió una meta para evitar cualquier falla a tiempo operando con los máximos estándares posibles —en la industria recalcan que los relaves más modernos están diseñados para soportar incluso terremotos de grandes magnitudes—, y por otro, la prevención temprana de emergencias, con un monitoreo constante. Sin embargo, siempre hay dificultades en esta tarea.

“Hay una fiscalización permanente a los depósitos de relaves en Chile, pero como en la mayoría de los países la capacidad de fiscalización que tenemos es limitada”, comenta la experta.

Consultados sobre la fiscalización desarrollada en este tipo de pasivos mineros y las principales dificultades, no fue posible obtener la opinión de Sernageomin, ni del Ministerio de Minería.

La Segunda

Portal Minero