Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

06 de Noviembre de 2012.- Los dirigentes sindicales no pudieron ingresar a Llipi para sostener una asamblea. Los uniformados les cerraron el paso.

Dirigentes de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) denunciaron ayer que efectivos militares, que se trasladaban en ambulancias, les impidieron el ingreso a la planta semiindustrial de cloruro de potasio, en Llipi, ubicada en el departamento de Oruro.

Un portavoz de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) minimizó el hecho, al asegurar que la empresa pidió la presencia de uniformados en el lugar por cuestiones de seguridad industrial.

El pasado jueves, dirigentes de la Central Obrera Bolivia (COB) y de la FSTMB se dirigieron a la planta procesadora de cloruro de sodio en Llipi, ubicada a dos horas del Salar de Uyuni, debido a denuncias hechas por los trabajadores de este lugar sobre atropellos presuntamente cometidos por personal de seguridad, que amenaza con despedir a los trabajadores por diversos motivos.

PRESENCIA MILITAR. Iván Rodríguez, dirigente de la COB, dijo: “Repudiamos como trabajadores este tipo de acciones que van en contra del fuero sindical al mejor estilo de la dictadura”, luego refirió: “Se nos recibió en una ambulancia de la empresa, de la que bajaron militares con armamento de guerra. No nos dejaron instalar una asamblea programada para ese día”.

El dirigente afirmó que su sector espera la explicación correspondiente del gerente nacional de la Planta de Recursos Evaporíticos, Luis Alberto Echazú.

Minimizar el hecho. Por su parte, un vocero de la Comibol afirmó que la presencia del Ejército es normal en los predios de una planta de este tipo, pues responde al cumplimiento de normas de seguridad industrial, y no responde a la realización de un acto sindical, sino data desde hace varias semanas. La fuente reveló que “lo que se busca es solamente brindar seguridad industrial tanto dentro como fuera de esta planta, lo mismo se da en Huanuni, en Colquiri, etcétera. Las normas de seguridad dictan que para entrar a este lugar se debe contar con la vestimenta de seguridad adecuada”. La autoridad recalcó que toda actividad, ya sea sindical o cualquier otra, será posible, previa autorización de la gerencia de la planta.
El dirigente Rodríguez dijo que este tipo de actitudes mella y coarta la actividad sindical, en Llipi y, pese a ello, se planificó la realización de una asamblea, bajo el mismo orden del día, para el 15 de este mes.

200 toneladas de cloruro de potasio por mes produce la planta semiindustrial de cloruro de potasio.

La inauguración de esta planta semiindustrial estuvo a cargo del presidente evo morales, en agosto pasado. La instalación le demandó al Estado una inversión de 18 millones de dólares y cuenta con al menos 21 piscinas de evaporación de líquidos. Esta planta está dirigida para la producción de cloruro de potasio, material utilizado en la fabricación de baterías automotrices.

La Comibol se encuentra a cargo de la planta, sin embargo cabe la posibilidad de participación de socios externos para lograr una mayor producción y, de esta manera, dar un valor agregado a los recursos naturales en el campo de la minería y metalurgia. Se prevé la exportación de cloruro de potasio desde diciembre próximo.

Laprensa.com.bo
Portal Minero