Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Atacama y Coquimbo se han transformado en las zonas del recambio en la minería. De los 163 prospectos que se desarrollan en el país, 105 están allí. En total, en el país se gastan sobre US$800 millones en esta actividad.

Miércoles 26 de Diciembre de 2012.- A pesar de que la producción de cobre en Chile se concentra en la Región de Antofagasta, las empresas que buscan nuevos yacimientos que explotar no están con muchas cosas en esta región. Por el contrario, son Atacama y Coquimbo las que se han convertido en la “tierra de las oportunidades” para mineras juniors y también para las grandes.

Además, apenas el 9% de los prospectos de cobre se encuentran en Antofagasta, a pesar de que el 52% de la producción de este metal proviene de allí.

Atacama, en tanto, posee el 40% de los prospectos, aun cuando su participación en la producción nacional llega al 8%.

Esta es una de las principales conclusiones del Catastro de Empresas Exploradoras en Chile de diciembre de este año, elaborado por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), que ahonda en las características de la exploración minera en el país, las empresas que buscan minerales y la forma en que desarrollan su trabajo.

El alto interés por Atacama y Coquimbo permite extrapolar que estas regiones podrán convertirse en zonas mineras con mayor intensidad que ahora, aunque antes deben resolver una serie de problemas (en particular, agua y energía) que no permiten aún cumplir con todos los requisitos para la inversión.

“Al concentrar la mayor cantidad de prospectos, tanto en cobre como en oro, se alzan como potenciales regiones mineras en el largo plazo. Sin embargo, las problemáticas de energía y agua que concentran estas regiones en la actualidad, hacen ver la necesidad de aunar esfuerzos con el fin de entregar las herramientas necesarias que permitan que este potencial crecimiento de la actividad minera no se vea frenado”, señala el informe de Cochilco.

Otra conclusión interesante es que, si bien Chile es un país relevante en el concierto mundial (concentrando 163 prospectos en total y US$831 millones de inversión en 2011 en esta materia), en términos empresariales es una actividad de menor escala incluso que en Perú, donde existen alrededor de 130 empresas juniors que realizan actividad exploratoria en 250 potenciales yacimientos. En Chile la cantidad de empresas llega a 67.

Uno de los aspectos que inciden esta diferencia tiene que ver con la fuente de financiamiento de las compañías exploradoras. Mientras en Perú un porcentaje importante de estas firmas está listado en la bolsa local, las que operan en Chile se encuentran principalmente cotizando en la Toronto Stock Exchange (TSX-Canadá) y la Australian Stock Exchange (ASX-Australia) con un 55% y un 18%, respectivamente.

DE DÓNDE PROVIENEN
En relación con el origen de las empresas de este tipo presentes en Chile, Canadá alcanza el primer lugar con 49%; luego Australia con un 23% y EEUU con un 10% de participación. Menores participaciones alcanzan países como Perú (5%), Reino Unido (3%), Chile (3%), Japón (1%) y otros.

A pesar de que el cobre sigue siendo el principal objetivo de las empresas exploradoras, el oro ha ido ganando terreno y los prospectos cuyo objetivo central es el hallazgo de yacimientos auríferos representan el 35% del total. En relación con el cobre, este llega al 55,3%. Metales como la plata, el litio, el manganeso, el plomo, el molibdeno, el titanio y la caliza poseen pequeñas participaciones dentro de los prospectos catastrados.

“Como gobierno estamos impulsando la exploración en Chile, de modo de sentar el camino para hallar las nuevas riquezas para el futuro. La importancia de esta actividad es que permitirá desarrollar nuevas minas, lo que tiene un impacto en la creación de empleo, beneficios para las comunidades -especialmente en regiones- y por cierto una fuente de ingresos para el Estado, creando valor y riqueza para el país”, agregó el ministro de Minería, Hernán de Solminihac.

Una herramienta en la que está trabajando el gobierno, a través de la minería, es en la de los Fondos Fénix, que busca hacer más virtuosa esta práctica. “Estamos trabajando junto con Corfo para impulsar este tema, a través del Fondo Fénix, iniciativa público-privada que contempla fondos por más de US$150 millones. Se estima que dichos recursos podrán financiar alrededor de 50 proyectos de prospección y exploración minera en Chile durante los próximos 10 años, lo que impulsará la minería junior y permitirá a nuestro país mantener su liderazgo, calculando costo promedio de una exploración minera en US$ 3 millones”, dice el ministro de minería.

Pulso

Portal Minero