Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

La australiana RGL confirmó esta operación en su página web oficial.

Miércoles 26 de Diciembre de 2012.- El conglomerado internacional LionGold se adjudicó la explotación del yacimiento aurífero de Amayapampa (Potosí) al pagar $us 7 millones por el total de las acciones de la firma Nueva Vista. El Gobierno vigilará que el consorcio esté legalmente establecido en los ámbitos nacional e internacional.

“LionGold Corp. Ltda. se complace en anunciar que terminó de adquirir el 100% de Vista Gold (Nueva Vista) tras el acuerdo de términos modificado con el vendedor Republic Gold Limited Corp (RGL). La consideración total a pagar de LionGold (por las 38 concesiones mineras) será de $us 7 millones”, señala el comunicado emitido por el consorcio internacional.



Al respecto, el ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira, informó a La Razón que esta negociación se realizó “entre privados” y además que hasta el momento su despacho no recibió el informe oficial de esta adquisición.

No obstante, agregó, el Gobierno pedirá la certificación “real” de las “acciones o derechos” de LionGold en el interior y exterior del país. “Ése es el cuidado que estamos teniendo ahora para evitar nuevas sorpresas, como el caso de South American Silver u otras empresas que reclaman derechos cuando no están debidamente registradas en otros países”.

Por su parte, el vicepresidente del directorio de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), José Pimentel, coincidió con Virreira al indicar que la adquisición de Vista Gold (beneficiaria de las concesiones mineras) por parte de LionGold fue una operación privada que “no” da lugar a una posible transferencia irregular del yacimiento aurífero, ubicado en el norte de Potosí.

Situación. Nueva Vista — que operaba en Bolivia desde 2005— tenía programado comenzar la explotación del yacimiento en 2008, sin embargo, problemas con los comunarios de Amayapampa y la obtención de un financiamiento de $us 167 millones postergaron el inicio de trabajos hasta abril de 2011, fecha en la que comenzó a efectuar trabajos a nivel de infraestructura, pero no de explotación.

En abril de este año, la subsidiaria de la australiana RGL propuso a la Comibol una sociedad en el proyecto aurífero a cambio de que inyecte capital para empezar los trabajos de explotación; sin embargo, no obtuvo una respuesta final de la minera estatal.

A decir de Virreira, actualmente no existe ninguna traba ni social ni procedimental para comenzar la explotación. “En realidad, lo que hace falta es que haya un inversor”, remarcó.

Consultado respecto al retraso en el inicio del proyecto, Virreira sostuvo que la nueva Ley de Minería incluirá disposiciones que “permitirán modificar las relaciones contractuales entre el Estado y las empresas privadas, las cooperativas y la minería estatal (...). Cuando se apruebe la nueva ley del sector ha de cambiar sustancialmente el escenario minero del país”.

Amayapampa ha sido uno de los yacimientos que más problemas sociales ha registrado desde que en 1996 se convirtió en un campo de batalla durante la toma de la mina por parte de comunarios de la región, con el saldo de 11 fallecidos. Desde entonces, la firma Da Capo Resources, posteriormente Vista Gold y por último Nueva Vista intentaron sin éxito reiniciar la explotación aurífera.

La Razón

Portal Minero