Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El grupo conocido por las conservas Robinson Crusoe, está volcado a diversificar su cartera con proyectos de generación eólica y pequeñas hidroeléctricas.

Lunes 07 de Octubre de 2013.- TransAntartic nació en 2004 en Chile, luego de que el grupo español Jealsa adquiriera el área de conservas de productos del mar Robinson Crusoe. “A partir de ese momento se empezó a armar el holding TransAntartic en Chile”, dice Luis Mondragón, gerente general de la firma. El primer paso de la empresa fue ampliar su capacidad de producción. Hoy por hoy producen cinco veces más desde el momento que tomaron la compañía. “Luego, el directorio me pidió que estudiáramos el sector de energía en Chile, y tras varios análisis, decidimos entrar en energías renovables”. En particular, el grupo vio espacios en mini hidroeléctricas en el sur de Chile y en generación eólica”. De esta forma, la empresa proyecta que en unos años más la cartera de energía llegará a ser igual de importante en ingresos que la de productos marinos enlatados.

Energía

En 2009 pusieron sus ojos en un terreno de 3 mil hectáreas en Chiloé para instalar un parque eólico de unos 215 MW en cuatro etapas. La primera de ellas contempla un parque de 36 MW, más línea de transmisión y subestación (US$ 85 millones) que ya está en etapa de montaje y estará en operación el segundo trimestre del próximo año. Actualmente la empresa tiene en estudio la segunda etapa de 65 MW (US$ 110 millones). Si se sumaran las otras dos fases que restan, el parque debería completar una inversión global de unos US$ 180 millones.

En las mini hidro, TransAntartic tiene en fase de estudio de impacto ambiental una central de unos 7 MW en Longaví. La firma prevé terminar el estudio a fines de este año, para luego iniciar la construcción en el segundo trimestre de 2014, proceso que se extendería por unos 18 meses.

Otros proyectos hidro de la firma están en Lonquimay (1 MW), que está al interior de una comunidad Pehuenche; y otra central en el Lago Maihue (6,7 MW), que tiene el EIA aprobado, pero están a la espera de ponerse de acuerdo con otras firmas para instalar la línea eléctrica. En toda la cartera hidro anunciada, Transantartic invertirá otros US$ 50 millones.

Además de estas centrales, Mondragón asegura que tienen un portafolio de 10 unidades hidroeléctricas más en estudio, pero aún no tienen una inversión ni plazo estimado.

Con todo, la firma desembolsará en total unos US$ 230 millones en energía de aquí a 2016. El ejecutivo sostiene que están “dispuestos a conversar” respecto a la llegada de nuevos socios para ejecutar nuevos proyectos de energía.


Conservas

Por otra parte, en el área de conservas, el 80% de los enlatados de Robinson Crusoe son mariscos, y la firma no piensa integrarse al sector de extracción pesquera, comenta Mondragón, quien también asegura que no buscan crecer inorgánicamente adquiriendo otras empresas de alimentos en el país. “Más bien estamos interesados en crecer con nuestros productos y expandir nuestros envíos a nuevos mercados”, dice el ejecutivo.

Actualmente, un 40% de lo que produce la marca Robinson Crusoe se vende en Chile, otro 40% va para Europa y un 20% para América. En este último mercado -específicamente en EEUU.-, Mondragón dice que hay un importante espacio para seguir creciendo.

Robinson Crusoe factura alrededor de US$ 50 millones al año y el gerente general espera este año crecimientos de casi dos dígitos.

DF

Portal Minero