Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

El exministro de Minería e Hidrocarburos en el periodo de Carlos Mesa y actual director de Gas Energy, Álvaro Ríos indicó ayer que habrá déficit en la producción del gas a partir de 2017 debido a la falta de inversión adecuada en proyectos de exploración y explotación ´"lo que provocará un descalabro en el sector hidrocarburífero del país".

Miércoles 16 de Octubre de 2013.- "A partir de 2017, el país entrará en un serio déficit de producción de gas en relación a la demanda. El déficit que se avecina implica tener que dejar de aprovisionar gas natural al mercado interno o incumplir los contratos de exportación. Es muy importante que los bolivianos conozcan esta realidad", acotó Ríos en la presentación del "Diagnóstico de sector hidrocarburífero de Bolivia", realizada en la ciudad de La Paz, respondiendo una invitación del MSM.

El exministro precisó que el gobierno no ha hecho "una certificación de reservas al año 2009 y que ha esa fecha se tenía 9.94 trillones de pies cúbicos" y agregó que "lamentablemente, desde enero de 2006 hasta diciembre de 2012, se ha ejecutado sólo la perforación de aproximadamente 20 pozos exploratorios de gas y líquidos (...). Definitivamente, es una actividad tremendamente incipiente, cuando se deberían estar perforando de 10 a 20 pozos por año, tanto para gas natural como para petróleo".

Propuesta para "paliar déficit" 

Para paliar las consecuencias económicas y sociales para los bolivianos del "descuido gubernamental", el documento técnico plantea, en primer lugar, la inversión de más de 5.000 millones de dólares para fomentar una política agresiva de exploración a partir de 2014, aunque –advierte Ríos– "los resultados de esta actividad se verían recién en los próximos cinco a 10 años, es decir, una nueva producción estaría lista para 2019 y el déficit se da a partir de 2017".
Ríos también propuso la inmediata reestructuración del marco jurídico boliviano en materia hidrocarburífera para otorgar seguridad jurídica a los posibles inversionistas, ya que "Bolivia está trabajando a la inversa con una Constitución publicada en 2009, con una Ley de Hidrocarburos de 2005 y con un reglamentos de la década de los años 90". "Esta situación no puede continuar", sostuvo Ríos.

El diagnóstico elaborado por Gas Energy señala que los megacampos que al presente representan el grueso de la producción de gas natural con cerca al 90% del total han sido descubiertos hace más de 10 años. El último fue el descubierto en el bloque Incahuasi, en el 2004. Desde esa fecha, Bolivia no adiciona reservas significativas para reponer lo que se viene monetizando y sólo ha hecho incorporaciones menores en los campos de Víbora y Río Grande.

Jornadanet.com

Portal Minero