Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

A través de nueva filial Molyb invierte en planta de US$ 150 millones en Mejillones. 12 clientes japoneses, entre ellos Nippon Steel y JFE, hicieron viable la incursión: comprometieron compras y respaldaron créditos.

Lunes 06 de Enero de 2014.- Un polvillo gris. Sin mucha gracia, pero capaz de endurecer el acero a tal punto que resiste salir de la atmósfera terrestre. O forma parte de minúsculas piezas de computadores, tablet o teléfonos inteligentes. El molibdeno es uno de los metales reyes en la industria tecnológica y Chile es uno de los mayores productores del mundo. Históricamente, lo extrae Codelco y lo procesa Molymet -firma de los grupos Matte, Gianoli y Mustakis-, ambos en los primeros puestos en su categoría.

Pero esta división de funciones está por acabar porque la minera estatal incursionó en el negocio de Molymet: está construyendo una planta en Mejillones para procesar el mineral, con una inversión de US$ 150 millones. Le arrebató, además, a su gerente de producción -Gabriel Gutiérrez, ahora gerente comercial de la nueva firma de Codelco-, y le "levantó" a algunos clientes, como las compañías acereras japonesas, que además respaldaron créditos que financiaron la planta. Todo esto mediante una empresa con el poco creativo nombre de Molyb y que espera generar al año US$ 600 millones en ventas.

Según cuentan en la estatal, este proyecto se empezó a analizar hace ocho años cuando José Pablo Arellano presidía Codelco pero, debido a la crisis financiera, la idea quedó en el congelador. Se retomó en 2011 con Diego Hernández, y en 2012, con Thomas Keller en la presidencia ejecutiva, se decidió definitivamente seguir adelante.

En parte este negocio se concretó porque la producción de molibdeno de Codelco va a crecer en los próximos años debido al material que se extraerá de Chuquicamata Subterránea y en Andina. Se espera que la estatal saque el doble en 10 a 12 años más, pasando de 20 mil toneladas al año a unas 50 mil toneladas, liderando con mucha holgura la producción mundial de este mineral.

En este proyecto fue clave el apoyo de 12 clientes japoneses de Codelco, particularmente Nippon Steel y JFE. Ellos compran el 40% del molibdeno de la estatal. Estas empresas respaldaron la materialización de créditos por US$ 320 millones para el proyecto, otorgados por JBIC y Bank of Tokyo-Mitsubishi, tanto para financiar la planta como para poner en marcha toda la empresa, terrenos para instalar los activos y otros gastos. "Esta deuda considera una tasa de interés promedio de las más bajas obtenidas por Codelco y el país", dicen en la estatal.

Aunque como todo proyecto nuevo concretar Molyb no ha estado exento de dificultades, en la corporación dicen que como Codelco ha producido molibdeno desde 1979, cuenta con una red comercial y el conocimiento necesario para posicionar a su empresa en el mercado. "Nuestros clientes, en particular nuestros clientes japoneses, lo ven como un paso positivo y necesario esta integración vertical de Codelco en el mercado del molibdeno", dicen en la cuprera estatal.

Aunque Molyb de Codelco no desbanca a Molymet como primer procesador mundial de molibdeno, sí está entre los mayores elaboradores del orbe. Por eso al interior del directorio de la cuprera estatal hubo inquietud por este ingreso a este nuevo negocio, en especial porque Codelco entra a un mercado donde solo operan privados.

En la estatal defienden su opción porque además de molibdeno, la planta de Mejillones procesará renio y ácido sulfúrico. El primero de estos metales se usa en joyería, fotografía y medicina, siendo Chile junto a Kazajistán sus principales productores. El ácido sulfúrico es un insumo clave en la refinación de cobre, petróleo y procesamiento de madera.


50 mil toneladas

de molibdeno producirá Codelco en 10 años más, según proyecciones de la compañía. Esa cifra implica duplicar su actual capacidad.

US$ 600 millones

al año vende la minera estatal en el mineral como subproducto del cobre. Se prevé que esa cifra se mantenga en los próximos cinco años y luego aumente.

EN ESTE PROYECTO fue clave el apoyo de 12 clientes japoneses de Codelco, particularmente Nippon Steel y JFE. Ellos compran el 40% del molibdeno de la estatal.

Emol

Portal Minero