Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Martes 07 de Enero de 2014.- La firma Energía Austral, reponsable del polémico proyecto hidroeléctrico Río Cuervo, culminó a mediados de diciembre último la primera ronda de reuniones con las comunidades para dar a conocer su proyecto de línea de transmisión submarina que conectará la central al Sistema Interconectado Central (SIC).

La primera ronda de “conversaciones tempranas”, que incluyó más de 100 reuniones, partió  en agosto de 2013, abarcó a diversos grupos de interés en las regiones de Aysén y Los Lagos. Los ejecutivos de la compañía se reunieron con autoridades regionales y comunales, parlamentarios, pescadores artesanales y salmonicultores, comunidades indígenas, ONG y científicos, entre otros.

El gerente general de Energía Austral, Alberto Quiñones, comentó que si bien no hay un diseño definido y aún quedan por desarrollar estudios específicos para confirmar la factibilidad de la opción submarina, el objetivo de estos encuentros es identificar preocupaciones, temas de interés e incluso restricciones que las personas y organizaciones de la zona pudieran tener sobre la iniciativa, las que luego serán consideradas en la elaboración final.

“Aunque en el ámbito de la generación iniciamos el proceso de diálogo con la comunidad aysenina, mucho antes de presentar el Estudio de Impacto Ambiental de Río Cuervo, para el proyecto de transmisión estamos involucrando a los grupos de interés antes de tener un diseño definido”, dijo Quiñones.

Tras esta primera etapa de reuniones, desde la firma indican que a lo largo del verano se iniciará un segundo proceso en el que se encargarán de responder preguntas de las comunidades sobre los beneficios ambientales de un tendido, la experiencia internacional y la convivencia con actividades como pesca y transporte marítimo.

Energía Austral analiza la construcción de una línea de al menos 500 kilómetros para evacuar la energía. Una vez concluidas estas etapas, estará en posición de elaborar el EIA de la línea, lo que tomaría 24 meses.

“Estamos mirando este proceso como el inicio de una relación de diálogo con los grupos de interés que, de materializarse la opción submarina, esperamos sea colaborativa y de largo plazo”, apuntó el gerente general  de la empresa ligada a Origin y Glencore.

La empresa requiere realizar al menos tres campañas de estudio de las corrientes, en distintas épocas del año, para determinar la factibilidad de la línea de transmisión, además de cuestiones relacionadas con la flora, fauna, mitigaciones, compensaciones y la preparación de la línea de base para el EIA. Esto demoraría 24 meses.

Cabe recordar que el proyecto recibió el pasado 10 de septiembre la luz verde de parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de Aysén.  Tras esto,  más 80 los vecinos que se hicieron parte del recurso presentado en  la Corte Apelaciones de Coyhaique y patrocinado por la ONG Corporación FIMA y con el apoyo local del abogado Rodrigo de los Reyes. El 25 de octubre, fue paralizado el pasado 25 de octubre debido a una orden de no innovar.

Eldinamo.cl

Portal Minero