Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Este año la cotización volvería a caer en torno a 10%, según el consenso del mercado, y la estimación de largo plazo también es negativa.

Viernes 24 de Enero de 2014.- ?La caída del precio del oro, que en 2013 fue de 15% respecto de 2012 -cuando alcanzó su máximo histórico-, se repetiría este ejercicio, pues de acuerdo con el consenso de mercado la cotización podría caer en torno a un 10%.

Esta situación evidenciaría su impacto en la industria minera a partir de 2015, cuando de acuerdo con las proyecciones de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) la producción primaria de oro, es decir, la extracción directa desde minas, que es la principal fuente de abastecimiento de este commodity, “debería comenzar a declinar, debido a la fuerte caída en el precio del metal, lo cual ha impulsado a las compañías mineras a disminuir la explotación de sectores con menor ley, reducir los costos y detener u optimizar proyectos de inversión”.

Precisa la entidad en su reporte, que la industria minera ha experimentado un cambio estructural en la estrategia de las empresas, que pasaron desde un foco en el incremento productivo hacia un énfasis en la contención de costos, eficiencia y optimización de proyectos.

Cochilco precisa en el documento “Metales preciosos, oro y plata. Mercado internacional y minería en Chile” que en 2013 -con datos a septiembre- la producción aurífera mundial llegó a 3.196 toneladas, un retroceso de 3,6% comparado con igual lapso de 2012. Sin embargo, destaca que la producción de mina tuvo un incremento de 3,3% en este mismo período, alcanzado 2.188 toneladas.

En lo que respecta a la producción chilena de oro, el organismo indica que para este año se espera un retroceso productivo, respecto del máximo registrado en 2012, cuando el país alcanzó las 48 toneladas. A noviembre de este año, en tanto, la producción local llegó a 44,7 toneladas.

Hasta 2010 la producción local de oro se mantuvo en torno a las 40 toneladas; sin embargo, el 2011 y 2012 la producción tuvo un impulso gracias al aporte de ocho toneladas de Esperanza (AMSA) que lo obtiene como subproducto del cobre.

“En 2014 se espera una disminución en la producción de oro en Chile, atendiendo los menores precios observados, a que no existirían nuevos proyectos en el corto plazo y además la empresa Kinross anunció el cierre temporal del yacimiento La Coipa, en la región de Atacama”, dijo Cochilco y con optimismo agrega que “sin embargo, en el mediano plazo, el proyecto Pascua Lama (Barrick) debería sumar 20 toneladas de oro aproximadamente”.

La operación de Kinross aportaba del orden de 3.000 kilos anuales.

Costos y precios?

En lo referente a la contención y reducción de los costos de operación la industria ha logrado resultados favorables. Cochilco dice que el cash cost (costo directo) de la industria, correspondiente al segundo trimestre del 2013, cayó a US$ 768 por onza (oz), es decir, US$ 28/oz menor respecto a los tres meses previos.

Los costos totales del segundo trimestre, en tanto, cayeron a ?US$ 1.004/oz, siendo US$ 18/oz inferiores al trimestre previo.

En el informe que el organismo liberó hace unos días añade que su pronóstico de precio de largo plazo (2018-2020) refleja una tendencia a la baja, pues su estimación es que el metal amarrillo seguiría cayendo hasta un rango de US$ 1.132 por onza (/oz).

El retroceso de la cotización en 2013 estuvo explicada -dice Cochilco- por esta tendencia decreciente en el precio del oro que es causada principalmente por la mejoría experimentada por la economía norteamericana, que tiene incidencia en menores expectativas de inflación, disminución de riesgos financieros a nivel global y una mayor fortaleza del dólar.

“Estas razones han debilitado al oro como alternativa de inversión y mecanismo de resguardo de valor. En este sentido, los inversionistas profesionales (institucionales, fondos de inversión) han sido los principales vendedores de oro en los mercados financieros a través de ETF (Exchange Traded Fund), lo que ha afectado negativamente su cotización. Contrariamente, el inversionista retail y principalmente del Este de Asia ha apostado por el oro físico, a través de lingotes y monedas oficiales”, plantea el análisis.

Uno de los comportamiento que Cochilco destaca es el de los Bancos Centrales, pues el fuerte ritmo de compras que estos exhibieron en 2011 y 2012 comenzó a declinar hacia el tercer trimestre de 2013, retrocediendo a compras de sólo 296,9 toneladas, un 24,5% menos que el mismo período del 2012.

“Si bien se proyectan menores compras por este tipo de entidades, no se aprecia una caída abrupta, dada la necesidad de diversificar reservas, principalmente de instituciones de países emergentes”, explica Cochilco.

Los ETF de oro, en tanto, retrocedieron 697,4 toneladas a septiembre pasado, quebrándose fuertemente la tendencia compradora observada entre 2003 y octubre de 2012, puntualizó Cochilco.

DF

Portal Minero