Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

Sobre Lama, señala que sigue “buscando oportunidades” y no descarta nada. Sobre Veladero, mejoró la ecuación por la devaluación. Una película minera agridulce. Y una decisión con impacto: Pachón sigue con Glencore-Xtrata.

Lunes 12 de Mayo de 2014.- La República Argentina registra una serie de más de cinco décadas de inestabilidad jurídica, económica, financiera, monetaria y de tasa de cambio. Un primer gran logro fue conseguir estabilidad política en el sistema democrático desde 1983. Aunque con dificultades de mandatos interrumpidos antes de término y alguna semana con varios presidentes como la de diciembre de 2001, nada se hizo desde aquél momento fuera del sistema institucional previsto en la Constitución.

sa mínima base permitió la redacción de leyes con consenso de largo plazo como la Ley de Inversiones Mineras sancionada por unanimidad en las dos cámaras del Congreso bajo la administración peronista de Carlos Menem. La Alianza de signo contrario que gobernó desde 1999, no sólo ratificó los principios de esa ley sino que amplió algunos beneficios promocionales otorgados para una actividad que necesitaba atractivos para seducir inversiones. Siendo Argentina un país federal, un acuerdo posterior de las provincias permitió el inicio de la primera gran etapa de desarrollo minero en todo el país, principalmente a lo largo de la cordillera de Los Andes.

La combinación de estabilidad en el valor de la moneda local y seguridad jurídica, dio sustento al establecimiento de varias compañías para explotar  y explorar yacimientos metalíferos capital intensivos con fondeos en las bolsas específicas del mundo. El regreso del peronismo al poder de la mano del gobernador de Santa Cruz Néstor Kirchner, Estado petrolero y metalífero, garantizó continuidad de reglas de juego convirtiendo a esta industria en una que parecía sostenerse con regulaciones estables, fuera de los movimientos pendulares de otras épocas, como una verdadera política de Estado independiente de los avatares electorales. Todo eso dejó de ser cierto en los últimos años.

La voracidad de los intendentes, el cambio de la forma de cálculo de las regalías, el establecimiento de fideicomisos como forma indirecta de incrementar los aportes de las empresas sin quebrar los contratos originales, los débitos a proveedores con el argumento de mejorar la licencia social, el control de cambios, la obligación de liquidar todas las divisas de las exportaciones y no sólo las necesarias para atender costos e inversiones, la prohibición de girar utilidades obligando a reinversiones sin programación (esto puede cambiar luego del ejemplo de YPF), la inflación no reconocida y el incremento exponencial de los costos en moneda constante al no permitir que la tasa de cambio acompañe a la inflación, la falta de ajuste de balances por inflación (20-25%), la devolución tardía del IVA con plazos promedio de 14 meses, la sanción de la Ley de Glaciares que, por vía indirecta, por ser imprecisa, incrementa costos por litigios eventuales, la obligación de tributar en Santa Cruz impuesto inmobiliario sobre las reservas declaradas... son causas por las que están en stand by unos 20 mil millones de dólares en inversiones, se ha paralizado totalmente la exploración y los proyectos ya en marcha apenas flotan en la superficie. La ley de inversiones no permite el cambio de régimen fiscal desde el momento de la aprobación del proyecto hasta su finalización. Pero se le ha buscado la vuelta.

En enero de 2014 la devaluación del 23% mejoró uno de los factores de competitividad, lo cual mejora la economía de los yacimientos en explotación. No obstante, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el valor del dólar paralelo sigue siendo muy alta ($8 versus $11), ese factor es una barrera contra las inversiones. Muy pocos están dispuestos a traer 1 dólar para que le devuelvan 8 pesos perdiendo 4 nada más que por entrar.

Todo esto, con buenas intenciones de por medio y acuerdos "voluntarios", tuvo la consecuencia del cuento de la gallina de los huevos de oro, se quiso sacar mucho de golpe y la actividad se resintió a punto que los que están siguen porque no se pueden ir pero no viene nadie más. Nuestros yacimientos justifican su explotación o exploración sólo con altísimos precios internacionales de los metales, un escenario que no es el actual ni parece que pudiera ser el futuro. Los dos casos emblemáticos afectados por las regulaciones de Argentina son Potasio Río Colorado de la brasileña Vale, que hundió 5 mil millones pero se fue para no perder más y Pascua Lama. Las autoridades locales no quieren reconocer la participación de Argentina para no pelearse con el gobierno nacional, pero es así.

Tal cual lo programado, Jamie Sokalsky, Presidente y CEO de Barrick, presentó el pasado 30 de abril el reporte del primer trimestre de 2014 a los accionistas. Tres párrafos están relacionados con San Juan, dos refieren a Pascua Lama y uno a Veladero. El primero, bajo el título "Declinación de Pascua Lama en agenda" (Pascua Lama ramp down on schedule),  luego de repetir lo anunciado el año anterior agrega "la declinación (de Pascua Lama) está en agenda para ser completada a mitad de 2014 y la mayoría de la desmovilización ya ocurrió". "Por la declinación, la compañía espera incurrir en un costo de alrededor de 300 millones de dólares este año debido a obligaciones sociales y ambientales". Sigue, "la decisión de recomenzar el desarrollo dependerá de mejorar la economía y de la reducción de incertidumbres relacionadas con aspectos legales y regulatorios. Barrick continúa explorando oportunidades para mejorar el costo-beneficio del proyecto incluyendo asociaciones estratégicas o royalties u otros acuerdos para generar ingresos".

MUY INTERESANTE es la parte referida a Veladero, breve pero sustanciosa. "Produjo 160 mil onzas en el trimestre a un costo todo incluido de 811 dólares la onza, beneficiado por el más bajo costo de combustibles y la devaluación del peso argentino. La producción de 2014 se había anticipado en 650 ó 700 mil onzas a un costo de entre 940 a 990 dólares por onza". Dicho más claro, el inicio de año mostró un perfil más favorable con una reducción de costos de casi 200 dólares por onza tomando las puntas de 990 a 811. Lo de la baja del combustible nos puede parecer raro porque para nosotros, consumidores comunes sube, pero hay que recordar que en septiembre de 2013 el barril de petróleo cotizaba a 110 dólares, en enero bajó al mínimo de 91,42 y ahora está en 99,99.

Una cortita para terminar el reporte minero. Glencore, dueña de Xstrata con derechos sobre El Pachón, se desprendió finalmente del yacimiento peruano Las Bambas que vendió a capitales chinos. Era una exigencia regulatoria antimonopólica cuando ambas compañías se fusionaron: vender Las Bambas o Pachón, la elegida fue Las Bambas. No hay forma de evaluar si la noticia es buena o mala para la provincia. Los chinos tal vez hubieran explotado la mina, sabemos que Glencore no lo tiene previsto por ahora. Otra señal es que Perú es más atractivo que Argentina para los grandes inversores.

Tiempodesanjuan.com

Portal Minero