Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El dirigente del sindicato Uno, Jaime Graz, asegura que sólo invirtiendo en la explotación de nuevas fases podrán superar el desfase a la subterránea

Martes 13 de Mayo de 2014.- El desfase productivo que habrá entre el rajo abierto y la entrada en operaciones del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea (PMCHS), proyectada originalmente para fines de 2018, preocupa a la dirigencia sindical de la división, pues ven en riesgo la empleabilidad de la minera, que este año cerrará la Extensión Norte Mina Sur (ENMS), por el agotamiento de sus óxidos. De ahí que vean la necesidad urgente de explorar y explotar nuevas áreas.

El dirigente y vocero del sindicato Uno, Jaime Graz, ante el atraso evidente en la construcción de la operación subterránea -que la empresa ha descartado en varias oportunidades, pues asegura sigue ajustada a programa- cree urgente buscar soluciones a este potencial desmedro en la producción y más importante aún financiarlas.

"Esto nos permitirá tener mineral y seguir siendo productivos, las fases 51 y 52 pueden ser la solución a ese problema, por lo que necesitamos que se hagan estudios serios, responsables para ver la viabilidad de explotar esas fases de Chuquicamata, que nos darían entre 8 y 10 años más de producción a rajo abierto, supliendo así el atraso de la mina subterránea", explicó.

Graz detalla que una vez que se concrete la inversión, objetivo para el que incluso han solicitado el apoyo de la Cámara Alta y Baja en el Congreso, lo primero sería remover el lastre y "para eso no se requiere un gran ensanchamiento, como en todas las fases, y siempre se pueden buscar alternativas. Además, poco a poco estamos llegando a esas fases porque hoy estamos en explotación de la 49, que dicho sea de paso ha dado muy buenos resultados, con leyes muy buenas, lo que nos tiene muy esperanzados", señaló.

Aunque la urgencia mayor, recalca el directivo, sigue siendo lo que suceda con la fase 10 de la Extensión Norte Mina Sur (ENMS), es decir el proyecto Quetena, porque hoy no hay recursos para hacer viable su explotación" y esta es una área de cierre que involucra directamente los puestos de trabajo de 400 trabajadores.

"En la medida que tengamos mineral para procesar en Chuquicamata, le daremos estabilidad laboral y no tan sólo a la gente de la mina, también a todas las áreas de planta, mantención, administración y hospital. Esto afecta a todos en la división", sentenció el directivo sindicalista.

Soy Chile

Portal Minero