Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Internacional

Viernes 16 de Mayo de 2014.- Mientras la evolución del litio continúa alrededor del mundo, Industrial Minerals  se encontró con Juan Carlos Zuleta, un economista latinoamericano, para conocer lo último de América del Sur.

¿Cuáles diría usted que son los principales obstáculos que enfrentan los desarrolladores de litio en América del Sur?

Las dificultades varían según el país. Comencemos con Chile. Como argumenté hace casi dos años en respuesta a un comentarista de un informe sobre el litio incluyendo mis puntos de vista publicado por el periódico del Reino Unido, The Guardian, la mayoría de las predicciones sobre la disponibilidad de litio dan por sentada la producción del Salar de Atacama.

De hecho, sin una producción significativa desde el desierto más seco del mundo, ninguna de ellas tendría sentido. Entonces me pregunté: ¿Qué pasaría si Atacama no puede entregar el litio necesario para todos los diferentes usos competitivos del metal en los años siguientes? Y mi respuesta fue: Tengo razones para creer que ese podría ser, de hecho, el caso.

Esto no tiene nada que ver con reservas. Se refiere a la disponibilidad de un elemento clave en la producción de salmuera en la actualidad: el agua. Este punto ya fue planteado en noviembre de 2010 por una ejecutiva de la Sociedad Química de Minerales ( SQM ) en la Reunión del Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible de los Recursos de Litio en América Latina: Nuevas Cuestiones y Oportunidades, celebrada en Santiago de Chile.

De acuerdo con SQM, para evaporar dos litros de salmuera, se requieren 100 litros de agua de los contornos del salar.

A esto, hay que añadir las medidas de regulación en Chile que consideran al metal más ligero de la tierra como estratégico limitando las concesiones de litio a sólo dos operadores, uno de los cuales (SQM) parece haber alcanzado ya el nivel máximo posible de extracción antes de que pueda afectar las actividades agrícolas que se desarrollan en los bordes del salar.

De hecho, entre 2012 y 2013, el gobierno chileno trató de ampliar la producción de litio a través de los denominados Contratos Especiales de Operación de Litio (CEOL). Desafortunadamente, este proceso estuvo plagado de errores y acusaciones de conflicto de intereses (que implican precisamente a SQM) que al final obligaron al gobierno anterior a abortarlo.

En cuanto a Argentina, es bien conocido que hasta hace poco se consideró a este país como casi la "tierra prometida " para el litio. Como dije en un artículo de 2011, sin embargo, todo cambió dramáticamente una vez que el gobierno decidió aplicar controles a los tipos de cambio para todas las operaciones mineras en Argentina.

La situación ahora es que la mayoría de - si no todas - las operaciones mineras han completado sus fases de exploración y proyectos piloto de desarrollo y se están preparando para comenzar a producir litio. Sin embargo, lo más probable es que no produzcan nada a menos que esos controles del tipo de cambio sean levantados. 

En relación con esto, acabo de enterarme de una fuente fidedigna de información que muchas empresas internacionales que operan en la Puna argentina pondrán en espera sus planes de producción hasta que se visualice una nueva situación política en Argentina. Eso sólo podría suceder después de las elecciones presidenciales y un eventual cambio de gobierno en 2015.

Por último, como ya he manifestado en muchas ocasiones a lo largo de los últimos cuatro años, aproximadamente, Bolivia ha perdido una oportunidad de oro para convertirse en una superpotencia de litio tras no llegar a un enfoque técnico plausible para producir carbonato de litio por sí misma después de seis años de infructífera experimentación.

En síntesis, América del Sur parece haber entrado en una especie de laberinto del que nadie sabe si será capaz de salir en los siguientes tres a cuatro años, lo que me lleva a pronosticar un virtual estancamiento de la producción de litio de salmueras en el mundo en este período de tiempo. Bajo estas circunstancias, Australia eventualmente consolidará su liderazgo en el mercado de litio y es probable que Canadá y otros países (posiblemente Serbia, EE.UU., China?) surjan en los próximos años como las nuevas fuentes confiables de litio (aunque en su mayoría, mineralizado) en el planeta.

Usted ha dicho en el pasado que cree que Japón se involucrará más en el mercado de recursos de litio, ¿hay indicios de que esto está sucediendo?

A primera vista, este movimiento parece estar en contradicción con lo que Toyota ha estado diciendo todo el tiempo con respecto a los vehículos completamente eléctricos (VCE).  Sin embargo, la estrategia de negocios de Toyota  sobre este tema se compone de tres partes:  La primera, prepararse para la transición hacia la propulsión eléctrica , en cuyo caso tiene sentido que el gigante motor japoneses invierta en litio (como parte de una perspectiva a largo plazo); la segunda, retrasar lo más posible la revolución de los vehículos eléctricos a fin de no matar a su híbrido Prius, lo que explica por qué a Toyota no le gustan (al menos en el mediano plazo) los vehículos completamente  eléctricos; y, la tercera, ir más allá del litio, que aclara la reciente inclinación de Toyota hacia las pilas de combustible.

Por último, sigue siendo un poco un misterio por qué otras empresas japonesas fuertemente involucradas en la fabricación de baterías de ion-litio (un argumento que se puede ampliar a la producción de coches eléctricos también) aún no han mostrado mucho interés en garantizar el acceso a una cantidad adecuada de recursos de litio en diferentes partes del mundo.

¿Qué pasa con la situación de la oferta/demanda actual y ¿qué significa esto para los posibles desarrolladores de litio en América del Sur?

Una tendencia interesante al alza de precios de carbonato e hidróxido de litio grado batería está comenzando a emerger lo que podría ser un indicio de un exceso de demanda de litio en el futuro cercano.

Esto podría ser, por supuesto, exacerbado si el proyecto de Elon Musk, máximo ejecutivo de Tesla Motors, de construcción de la fábrica de baterías de iones de litio más grande del mundo en América del Norte se cristaliza en el corto plazo. Pero, en general, el horizonte para los desarrolladores junior de litio en América del Sur no parece realmente brillante a menos que apuesten por la producción de compuestos de litio de alta pureza, una tarea para la cual probablemente no están preparados en la actualidad.

Así que, tal vez con el fin de sobrevivir algunos de ellos pueden verse obligados a participar en alianzas estratégicas con socios más grandes - ya sea en la industria del litio como tal o en los eslabones de abajo de la cadena de valor del litio.

¿Qué país de América del Sur tiene la oportunidad de explotar la mayor cantidad de recursos de litio? ¿Lo está haciendo?  Si no, ¿por qué no?

Después de haberme dado cuenta de que la industria del litio en América del Sur está en realidad confrontando serios problemas en este momento, me resisto a sugerir qué país tendría una ventaja competitiva inequívoca de explotar la mayor cantidad de recursos de litio en el corto o mediano plazo.

Sin embargo, hay razones para creer que Chile aún tiene la oportunidad de aumentar sus niveles de producción, siempre y cuando sea capaz de elaborar un plan para recuperar su liderazgo anterior del mercado. Después de todo, es allí donde se encuentran las reservas de litio con la más alta concentración y es allí de donde se extrae la mayoría de litio en América del Sur. El tiempo dirá, sin embargo, si el nuevo gobierno entiende las nuevas condiciones del mercado y actúa en consecuencia.

¿Puede América del Sur mantener su corona como el productor con los menores costos por tonelada?

La respuesta es un no definitivo. Las cosas han cambiado desde cuando América del Sur se convirtió en el rey del litio como el productor con los menores costos por tonelada. En este sentido, preveo una situación en la que los tres países que forman el llamado triángulo del litio, a saber, Chile, Argentina y Bolivia, tendrán que desarrollar una estrategia más bien combinada de producción en la que coexista la evaporación solar con otros métodos más sofisticados y costosos de extracción de litio.

¿Podría comentar sobre las recientes noticias sobre Tesla?

En los últimos tiempos he escrito extensamente sobre Tesla Motors. En general, mis opiniones han favorecido una evolución positiva de una empresa de reciente creación que está empezando a cambiar todo el espectro de lo que podría llamarse la nueva economía de litio en el mundo.

En este sentido, mis hallazgos han sido sorprendentes. En primer lugar, después de mi observación hace unos nueve meses, de que el Modelo S de Tesla se había convertido en una amenaza para los híbridos de lujo ( Lexus ) de Toyota (TM), he demostrado en mi última investigación que ésta puede extenderse no sólo a todos los híbridos de lujo, sino también a todos los coches de lujo con motores a combustión interna (MCI) de precio similar al modelo S en el mercado de EEUU para el período enero 2013-marzo 2014.

En segundo lugar, también he descubierto que, durante el período enero - noviembre de 2013, Tesla Motors consumió 2.090 toneladas de carbonato de litio equivalente (CLE) que alcanzan a un 72 % de todo el litio que se requiere para la producción de baterías de iones de litio utilizadas por todos los vehículos enchufables comercializados en los EEUU y el 68% de todo el litio requerido por todos los híbridos y enchufables vendidos en el mismo mercado.

Asumiendo una demanda mundial de litio de 168.000 toneladas para el año 2013, el consumo de litio de Tesla ese año habría representado el 1,24% del consumo mundial de litio. De ahí que, para materializar sus posibilidades de producir 500.000 vehículos eléctricos en 2020 en los EEUU, Tesla requeriría entre 40.800 y 59.442 toneladas de CLE, que se traduce en entre 24,29 y 35,38 % de todo el CLE consumido en el mundo en 2013. Estas cifras se basan en información sobre el contenido del metal en baterías de iones de litio que usan una composición química Li -Ni- Co –Al, tal como sugiere el Laboratorio Nacional Argonne de EEUU.

En tercer lugar, después de revisar la literatura científica sobre innovación disruptiva aplicada a los coches eléctricos en general y al Modelo S de Tesla, en particular, he argumentado en un reciente artículo que el enfoque de Clayton Christensen sobre este asunto podría ser mucho más potente de que lo que la mayoría de los críticos creen, concluyendo que el Modelo S de Tesla de hecho puede considerarse una innovación disruptiva, lo que a su vez me llevó a establecer también que Tesla Motors es una empresa disruptiva.

Esto, en esencia, significa que Tesla está empezando a cambiar toda la industria automotriz, con enormes consecuencias para la cadena de valor de litio.

Por último, a la luz de mis comentarios anteriores, ahora soy de la opinión de que Tesla Motors está de hecho dando al litio y a los países productores de litio (en particular, Bolivia, Chile y Argentina) una última oportunidad para asumir el reto de formar parte de la "nueva manera de hacer las cosas" en el mundo que podemos prever para los próximos años.

Hidrocarburosbolivia.com

Portal Minero