Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

Lunes 19 de Mayo de 2014.- El déficit que origina la importación de insumos en la Argentina ya es un "problema estructural" y la participación de YPF, que representa un tercio del mercado, es "insuficiente" para revertir la situación en el corto plazo, según el especialista Gerardo Rabinovich, como informó Noticias Argentinas.

"Hemos tenido una década perdida en los temas energéticos porque han caído en forma importante las reservas de gas y petróleo, y hemos perdido el autoabastecimiento", sostuvo Rabinovich, vicepresidente segundo del Instituto Argentino de Energía General Mosconi (IAE).

"Sobre la base a la información oficial, las reservas de gas han caído a la mitad, el petróleo ha mantenido la producción, pero también ha caído y en el sector eléctrico la situación es crítica", añadió.

Rabinovich refutó la tesis del gobierno de que el déficit energético es en parte producto del mayor consumo por aumento de usuarios en la red eléctrica y de gas, y la mayor actividad económica.

"Estamos viendo que es insuficiente la disposición de los insumos y esto no es una carrera para satisfacer las necesidades de la economía y la demanda de los ciudadanos, sino que debió haber en estos diez años una planificación estratégica que fuera acorde con el nivel de crecimiento económico del país", dijo Rabinovich.

El IAE-Mosconi critica ese argumento oficial "en dos aspectos, porque la generación de energía tendría que haber acompañado el crecimiento y porque la política de subsidio despilfarra el uso de la energía, y esto es responsabilidad absoluta del gobierno".

"El usuario no tiene la culpa si puede acceder a un bien esencial a un valor inferior y como no le da valor lo despilfarra", sostuvo Rabinovich.

El especialista consultado por NA destacó la "gestión destacable" que se está realizando el Estado, tras la recuperación de YPF por "estar recuperando la producción de petróleo y gas".

No obstante, advirtió que "todo lo que pueda hacer YPF es insuficiente porque hoy representa, después de dos décadas perdidas, la menemista, la transición del gobierno de la Alianza y la última, se ha quedado con un tercio del mercado y por lo tanto no puede por ahora suplantar la caída de la producción".

Recordó que la producción anual de petróleo en la Argentina llega a 400 mil barriles y la de gas a un millón de metros cúbicos, mientras que YPF esta produciendo 30 mil barriles diarios de petróleo y 3 millones de metros cúbicos de gas, cuando la producción anual es de 100 millones, aproximadamente.

Estimó que para alcanzar esos volúmenes de producción anual se requieren inversiones de 300 mil millones de dólares hasta el año 2020.

Opinó que la política que lleva adelante YPF es para "elogiar y apoyar", pero sostuvo que "la presión que ejerce el gasto en la importación de energía es un problema que ya es cas iestructural para la economía y llevará muchos años revertirlo".

"Las proyecciones de YPF, que es la única trabajando en Vaca Muerta, para los próximos cinco años no alcanzan para compensar importaciones y la caída de la producción, en el marco de una economía que va a seguir creciendo", señaló.

Rabinovich criticó que en el último anuncio de reducción de subsidios de gas y agua el gobierno "no se animó a quitarlos también en el sector eléctrico".

Opinó que "en el próximo invierno es muy probable que la gente opte por calefaccionarse con energía eléctrica porque será más barato, y seguramente habrá problemas para satisfacer la demanda", detalló Noticias Argentinas.

EnergyPress

Portal Minero