Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Internacional

Miércoles 28 de Mayo de 2014.- Días después de la renovación del acuerdo de dieciocho Bancos Centrales europeos (CBGA4) para el control de las ventas y gestión de las reservas de oro, las autoridades austriacas han aprobado el envío de una delegación al Banco de Inglaterra para auditar las reservas del país que allí se encuentran depositadas.

El propósito de esta “visita” es conocer el estado, la gestión y la cuantía exacta de las reservas oficiales austriacas allí depositadas. Al igual que en otros muchos casos, los ciudadanos no conocen ni dónde se encuentran con exactitud las reservas de oro del país, ni cuál es el régimen de custodia ni mucho menos las operaciones que con ellas se hace. En este sentido, es importante que la Justicia haya dado un paso y actúe de oficio para enviar una delegación a Londres a inspeccionar lo que allí se encuentra.

Según consta en las estadísticas oficiales, las reservas de oro depositadas en las bóvedas de la Vieja Dama de Threadneedle Street (el Banco de Inglaterra) ascienden a 150 toneladas, de un total de 280 toneladas tal como está reflejado en la contabilidad del Fondo Monetario Internacional. Sólo el 17%, aproximadamente 47,6 toneladas, estarían alojados en los sótanos del Banco Central austriaco en Viena.

El año pasado, Austria fue uno de los países en los que floreció un movimiento que pedía la repatriación de las reservas oficiales de oro, al igual que ocurrió en Polonia o en Alemania. En este caso, el Banco Central activó un plan de repatriación del que todavía no se conoce ninguna operación. Por ello, antes de repatriar oro o hacer cualquier otra operación, es necesario conocer con exactitud cuánto oro hay fuera del país y en qué circunstancias. Al igual que hace cualquier empresario o administración, el deber del Banco Central de Austria es auditar las reservas de oro y realizar un ejercicio de transparencia con ellas.

Oro y Finanzas

Portal Minero