Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En maratónica exposición, el ministro enumeró estudios e informes para mostrar “empíricamente” que más tributos no alteran el desarrollo del país. En lo principal, desestimó que la renta atribuida sea inconstitucional.

Martes 03 de Junio de 2014.- ?Si la semana pasada el jefe de las finanzas públicas, Alberto Arenas, cambio la estrategia y se mostró abierto a realizar modificaciones, al iniciarse ayer el segundo tiempo tributario en la Comisión de Hacienda del Senado, la puesta en escena fue otra: defender el “corazón de la reforma tributaria”, que contempla el alza del impuesto de primera categoría del 20% al 25%, la eliminación del Fondo de Utilidades Tributarias (FUT), pasar a tributar por el total de las utilidades y no sólo por las retiradas y la aplicación de la renta atribuida.

En su exposición, que se extendió por cerca de tres horas, Arenas mostró cuatro estudios de economistas chilenos y cuatro estudios de economistas internacionales para demostrar que ni el alza del impuesto de primera categoría de 20% a 25%, ni la eliminación del FUT tienen un impacto importante en la inversión y el crecimiento. Asimismo, aclaró que la renta atribuida no es una innovación que sólo se aplicará en Chile. “La atribución de rentas es la expresión jurídica de la tributación sobre base devengada en términos económicos y esto no es una novedad en Chile”, puntualizó Arenas. Y apuntó que este sistema se aplica en países como Estados Unidos, Alemania, Australia, Canadá, Dinamarca y Reino Unido.

En este ámbito, el titular de la cartera, comentó que “en caso que la tasa efectiva de impuesto global complementario sea igual o inferior a 25%, el contribuyente no tendrá que pagar ningún impuesto extra e, incluso, tendrá derecho a una devolución del referido exceso”, aseveró. Argumentó que “para ciertos casos, como medida para evitar eventuales problemas de liquidez de los socios, el proyecto establece en el artículo 74 número 8 de la ley sobre impuesto a la renta, una retención adicional de 10% que a diferencia del impuesto de primera categoría (que paga las empresas) deberá ser descontada de los flujos distribuidos o que se distribuyan a los propietarios de la misma.

Este sistema, según el ministro, operará sólo para el 4% de las empresas, ya sean estas sociedades anónimas abiertas o con socio extranjero o socios persona jurídica. “Este mecanismo protege a los socios o accionistas minoritarios, evitando que tengan problemas de liquidez para el pago de impuestos”, puntualizó. Explicó que la rentención, al igual que el impuesto de primera categoría, opera como crédito contra el impuesto global complementario o adicional, de modo que cuando haya operado, estos contribuyentes no tendrán que efectuar ningún pago extra, pudiendo incluso solicitar la devolución.

En ese sentido, con respecto a los problemas de inconstitucionalidad que este punto podría tener, el jefe de las finanzas públicas añadió que está dentro de las normas constitucionales y cumple “cabalmente con los estándares constitucionales”.

FUT e inversión?

En materia de crecimiento e inversión, el ministro Arenas sostuvo que “un aumento de la carga tributaria no afecta el crecimiento económico en el mediano plazo”, dijo Arenas y agregó que “las decisiones de inversión de las grandes empresas no se ve empíricamente afectada con un alza de impuestos”.

En ese contexto, argumentó que considerando la metodología de un estudio que realizó el ex ministro de Hacienda, Felipe Larraín, junto al ex coordinador macroeconómico, Rodrigo Cerda, un alza de impuesto de primera categoría de 20% a 25% tiene un efecto en la inversión para las medianas empresas acotado de 0,2%, mientras que en las grandes empresas el efecto es nulo.

Además mostró evidencia de “literatura económica” y citó por ejemplo un informe del académico de la Universidad de Chicago Arnold Haberger, quien en su estudio de 1964 -llamado la superneutralidad de la estructura tributaria-, dice que en la práctica los cambios impositivos si bien pueden tener impacto en la inversión, tienen muy poca incidencia en el crecimiento de la economía. “La razón es que los recursos financian bienes públicos que inciden positivamente en el crecimiento, como ocurrirá con la reforma educacional”, acotó.

Con respecto al efecto que la eliminación del FUT puede ocasionar en la inversión y el ahorro de las empresas, el personero aseveró que no es correcto el análisis lineal entre ambos. “Es muy importante aclarar que se asume que existe correlación alta (cercana a 1) entre cambios al FUT y cambios en el activo fijo de las empresas. Sin embargo, las estimaciones basadas en las cifras indican que dicha correlación es muy baja”. Es decir, Arenas apuntó que la eliminación del FUT no tendrá un impacto importante en la inversión en activos de capital fijo.

Con todo, el secretario de Estado reiteró su dispocisión a realizar perfeccionamientos “acotados y compensados”, en aquellos aspectos que deban corregirse, pero siempre manteniendo la recaudación de los ?US$ 8.200 millones.

Así, para la elaboración del Presupuesto 2017 se contará con el 80% de los recursos de la reforma, mientras que para aquel de 2018 con el 100%.

74% de Viviendas transadas en 2013 no superan las 2 mil UF

Otro de los temas que abordó el ministro en su presentación ante la Comisión de Presupuesto del Senado, se relaciona con la limitación a las viviendas de hasta 2.000 UF la franquicia del IVA a la construcción.
En ese sentido, el secretario de Estado señaló que el tope de las 2.000 UF se aplicará al valor de la construcción, el cual no incluye el terreno, ni el margen y los costos de las inmobiliarias.

"Existirá un número importante de viviendas que continuarán recibiendo este beneficio tributario y cuyos precios de venta al consumidor serán muy superiores a 2 mil UF", expuso Arenas.

El ministro de Hacienda añadió que según cifras del SII, en 2013, el 74% de las viviendas transadas no superan las 2 mil UF.

De este modo, añadió que el crédito especial para la construcción seguirá "beneficiando a un elevado porcentaje de las viviendas transadas en Chile".

Ahora, por esta razón desestimó que el alza de las viviendas sea de la magnitud de los cálculos que la Cámara Chilena de la Construcción que proyectan entre 8% y 13% de incremento.

Desde la oposición, no concordaron con el análisis de Arenas, por lo que insistirán en buscar mecanismos para paliar el impacto.

DF

Portal Minero