Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El experto Pablo Giaconi, de la sueca Vattenfall, trabaja con HidroAysén en el estudio de un tendido submarino. Pero advierte que un desafío técnico es la sismicidad de Chile.

Lunes 09 de Junio de 2014.- EL español Pablo Giaconi es uno de los expertos de la empresa Vattenfall que está trabajando con HidroAysén en el estudio de un tendido submarino, para concretar la línea de transmisión del proyecto. La firma, cuya matriz está en Suecia, trabajó en el primer análisis que se hizo entre 2008 y 2011 para evaluar la construcción del trazado de la línea bajo tierra, entre Chaitén y Puerto Montt. En enero pasado fue la última visita de los expertos, ocasión en que se abordó la factibilidad de extender el tendido submarino, desde la zona donde estarán las centrales de HidroAysén, hasta la X Región.

¿En qué consiste la nueva evaluación sobre el tendido eléctrico?

En 2008 comenzamos a estudiar una alternativa de un segmento submarino. Se trata de una alternativa que iba de Chaitén y Puerto Montt. El año pasado, lo que analizamos fue un tramo de mayor extensión, que va desde prácticamente la zona del proyecto hasta la X Región. Se está pensando en una extensión de unos 900 km de cable submarino.

¿Qué concluyó ese análisis?

Nuestra conclusión es que no se veían cosas que hicieran inviable este proyecto. Parece ser factible, pero hay que analizarlo en detalle. Esta tecnología existe en el mundo y ha habido avances desde que hicimos el primer estudio. Hoy es factible hablar de una alternativa submarina con una mayor tensión, de 600 kilovatios (kv).

¿Qué ventaja tiene eso?

El beneficio es poder transmitir por el mismo cable mayor potencia y eso reduce los costos.

¿Tiene menos impacto que construir el tendido sobre superficie?

Por supuesto que sí. Ese es el gran beneficio del cable submarino, pues se reducen los impactos y, además, tiene muchos otros beneficios desde el punto de vista técnico. Son cables más confiables y no tienen tantas fallas como las líneas aéreas.

¿Pero puede haber fallas?

Las fallas propias del cable son casi inexistentes. Las fallas se pueden producir por externalidades como, por ejemplo, que algún barco lo rompa con un ancla o algo así. Pero en el caso de la costa chilena, que es muy pronunciada, los riesgos son mucho menores, porque hay mayor profundidad en la costa y el cable queda protegido.

¿Dónde se está desarrollando esta tecnología en el mundo?

En el último tiempo ha habido una gran demanda de cables submarinos en Europa. En este momento estamos trabajando en 10 proyectos. En Chile se usará porque hay dificultades en la línea aérea, pero en el mundo se utiliza más para la interconexión. De hecho, se hizo para la unión de Suecia con Dinamarca, Suecia con Finlandia y Suecia con Polonia.

¿Esas líneas son tan extensas como la que requiere HidroAysén?

Esta línea (de Chile) sería el proyecto más largo. Para interconectar Noruega y Holanda son casi de 600 km, por lo tanto, sería la más larga, pero no es la gran dificultad.

¿Cuáles son las dificultades o los aspectos críticos que analizar si se hace viable esa alternativa?

Entre los puntos que se van a analizar en profundidad está el tema de la longitud de la línea. Pero no vemos un problema técnico en eso: será un cable extenso y sus complicaciones serán de logística, porque va a tomar algunos años fabricar el cable e instalarlo. Otro aspecto, sin embargo, es la tensión. Si bien es una tecnología que se está desarrollando -se está construyendo una línea en Gran Bretaña de 600 kv- hay que ver más de cerca ese proyecto.

¿Qué otro tema están analizando?

Bueno, Chile es un país sísmico. Hay que ver zonas de ubicación del cable que no estén cerca de esas fallas geológicas. Ese es un desafío técnico, pero en Chile se construyen muchas cosas, pese a su sismicidad. Lo que hay que hacer es tenerlo en cuenta cuando se planifique el proyecto. En el estudio anterior se hicieron los estudios sísmicos, de batimetría y geológicos, pero en este caso de la nueva ruta, hay aspectos que hay que analizar también.

¿Cuánto tardaría el proceso para que la línea esté operando?

Calculamos que si es viable, si la construcción de las centrales y la fabricación de la línea comienzan juntas, deberían terminar a la par.

¿HidroAysén ha manifestado su intención de ir hacia un estudio de factibilidad de esta alternativa?

Esa decisión depende de HidroAysén.

LTOL

Portal Minero