Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Viernes 13 de Junio de 2014.- Lejos de tirar la esponja están Endesa y Colbún tras el rechazo a HidroAysén. De hecho, ambas compañías han destacado la cartera de proyectos que están desarrollando en distintas etapas.

En conjunto, las empresas tienen proyectos que superan los 6.000 MW, el doble de lo que considera inyectar HidroAysén al Sistema Interconectado Central (SIC).

Endesa, filial de la italiana Enel, tiene una cartera de más de una docena de proyectos que actualmente están en distintas etapas, los que suman más de 5.000 MW. Sus principales iniciativas son Los Cóndores (150 MW), Taltal (120 MW), Punta Alcalde (740 MW) y Neltume (490 MW).

No obstante, la compañía maneja otros proyectos de menor tamaño, pero igual de relevantes para su diversificación: los parques eólicos Renaico (88 MW), Puelche (20 MW) y Lebu (200 MW). También en fase conceptual figuran las hidroeléctricas Vallecito (73 MW), Lebu (14 MW), Puelo (738 MW) y Futaleufú (1.367 MW), entre otras iniciativas.

Endesa Chile -al igual que con HidroAysén- ha debido enfrentar la oposición a varios de sus proyectos. En Coronel, con las termoeléctricas Bocamina 1 y 2; esta última paralizada por una orden judicial. También ha debido hacer frente al rechazo de las comunidades indígenas donde se encuentra la central Neltume. Suma y sigue. El proyecto Punta Alcalde en Huasco, que terminó siendo autorizada por la Corte Suprema, pero exigiendo medidas adicionales de mitigación.

Colbún, por su parte, maneja una cartera de proyectos sobre los 1.000 MW con inversiones por más de US$3.000 millones.

“Colbún tiene muchos otros proyectos (además de HidroAysén) y está preocupada en avanzar en esas iniciativas. Creemos que esos proyectos son esenciales para Colbún y seguimos avanzando a toda marcha”, dijo ayer el gerente general de la compañía, Ignacio Cruz.

Dentro de esta cartera de proyectos, la empresa considera un complejo de centrales en la cuenca de los ríos Guaiquivilo y Melado (VII Región) que sumarían una potencia aproximada de 400 MW.

“Al Estado le interesa -especialmente en un contexto de déficit- que los proyectos se hagan, pero obviamente que se hagan cumpliendo cabalmente toda la legislación ambiental”, dijo ayer el ministro de Energía Máximo Pacheco.

Pulso

Portal Minero