Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El foco del plan anunciado en la Agenda de Energía estaría en potenciar la transmisión y las subestaciones, y en impulsar las ERNC a lo largo del país.

Sábado 21 de Junio de 2014.- El último trimestre, el Ministerio de Bienes Nacionales junto con el Ministerio de Energía entregarán a la Presidenta un informe con una caracterización científica del territorio fiscal disponible apto para proyectos de generación eléctrica.

Para eso, Rodrigo Andrade, encargado de energía de Bienes Nacionales se viene reuniendo semanalmente con Nicola Borregard, Javier Zulueta y Diego Valenzuela, quienes lideran los temas de ordenamiento territorial, relación con las comunidades y gestión de proyectos en el Ministerio de Energía, respectivamente.

El ordenamiento territorial es uno de los ejes de la Agenda de Energía anunciada por el Gobierno.

Tanto así que antes de que fuera rechazado por el Comité de Ministros, en HidroAysén anunciaron que no avanzarían con el proyecto que aportaría 2.750 MW hasta que el Gobierno no definiera la referida planificación geográfica.

Andrade cuenta que están estudiando los terrenos disponibles tanto para proyectos de energía convencional como no convencional y afirma que en el marco de este plan se priorizará, antes que los proyectos de generación, el análisis y definición de espacios para iniciativas de líneas de transmisión y subestaciones eléctricas. El trabajo también apuntará a potenciar fuertemente las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), indicó, considerando que es este uno de los objetivos que se propusieron como administración.

De hecho, el 17 de mayo Bienes Nacionales concesionó 43 terrenos para este tipo de iniciativas y además, al término del primer año de Gobierno se propusieron sumar otros 342 proyectos, con un potencial de generación por 18 mil MW. Esto podría traducirse en USD 30 mil millones en inversiones, asegura Andrade. El objetivo detrás de esto, dice el encargado de energía del ministerio, apunta a impulsar la energía termosolar, la geotermia y la generación a partir de biomasa.

En cuanto a las centrales de generación hidroeléctricas de embalse, Andrade manifestó que este tipo de fuentes “no necesita estímulos para ser potenciadas porque ya están presentes”. Explica que se están construyendo cerca de cinco mil MW en hidro de pasada.

“Esto es lo que quiere el país. La hidro de embalse está en franca retirada”, asegura Rodrigo Andrade, quien precisa que con las represas está ocurriendo un fenómeno similar al que se produjo en el caso de la energía eólica. Indica que ésta fue la primera fuente renovable que se instaló en el país, pero que perdió competitividad porque no avanzó en tecnología tanto como ocurrió con la energía solar, que abarató sus costos a un tercio en diez años. “Por eso hoy un 98% de las solicitudes (de concesiones) son solares”, argumenta.

Andrade aclara que el ministerio de Bienes Nacionales sólo interviene, poniendo a disposición de los interesados los terrenos más aptos para que se desarrollen las distintas actividades económicas, entre ellas proyectos de generación y que son las empresas las que finalmente deciden en qué tipo de fuente invertir. En ese proceso señala que “es el mercado el que está teniendo menos interés en las hidro de embalse”.

El Mercurio

Portal Minero