Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Desde 1971 la estatal ha traspasado al fisco cerca de US$ 110 mil millones. Hasta ahora, sin embargo, las autoridades políticas no han logrado establecer una política de capitalización permanente.

Viernes 27 de Junio de 2014.- El problema de Codelco se grafica en una sola cifra: mientras el promedio de las empresas mineras privadas han reinvertido el 53% de sus utilidades netas entre 2005 y 2013, la cuprífera estatal apenas llega a 8%. El 92% restante se ha ido a la caja del fisco, señala una norta de El Mostrador.

Ese es el resultado que se extrae al sumar las capitalizaciones y retenciones de utilidades y dividirlas por la utilidad neta comparable de Glencore-Xtrata, Anglo American, Freeport McMoran, Vale, BHP Billiton, Antofagasta, Rio Tinto, KGHM y Southern Copper, y que ha estado presente en más de una presentación de la Corporación del Cobre.

La verdad es que no es el único problema que tiene Codelco, ya que su directorio dio un golpe de timón a la Corporación al pedir la renuncia de Thomas Keller, Presidente Ejecutivo hasta mediados de junio, sin tener aún alguien que lo reemplace. Mientras buscan un nuevo liderazgo, hay otro plazo que vence al 30 de junio: los ministerios de Hacienda y de Minería, a través de un decreto fundado, deben definir las cantidades que la empresa destinará a la formación de fondos de capitalización y reservas, agrega la nota.

Señala además que, en general, las fórmulas que se combinan para este objetivo son retención de utilidades, capitalizar ganancias de capital por operaciones de enajenación de activos, emitir deuda, entre otras. Y aunque en el papel existe un plan trienal de inversión, fuentes internas de la empresa afirman que cada año se decide en función de las estrictas necesidades de caja, las cuales son enormes. Desde 2010, los cinco proyectos estructurales que están en distintas etapas de desarrollo han demandado y demandarán inversiones que van entre el 20% y 40% de las utilidades operacionales contabilizadas. 

“Hemos tenido que ser creativos”, indican fuentes de la empresa a El Mostrador. La nota consigna que, por ejemplo, la planta Molyb que Codelco está construyendo en Mejillones –por medio de la cual quiere recuperar molibdeno y cobre y ahorrarse los cargos por tratamiento y refinación que se pagan a Molymet– tiene un Capex de USD 400 millones y fue financiada con ventas de cobre a un consorcio bancario japonés, con operaciones similares a las controvertidas "ventas a futuro",  dice el artículo.

La venta de El Abra también es mencionada en la publicación: “Al participar en la construcción de El Abra acumulamos experiencia que fue importante para evitar costalazos mayores en la construcción de Radomiro Tomic (1997). Este proyecto fue posible en gran medida porque nos dejaron capitalizar la venta de El Abra”, agregan las fuentes de El Mostrador, que recalca que con RT se llegó casi sin demora a la producción de diseño.

Marcos Lima, quien ocupó la presidencia ejecutiva de Codelco en esa época, señaló –en el marco de un seminario sobre la Presidencia de Eduardo Frei Montalva– que “la primera mina de clase mundial se construyó bajo el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle con Radomiro Tomic. Nunca antes habíamos sido capaces de diseñar y construir una mina de 180 mil toneladas”. En mayo de 2008 se puso en operaciones Gabriela Mistral y dos años después se desarrolló Ministro Hales, que comenzó a marchar en 2013. En el intertanto, Codelco ejerció la opción de compra del 24,5% de Anglo American Sur, que le reportó una ganancia extraordinaria de USD 3.791 millones, de los cuales Hacienda le permitió capitalizar USD 2.000 millones, pero que no le significaron flujos reales, sino reflejar una utilidad puramente contable que sirvió para rebajar las razones de endeudamiento; indica la publicación. 

Hubo otros USD 1.200 millones obtenidos por el Estado por concepto de impuestos asociados a esta operación que habrían sido prometidos por el gobierno de Piñera y que nunca se pasaron a Codelco, señalan fuentes de la empresa. De allí a esta parte, la lógica que ha imperado es vender activos no mineros o activos mineros que son de envergadura mediana. Vendió Edelnor (ECL), Inca de Oro, la termoeléctrica de Tocopilla y un proyecto de mediano tamaño en Brasil, entre otros.

Desde 1971 hasta el año pasado, Codelco ha generado US$ 110 mil millones de excedentes en beneficio del Estado y su objetivo es lograr superar las 2 millones de toneladas de cobre fino en 2020.¿Cómo lo hará? Con 5 proyectos mineros estructurales: Ministro Hales, que ya comenzó a operar en 2013; el nuevo nivel de la mina El Teniente con la construcción de túneles principales; la operación de Chuquicamata como mina subterránea; la expansión de Andina; y el proyecto sulfuros de Radomiro Tomic Fase II. Todos ellos requirieron de una inversión de USD 4.173 millones en 2013.

El gobierno, ya sea a través del subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, o por medio de la ministra de Minería, Aurora Williams, ha indicado que está abierto a inyectar recursos frescos a través del uso del Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), que tiene unos USD 16 mil millones. No sería primera vez que se utiliza este fondo, puesto que en 2009, junto con la aprobación del proyecto de ley de gobierno corporativo de Codelco, el entonces ministro de Hacienda, Andrés Velasco, autorizó capitalizarla con USD  1.000 millones, continúa el Mostrador.

Claro que el contexto fue distinto, porque se estaba en medio de una crisis financiera global. La idea apuntaba a ser contracíclica, ya que se estima que un proyecto de Codelco produce entre 15.000 a 20.000 puestos de trabajo directos e indirectos.Desde la perspectiva de un ejecutivo de Codelco, el problema mayor es que Hacienda se niega a perder poder y es insaciable en términos de los recursos que necesita. Por lo tanto, en vez de fijar una política de capitalización permanente, opta por el muñequeo año a año, lo que obliga a la compañía a un estrés mayor, concluye la nota.

Otros más liberales, como Carlos Antonio Gómez, de Buena Vista Capital, se atreven a abogar por la apertura del 20% de la propiedad de la minera estatal en Bolsa, pero esta opción parece que ni siquiera forma parte de la baraja de naipes que se juega en la actualidad.

El Mostrador

Portal Minero