Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La petrolera estatal buscaba traspasar a un tercero su costo fijo para participar en el terminal, de unos USD 70 millones. Hoy busca nuevos clientes para colocar el gas.

Miércoles 03 de Septiembre de 2014.- Pese a que venían negociando hace meses, el anuncio realizado la semana pasada por Colbún y Metrogas, que permitirá a la eléctrica contar con GNL para operar sus centrales hasta 2019, tomó por sorpresa a Enap, reduciendo sus opciones para colocar el hidrocarburo en el mercado.

Hasta el pasado jueves, la estatal y la generadora trabajaban en un acuerdo de largo plazo, que, entre otras cosas, implicaba el traspaso de gas y capacidad de regasificación, y también concretar la entrada de la firma del grupo Matte al directorio del terminal GNL de Quintero.

Los costos fijos son dos, y tendrían un cargo anual para Enap de unos USD 70 millones. El primero tiene relación con la obtención de hidrocarburo, regasificado y como GNL para transportarlo en camiones, y el otro con el acceso a gas natural y que se estableció en la modificación de los contratos con BG, donde la firma aceptó una cláusula take or pay -o pago a todo evento- por un volumen diario en torno a los 2,3 millones de metros cúbicos, cerca de la mitad del volumen que tendrá cuando el terminal amplíe su capacidad en 50%.

Fuentes señalan que sólo el pasado jueves Colbún realizó una nueva oferta a la estatal, que ésta rechazó por considerar que las condiciones eran “inaceptables”. Aquí se habría solicitado que Enap vendiera el GNL y la capacidad de regasificación al costo, dejando sin margen de ganancia a la petrolera estatal, y además que Colbún tuviera derecho a un asiento en el directorio del terminal, concretando por esta vía su acceso al mismo.

El fallido acuerdo dejó en una posición incómoda a Enap, ya que -según el mercado- la eléctrica de los Matte era una de las alternativas más seguras para llegar a una solución de largo plazo que pudiera reducir el pago que debe realizar al terminal. Hoy los esfuerzos de la petrolera están en conseguir nuevos clientes para colocar el gas que tendrá en mayor excedente a partir de 2015.

Fuentes conocedoras del tema señalan que la estatal está hoy en conversaciones con otros actores del sector eléctrico e industrial para colocar ese gas. “Colbún siempre está analizando opciones para tener acceso a gas natural que permita operar de manera eficiente su infraestructura de generación energética. Bajo ese contexto, seguiremos conversando con Enap y la posibilidad de cerrar un acuerdo para comprarle gas natural dependerá de que las condiciones para dicho acuerdo sean favorables”, dijeron en la eléctrica.

La empresa, que por primera vez firma un convenio de abastecimiento de mediano plazo, pues hasta ahora había renovado por períodos de seis meses, aún debe conseguir gas natural para las restantes centrales de su complejo Nehuenco y también para Candelaria. El contrato con Metrogas permitirá a Colbún contar con GNL para operar una de las centrales del complejo Nehuenco por seis meses al año hasta 2019, y dejará a la distribuidora con espacio suficiente para cubrir la demanda residencial, comercial e industrial de sus clientes; y para hacer frente a su plan de expansión de redes en la Región de O’Higgins.

El acuerdo contemplaría también la modalidad take or pay, obligando a Colbún a disponer del volumen contratado a todo evento. 


La compleja Opción con AES Gener

Si bien las empresas del pool de consumidores del terminal de GNL de Quintero (Enap, Endesa y Metrogas) comprometieron su participación en la ampliación del terminal, con lo que tendrán acceso a volúmenes adicionales del hidrocarburo, todas compiten por lograr contratos de largo plazo con clientes que les permitan colocar ese gas en el mercado.

Para Enap, una de las opciones sería establecer acuerdos con AES Gener, que en el pasado ya ha comprado gas para operar la central Nueva Renca, o vender al mismo Colbún, pero en condiciones distintas a las que se estaban negociando, con un componente de compra más de ocasión que de largo plazo. En todo caso, AES Gener ha manifestado en varias ocasiones su desacuerdo en que el GNL es la solución para los problemas que enfrenta el SIC, ya que es más caro que el carbón, lo que redunda en costos de generación más altos.

A esto se suma que la central Nueva Renca ha sido declarada como respaldo del sistema, lo que reduciría sus opciones de ser despachada, incluso en la eventualidad de un nuevo año seco.

Diario Financiero

Portal Minero