Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Crecimiento del PIB estaría entre 1,75% y 2,25% este 2014, para repuntar hasta un rango de entre 3% y 4% el próximo año; señaló el organismo emisor.

Miércoles 03 de Septiembre de 2014.- El Consejo del Banco Central de Chile (BC) redujo la proyección de crecimiento del PIB para este año a una cifra entre 1,75% y 2,25%; y proyectó un crecimiento entre 3,0% y 4,0% para 2015, con una inflación anual del IPC que se mantendrá en valores por sobre 4% durante lo que queda de este año, para descender hacia 3% durante el próximo ejercicio. En junio pasado, la estimación del BC era que el país crecería entre 2,5 y 3,5%.

El IPoM fue presentado ante el Senado por el Presidente del instituto emisor, Rodrigo Vergara, que estuvo acompañado por el Vicepresidente Enrique Marshall, los Consejeros Joaquín Vial y Pablo García, y por el Gerente de la División Estudios de la entidad, Alberto Naudon.

En el análisis de la evolución macroeconómica reciente, el documento señala que la actividad y la demanda interna han mostrado una debilidad mayor y más persistente que lo previsto hace unos meses. Agrega que a la mayor caída de la inversión se sumó una desaceleración más marcada del consumo privado. "La desaceleración de la economía era, en parte, un fenómeno esperado", indica el informe.

Entre las razones externas que influyeron en el análisis menciona el fin del ciclo de elevados precios de las materias primas, y que las condiciones financieras, aunque siguen favorables, podrían seguir estrechándose. En el ámbito interno, en tanto, como ya había recalcado el Consejo, hay una "presión sobre la capacidad instalada acumulada durante los años de alto crecimiento de la economía", que "hacían esperable un ajuste en el ritmo de la actividad", dice el documento.

Añade que a estas razones se agregan "importantes factores idiosincráticos, como la maduración del ciclo de inversión minera y del impulso fiscal asociado a la reconstrucción del terremoto del 2010. En lo más reciente, se suma que el menor crecimiento de los ingresos laborales reales ha afectado negativamente la evolución del consumo privado". "Con todo, el debilitamiento de la actividad y del gasto, tanto del consumo como de la inversión, ha ido más allá de lo que se preveía", lo que ha coincidido con un deterioro importante de las expectativas de los consumidores y empresas, concluyó.

Respecto de la economía internacional, el Informe dice que el crecimiento de los socios comerciales de Chile se debilitó levemente desde junio y que el crecimiento de las economías desarrolladas se revisó algo a la baja para este año, con una recuperación más lenta de la Eurozona, bajas cifras de Japón y una economía estadounidense que crecerá algo menos este año, pero cuya recuperación ha retomado fuerza. En cuanto a América Latina, sostiene que, con excepciones, el crecimiento se revisó a la baja, y que en China las medidas del gobierno han logrado estabilizar su crecimiento.

Perspectivas

"La recuperación, aunque moderada, se sustenta en el mayor impulso monetario y las menores tasas de mercado; un mayor impulso fiscal; un mayor impulso producto del crecimiento de los socios comerciales y de la depreciación real del peso; y una mejora de las expectativas privadas", dice el IPoM. Añade que en esta proyección, "el Consejo estima que el crecimiento de mediano plazo de la economía chilena se ubica entre 4 y 4,5%", estimación que es inferior a lo considerado en años anteriores y relacionada con una "revisión de la evolución de la productividad total de factores, del crecimiento previsto del stock de capital y de la natural convergencia de una economía que ha alcanzado niveles de ingreso per cápita más altos".

También revisa a la baja el crecimiento de la demanda interna en el año 2014, especialmente en la inversión, mientras que se espera como contraste un mayor impulso del gasto público. De acuerdo al Informe, se espera que el consumo privado retorne a una expansión moderada, después de un crecimiento casi nulo en el segundo cuarto del año; y que hacia el año 2015 la inflación inicie un descenso hacia 3%. 

En cuanto al tipo de cambio real, el BC señaló que es coherente con el estado cíclico de la economía y las condiciones financieras internas y externas, aunque se encuentra algo por sobre el rango de valores considerados de largo plazo. También tiene como supuesto metodológico o de trabajo que la Tasa de Política Monetaria (TPM) "seguirá una trayectoria comparable con la que se deduce de las distintas medidas de expectativas disponibles al cierre estadístico de este IPoM", explica la publicación.

Como es habitual, el Informe considera una serie de eventos posibles, denominados riesgos, que pueden modificar el escenario base sobre el cual se hacen las proyecciones de actividad e inflación. 

En el ámbito externo, principalmente el desempeño futuro de la economía china, debido a los desarrollos de su sistema financiero y su sector inmobiliarioy que la Eurozona continúa siendo un elemento de incertidumbre, sumados a las tensiones geopolíticas en el continente. En cuanto a Estados Unidos, considera posibles episodios de tensión si se adelanta el momento en que comenzará a aumentar la tasa Fed Funds, lo que podría tener efectos sobre el costo de financiamiento externo y las paridades de las monedas. En todo caso, el IPoM sostiene que lo más probable sigue siendo que un mejor desempeño de la economía estadounidense implicará un mayor impulso externo y un escenario más favorable a mediano plazo.

Por otro lado, en el plano interno, un riesgo es que el crecimiento de la actividad y la demanda sea menor que lo proyectado y que no se revierta la tendencia de deterioro generalizado de las expectativas, concluyó.

Portal Minero