Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El informe “Proyección del Consumo de Energía de la Minería del Cobre al año 2025” presentado por Cochilco incluye además información de consumo y sobre el avance de algunos proyectos, entre otros datos relevantes.

energia-cochilco

Jueves 27 de Noviembre de 2014.- La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) entregó este miércoles sus proyecciones sobre el consumo de energía de la minería del cobre al año 2025, que se elevaría hasta los 39,47 Tera Watts/hora, es decir, cerca de un 80% por sobre lo que está previsto para este año. Para el Vicepresidente Ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández, “Los resultados de este estudio son un aporte para la generación de políticas públicas que permitan un desarrollo sostenible del sector energía y minería, así como en ámbitos de eficiencia energética y cambio climático”.

El informe “Proyección del Consumo de Energía de la Minería del Cobre al año 2025”, elaborado por Cochilco, incluye además información de consumo por Sistema Interconectado, y por procesos productivos, el estado de desarrollo de algunos proyectos, entre otros datos relevantes. En base a ello, adelanta los escenarios que se pueden dar en términos de demanda de electricidad, si todas las iniciativas de cobre que están en carpeta para los próximos diez años se materializan; entregando "una señal al mercado eléctrico sobre cuáles serán los requerimientos de energía del secto, para que realicen las inversiones necesarias en capacidad de generación y en transmisión eléctrica", indica un comunicado de la entidad.

El Director de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco, Jorge Cantallopts, explicó que la medición del consumo esperado de energía considera que los proyectos de inversión normalmente presentan atrasos en su materialización, y que los distintos procesos no operen a su máxima capacidad. “Los resultados obtenidos tienen como supuesto que los proyectos mineros por lo general no se cancelan, sino que se aplazan de la fecha de ejecución propuesta inicialmente”, precisó.

Señaló además que la mayor demanda de energía que se espera al 2025 se debe más que nada a la ocurrencia de factores estructurales que no puede controlar el sector minero – caída de la ley del mineral, roca más dura, mayores distancias de acarreo, entre otros-; y a una mayor producción de cobre, la que se prevé llegará a 8,5 millones de toneladas al año 2025: esto es, un 47% por sobre lo que se ha estimado para este año.

Cantallopts agregó que se debe sumar a esta mayor demanda los requerimientos de los nuevos procesos de desalinización y de impulsión de agua, cuyo consumo pasará de 1,23 TW/h en 2014 a 6,65 TW/h en los próximos diez años. "Esta alza en el consumo no significa que las empresas mineras sean menos eficientes en su gestión, por el contrario, han realizado importantes esfuerzos por hacer más eficiente el uso de energía  en sus operaciones”, enfatizó.

Diálogo entre actores

La entrega de los resultados del estudio fue inaugurada por el Subsecretario de Minería, Ignacio Moreno y el Presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, Cristián Hermansen; además de Sergio Hernández. Luego vino la presentación del informe y, tras ello, diversos expertos convocados por Cochilco entregaron su opinión respecto a las conclusiones del estudio, y las visiones de sus respectivos sectores sobre cómo enfrentar el desafío de un mayor consumo de electricidad.

En ese sentido, la Subsecretaria de Energía, Jimena Jara, señaló que para el Gobierno reducir el consumo de electricidad, así como hacer más eficiente su uso, es una prioridad. Y en ese sentido, destacó la iniciativa que promueve el Ejecutivo de reducir el consumo de energía a nivel país en un 20% al año 2025 y el envío el próximo año de una ley de eficiencia energética. Jara destacó también algunos de los esfuerzos del sector en esta materia, como la voluntad de suscribir un convenio de eficiencia energética con las empresas mineras, orientado a impulsar un uso cada vez más eficiente de los recursos, fomentar iniciativas que contribuyan a la innovación y la cultura en el buen uso de la energía.

Desde el sector privado, el Gerente de Estudios de la Sonami, Alvaro Merino, señaló que es prioritario aumentar la oferta energética para disminuir los elevados costos que tiene el país, en relación a otras naciones de la región como Perú, Brasil, Colombia o México. Merino agregó que uno de los factores que explica el incremento en los costos es precisamente el elevado valor de la energía, que ha llevado a que hoy el costo a cátodos en Chile sea superior al valor promedio a nivel mundial, llegando el 2013 a USD 2,55/lb,  mientras que en el mundo está en torno a USD 2,43/lb.

“El informe que nos presenta Cochilco señala que el consumo esperado de electricidad en la minería al año 2025 se incrementaría en un 80%, en circunstancias que la capacidad de las nuevas centrales en construcción alcanzaría a 3.882 MW, esto es un incremento de la capacidad instalada de solo 22%. Sin lugar a dudas, la nueva capacidad de generación que entraría en operaciones entre el 2014 y el 2020, es claramente insuficiente para las necesidades del país y particularmente, para los requerimientos del sector minero”, señaló Merino.

Por su parte, el Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación de Generadoras de Chile, René Muga, señaló que el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) y el Sistema Interconectado Central (SIC) presentan realidades muy distintas por lo que los desafíos son diferentes también. “Si los Sistemas no están interconectados la situación se va a tornar más complicada por los altos precios en el SIC, la menor oferta e integración de las energías renovables no convencionales (ERNC)”, explicó.

Agregó que en el SING hay una mayor oferta de ERNC, dando como ejemplo, la disponibilidad de 7.200 MW de energía solar, 1500 MW de eólica y 50 MW en geotermia; a diferencia del SIC de la zona norte donde falta integrar más ERNC y superar los problemas de transmisión así como de retraso en la ejecución de las planta generadoras para abastecer el sector minero. En este sentido, dijo Muga, otro desafío relevante es convencer a las comunidades sobre la importancia de construir más plantas de energía en el país. De todos modos, reconoció las mayores emisiones de los llamados Gases de Efecto Invernadero (GEI) que significan los proyectos, y que en el caso del sector energético representan un 30% del total país, y en la minería cerca de un 8%.

Portal Minero