Skip to end of metadata
Go to start of metadata
You are viewing an old version of this page. View the current version. Compare with Current ·  View Page History

Chile

El desafío de la industria según los expertos, es compatibilizar la operación de estas generadoras con centrales convencionales para disminuir posibles impactos negativos.

energia-sic-sing-acera

Lunes 16 de Febrero de 2015.- Este año, el 80% de la capacidad eléctrica que ingrese al Sistema Interconectado Central (SIC), será de proveniente de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), señala hoy el Diario Financiero (DF). Además se estima que para los próximos periodos ingrese un promedio anual de  1.000 MG anuales.

De acuerdo a cifras, el año pasado fue el periodo de la irrupción de los parques eólicos, ya que no solo subió la generación a base de viento (120,5%) sino que también la potencia instalada a un 128% en el SIC.

Para este año, la energía solar será la protagonista. En 2014 se inauguraron unos 360 MW en capacidad instalada con esta tecnología, mientras que están en construcción otros 873 MW. Así, la tecnología fotovoltaica se convertirá este año en la de mayor expansión.

De acuerdo a lo anterior, el desafío de la industria según los expertos, es compatibilizar la operación de estas generadoras con centrales convencionales para disminuir posibles impactos negativos.


Para tratar este tema en el SIC y en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), el gobierno ha puesto en marcha las mesas de trabajo en los Centros de Despacho Económico de Carga de ambos sistemas, a través de la Comisión Nacional de Energía.

En la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera) apuestan por la diversificación de  la matriz y por los menores costos como las principales ventajas de este tipo de energía.


Según el DF, el vicepresidente ejecutivo de Acera, Carlos Finat, señaló el organismo se ha reunido en dos ocasiones con el secretario ejecutivo de la CNE, Andrés Romero.

"La CNE ha invitado a un grupo de personas que tienen un alto grado de conocimiento en la operación coordinada del SIC y del SING. Acera, al igual como lo ha hecho con las diferentes iniciativas de la Agenda de Energía, está colaborando en ese grupo a través de su director ejecutivo", dijo Finat en la crónica.

De acuerdo al artículo, la preocupación de que este tipo de generación falle está latente. Los generadores convencionales han puesto el acento en el fenómeno que se está dando en el norte chico, donde las restricciones de transmisión llevaron al CDEC a reducir el despacho del complejo termoeléctrico Guacolda, y también a las diferencias que se producen en los precios de inyección y retiro de la energía en distintos puntos de la red, lo que podría ocasionar problemas financieros a las eléctricas que no tienen contratos.

En Acera, señala la crónica, apelan a la experiencia internacional en el tema y apuntan a la modernización de los centros de despacho, así como a mejoras en las proyecciones de demanda. También coinciden en que la situación de Guacolda es preocupante.

"Que una central térmica, sin la debida anticipación, informe una restricción que tiene un gran efecto en la operación económica de la zona del SIC donde se encuentra, es una materia que estamos analizando", sostuvo Finat al DF.

Por ello, continúa la publicación, las restricciones de transmisión en la zona norte del SIC, junto al ingreso de proyectos eólicos y solares, llevaron al CDEC-SIC a tomar medidas para mejorar la gestión del despacho eléctrico en Atacama y Coquimbo, aumentando la capacidad de transporte de las líneas existentes, hasta unos 1.100 MW de capacidad, dice el director técnico del organismo, Andrés Salgado.

Agregó, según el DF, que Guacolda (600 MW), de AES Gener, ha debido adecuar su operación al nuevo escenario, reduciendo su operación al mínimo técnico en las horas en que el aporte de las ERNC aumenta. A ello suma que se ha dado un fenómeno nuevo: el "vertimiento" de energía, es decir, que parte de la producción no puede ser inyectada y se pierde.

Las ERNC han ayudado a bajar los costos marginales en la zona, beneficiando principalmente a los que inyectan a bajo precio y reciben valores acordados por contrato. Estas cifras se redujeron a su menor valor desde 2009. Por ejemplo, detalla El Mercurio, en la estación Alto Jahuel, que sirve de punto de referencia para la Región Metropolitana, disminuyeron en el año 12,5%, entre 2014 y 2013, pero más al norte, en Pan de Azúcar, la merma en el precio fue mayor, de 20,8% entre ambos años, por el ingreso de centrales renovables al sistema.

Este descenso, explica El Mercurio, se debe a una mejoría en la producción hidroeléctrica, que es más barata, y a las renovables no convencionales, que si bien son caras en inversión, su costo de operación es cero, dado que el “combustible” que usan, ya sea el sol o el viento, es gratis.

El matutino también detalla que la noticia dejó contentos a las autoridades. Y es que al anunciar la agenda energética en mayo, el Gobierno fijó como una de sus metas principales reducir los costos marginales en 30% a 2017. Es decir, se buscaba que el promedio de 2013 de USD 151,36 MWh llegara a USD 105,96 MWh al término del período.

 

Portal Minero
Labels
  • None