Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Según un estudio realizado por la universidad de Magallanes encargado por el Ministerio de Energía. La investigación consigna que el resultado de las campañas de exploración de gas en la región presenta ciertas incertidumbres respecto de sus reservas.

Lunes 18 de Mayo de 2015.- Un estudio realizado por la universidad de Magallanes encargado por el Ministerio de Energía de Chile arrojó que lograr la seguridad energética de largo plazo en la región de Magallanes demandará inversiones por hasta USD1.200 millones.

Esto sería complementario a lo que la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) tiene proyectado para  el desarrollo de la exploración y producción de gas y petróleo en la zona. De acuerdo a proyecciones de la estatal lo anterior le permitiría dejar de comprar gas a privados para cubrir la demanda del sector residencial en 2017, según información publicada por Diario Financiero.

La investigación consigna que el resultado de las campañas de exploración de gas en Magallanes presentan ciertas incertidumbres respecto de sus reservas, por lo que es necesario desarrollar alternativas que permitan hacer frente al incremento de la demanda de las comunas que actualmente cuentan con abastecimiento de gas natural, haciéndose cargo del 90% del consumo de energía de la zona.

El matutino destaca que la investigación establece dos posibles matrices energéticas para la región, sin embargo precisa que en ambas la mayor disponibilidad de gas es el elemento central.

Los modelos consideran el uso de gas sintético a partir de la gasificación de carbón que se obtendría en la zona o la introducción de gas natural licuado (GNL), el que podría ser transportado en barco desde otras regiones, señala Diario Financiero.

A esto se sumaría que en comunas como Punta Arenas, Provenir y Puerto Natales se desarrollarían parques eólicos y plantas fotovoltaicas, por un costo de inversión aproximado de USD 1.046 millones.

Una segunda opción contempla elementos similares en el caso de las ERNC, pero reemplaza la gasificación de carbón por la instalación de una planta de respaldo de gas en base a propano-aire, con un costo estimado total de unos USD1.227 millones.

“Para la matriz térmica se debe favorecer la incorporación de un combustible fósil en forma de gas, que pueda actuar como complemento al gas natural que se consume actualmente (…) Este debe disponer de la posibilidad de crecer en función de la situación de oferta y demanda futuras. Las únicas alternativas que cumplen son la introducción de GNL o bien gas natural sintético a partir de la gasificación de carbón”, señala el estudio.

Portal Minero