Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Los principales proyectos que tiene en carpeta la minera estatal suponen una inversión que escapa absolutamente de lo habitual para la empresa. Pero no solo eso: abren una serie de desafíos y oportunidades para las empresas que puedan aportar innovaciones en la línea de concretar ambiciosos objetivos.

mineria-enami

Martes 08 de Septiembre de 2015.- Enami está en un momento clave para su desarrollo. Solo para tener una idea en términos de magnitud, las inversiones autorizadas para la empresa durante este 2015 están en torno a los USD 21 millonesPara los próximos años, en tanto, solo considerando algunos de los proyectos más importantes de ampliación y modificaciones que requieren algunos de sus actuales depósitos de relaves, el traslado de una planta y la construcción de otras dos, todas ellas en la zona norte del país; y la instalación de un Poder de Compra en la zona de Cabildo; los montos proyectados para inversiones suman cerca de USD 100 millones.

Si a ello se suma lo que la empresa deberá invertir para la modernización de su Fundición Hernán Videla Lira (Paipote), en las cercanías de Copiapó, en la región de Atacama, que requeriría un desembolso de entre USD 300 y USD 400 millones, la cifra escapa completamente de lo habitual.

Ello explica que la estatal haya definido crear una gerencia especial para impulsar este proyecto, que es liderada por José Andrés Herrera. Según quedó establecido en la nueva normativa para lo que refiere a las emisiones de arsénico y azufre, para fines del año 2018 la empresa deberá tener listas las modificaciones que le permitan cumplir con los nuevos estándares de la regulación, para lo cual ha venido evaluando algunas alternativas (ver abajo).

Soluciones buscan

Pero más allá de la emblemática iniciativa, ¿en qué están hoy los diversos proyectos de Enami?

Portal Minero conversó con Daniel Smith, Gerente de Desarrollo e Innovación de la Empresa Nacional de Minería, para obtener  una mirada en profundidad al respecto, especialmente en cuanto a las oportunidades que podría representar este particular estadio de desarrollo.

Smith nos recibió en su oficina en el edificio corporativo de la estatal, ubicado en calle Mac Iver, en el centro de la capital, desde donde adelanta en principio un concepto general: “casi todos los proyectos que tenemos actualmente en nuestra cartera apuntan a mantener capacidad”. “Hoy día nosotros no tenemos proyectos que apunten a una expansión o ampliación de las capacidades existentes”, apunta  el ejecutivo.

Pero no por ello son menos “ambiciosos”. Dos buenos ejemplos de ello son los proyectos para la habilitación de un Tranque de Relaves en la Planta Matta y el Depósito de Relaves Espesados de la Planta Vallenar, en los que si bien está absolutamente definido que se quiere avanzar hacia el tratamiento de estos residuos mediante la fórmula de los relaves espesados, explica Smith, aún se están analizando una serie de aspectos específicos, como la alternativas que permitan extender la capacidad de los mismos, y con ello su vida útil, mientras avanzan los desarrollos que generarán nueva capacidad en otros emplazamientos.

Sobre el tranque de la Planta Matta, específicamente, el ejecutivo explica que dentro de unos tres años aproximadamente estará completa su capacidad. “Estamos un tanto ajustados en los tiempos”, reconoce en este sentido, atendiendo a lo que podría demorar un desarrollo de las características que tienen delineadas para el nuevo depósito. Por ello, señala, uno de los aspectos que requiere solucionar puntualmente Enami a corto plazo es la implementación de alguna alternativa que permita continuar depositando relaves, ahora espesados, en el mismo tranque. La idea, explica Smith, es “agotar las posibilidades” para el actual espacio, antes de tener que habilitar el nuevo depósito.

En cuanto al proyecto en Vallenar, los tiempos también están ajustados. La instalación del nuevo depósito también podría demorar un poco más de lo que resistiría el actual tranque sin copar su capacidad, en las condiciones actuales. Por ello Enami también evalúa opciones para ampliar esa capacidad, y poder extender –nuevamente apelando a relaves espesados, sobre los ya depositados- la vida útil del tranque por algunos años. Smith explica que, en este caso, mientras se avanza en la construcción del nuevo depósito, está previsto aprovechar los espesadores y otros equipos que luego serían utilizados en el nuevo proyecto.

Son desafíos que comparten ambas iniciativas, pero quizá no los más complejos.

Innovar para rentabilizar

Y es que, tanto el tranque de la Planta Matta, como el desarrollo del nuevo depósito en Vallenar, y en general todos los proyectos que está impulsando la empresa, están cruzados por un objetivo que se ha tornado estratégico: que “a futuro podamos, desde nuestro abastecimiento de minerales, recuperar otros elementos, y eventualmente abrirnos a la compra de otros tipos de minerales”; como explica el Gerente de Desarrollo.

Específicamente en cuanto a los relaves “uno de los temas que nos hemos planteado, y en el que estamos trabajando activamente, es tratar de recuperar algunos otros elementos de valor que contienen, antes de depositarlos”; detalla Smith. Ello, explica, porque además de favorecer que se reduzca el volumen de los mismos, permitiría maximizar el retorno económico de la operación. Más allá de los relaves frescos, incluso, asegura el ejecutivo, también se están buscando alternativas que permitan recuperar elementos valiosos desde los relaves ya depositados: “Hemos estado trabajando fuertemente en caracterizar lo que hay, y hemos encontrado algunas cosas potencialmente interesantes”, cuenta Smith. Y es que, reconoce, “en Chile sabemos trabajar muy bien la recuperación de oro, de cobre, de plata, de molibdeno; pero no así en otros metales asociados”.

Esa es la búsqueda actualmente. Una búsquedapara dar con las mejores tecnologías, equipos, innovaciones e ideas que hagan posible concretar esta recuperación, tanto en los proceso de ampliación de los actuales tranques, como en la instalación de los nuevos depósitos.

“Nosotros siempre estamos abiertos a recibir aportes, ideas, y eventualmente incorporar socios que nos ayuden en nuestra misión. La misión de Enami es fomentar la pequeña y mediana minería, y todo lo que apunte a eso es bienvenido por nosotros”, asegura Smith. Y agrega, en particular sobre la expectativa de recuperar otros metales, que “a lo mejor la salida más óptima es conseguir un socio que aporte tecnología y que incluso pueda hacer inversiones ¡Y bienvenido!”.

En esa misma línea avanza el proyecto para el traslado y la ampliación de la Planta Taltal, que también considera un tranque de relaves espesados donde el objetivo es poder realizar a futuro un proceso de recuperación.

Sobre la necesidad de este proyecto, Smith explica que las actuales instalaciones de la planta, “están comenzando a ser rodeadas por la ciudad”. “Hay casas, escuelas, que están muy cercanas. Estamos afectando a la comunidad con ruidos, polvo; y nos hemos ido transformando en una industria molesta para quienes habitan en ese lugar”, dice. La iniciativa ya cuenta con una RCA favorable, por lo que solo falta sellar la autorización para la inversión, que depende de Cochilco; y que el Ministerio de Bienes Nacionales termine de tramitar la concesión del terreno, a unos 17 kilómetros de las actuales instalaciones. “Lo más probables es que aquí contratemos la Ingeniería de Detalle, Construcción y Puesta en Marcha”, adelanta el gerente de Desarrollo de Enami. Su proyección es que, antes de que finalice el año, estarán aprobados los recursos y esté listo el terreno, para iniciar la licitación.
 
Desafíos tecnológicos

Las expectativas en cuanto a la posibilidad de recuperar nuevos elementos se enmarca en un conjunto de objetivos estratégicos que se ha planteado la empresa.

En la línea de lo ya mencionado, Enami ha definido como uno de sus desafíos para los próximos años “poder caracterizar mejor los minerales entregados por los productores, en lo referente a metales distintos al cobre, la plata y el oro”, que es lo que hoy se mide, para evaluar su posible recuperación, explotación y  comercialización; apunta Smith.

Otro desafío que aparece en el horizonte de la empresa es evaluar los impactos del uso de agua desalada en sus procesos hidrometalúrgicos y pirometlúrgicos, pues aunque hoy aún se utiliza en los procesos agua de pozo, hay claridad en cuanto a que “en pocos años más eso no va a ser suficiente, y va a haber que utilizar agua desalada, que tiene características distintas lógicamente de la que hoy día usamos”, señala el ejecutivo. “Tenemos que ver las consecuencias del cambio”, señaló en la conversación con Portal Minero.

La estatal también está abocada a mejorar la tecnología existente en sus laboratorios, para lograr una cuantificación más rápida y transparente de las leyes de los minerales, explicó Smith. Finalmente, esperan poder mejorar  la información de sus propiedades mineras, para poder fomentar su explotación. “Nosotros tenemos mucha propiedad minera: teneos alrededor de 120 prospectos mineros, más de 200.000 hectáreas para ser traspasadas al sector; pero necesitamos mejorar su información, para que sean valorizadas por el sector minero”, aseguró.

Modernización FMHV

En el actual escenario de la Empresa Nacional de Minería, la modernización de la fundición Paipote asoma como el proyecto de mayor relevancia. Con la Ingeniería Conceptual en sus últimos aspectos, los antecedentes fueron presentados al directorio, que deberá anunciar prontamente su definición sobre cuál es la mejor opción para el desarrollo del proyecto.

Las alternativas que está manejando la empresa son dos: mantener como horno de fusión el actual Convertidor Teniente, con una serie de campanas adicionales y otras mejoras tendientes a optimizar la captación de los elementos que exige la nueva normativa; o la implementación de una nueva tecnología, desarrollada en China. Se trata, finalmente, de las dos posibilidades que, dentro de lo que ha evaluado Enami para enfrentar esta modernización, pueden cumplir con la normativa y, a la vez, no afectar los plazos.

Y es que en la minera están conscientes de que, si bien podría haber otras opciones que además de dar cumplimiento a las exigencias de la nueva norma, permitirían proyectar una mejor rentabilidad para la cuantiosa inversión que se va a realizar (hoy hay claridad respecto de que se requiere mejorar la situación de costos asociados al proceso de fundición, para lo que ya se piensa en inversiones adicionales a futuro); estas no podrían concretarse en el tiempo que se requiere hacerlo, según demanda la mencionada normativa.



Otros proyectos que están en la carpeta de la empresa, pero que  han visto algunas dificultades para concretarse, son las plantas Tocopilla y Mantos Blancos; instalaciones nuevas que esperan financiamiento, pero que no tendrían novedades en el corto plazo. Lo que las traba, explica Smith, es que desde el momento en que se proyectaron “ha ido cayendo el abastecimiento de minerales oxidados de Cobre”; ello tanto porque la capa superficial, donde están los minerales oxidados, se agota rápidamente, como por las mejores condiciones de precio que ofrece Enami para la recuperación de los minerales Sulfurados; lo que hace más atractivo para las pequeñas y medianas mineras enfocarse en explotar estos en vez de los minerales oxidados. En ese sentido, señala el ejecutivo, “no se puede asegurar que van a haber un pleno abastecimiento en ambos lugares”.

“Una planta de minerales oxidados rentable para nosotros tiene que tener una capacidad del orden de 400 toneladas de cátodos mensuales (o unas 5.000 toneladas al año, aproximadamente). Menos que eso, no son rentables operadas por nosotros. Y esos proyectos apuntaban a esa capacidad. Pero la verdad es que día el abastecimiento está por debajo de eso, y por lo tanto el proyecto no flota”, detalló.

Finalmente, Enami está impulsando también un Poder de Compra de mineral en Cabildo, que permita responder a la demanda de los mineros de la zona de que Enami disponga de una operación propia en este sentido, “porque eso le da más confianza al productor, versus la alternativa de que sea un privado el que aneje las muestras y las analice”, concluye Daniel Smith. 

Portal Minero