Versions Compared

Key

  • This line was added.
  • This line was removed.
  • Formatting was changed.

...

La iniciativa podría estar operativa en 2019, contempla una producción de 8.000 toneladas por día considerando tratar en forma anual 2 millones de toneladas. Tendrá una vida útil de 11 años y una inversión estimada en USD 200 millones.

proyecto-mineria-resources-laguna-junior-arqueros-kingsgate-consolidated-ltd-leonardo-hermosillaImage Removedproyecto-mineria-resources-laguna-junior-arqueros-kingsgate-consolidated-ltd-leonardo-hermosillaImage Added

Miércoles 02 de Agosto de 2017.- Ubicado en la comuna de Diego de Almagro, en pleno cordón minero de Maricunga, se emplaza el nuevo proyecto de oro y plata, Arqueros, propiedad de Laguna Resources, una subsidiaria de la australiana Kingsgate Consolidated Ltd.

Arqueros cuenta con un Estudio de Impacto Ambiental aprobado en 2013, sin embargo la baja en el precio de los metales sumado a la falta de oferta de energía eléctrica llevó a la compañía a replantear el proyecto, por lo que el mes pasado la empresa tras un largo proceso de relacionamiento con las comunidades, presentó ante el Servicio de Evaluación Ambiental las modificaciones a la iniciativa, que hoy a juicio de la compañía, lo transforman en un proyecto mucho más amigable e inclusivo con la comunidad. 

En entrevista con Portal Minero, Leonardo Hermosilla, gerente general  y VP de desarrollo de proyectos corporativo de Laguna Resources, detalló los planes de la compañía en Chile y de su primer proyecto a mediana escala que podría estar operativo a fines de 2019.

¿Cómo nace el proyecto Arqueros?

Arqueros está dentro del cordón minero de Maricunga, donde debe haber unos 100 millones de onza. Esta propiedad fue explotada anteriormente por Kinross y minera Can Can. En 2012  fue adquirida por Laguna Resources, quien desarrolló un estudio de factibilidad y al año siguiente recibió  la aprobación ambiental para la explotación de un solo rajo, donde se incluía molienda SAG, un proceso de lixiviación en estanques y Merrill - Crowe para producir metal doré, además de un depósito de relaves convencional. Pero en 2014 vino la crisis  del precio de los metales donde bajó considerablemente el valor de la onza de oro, lo que sumado a los problema de generación eléctrica, llevaron a la compañía  a paralizar el proyecto y evaluar otra opción.

¿Entonces la empresa busca darle otra mirada al proyecto, en qué consisten estas modificaciones?

Kingsgate elabora de la mano de Ausenco un nuevo estudio de prefactibilidad y con esto decide cambiar el paradigma y dice “si queremos desarrollar un proyecto, tenemos que hacer partícipe a las comunidades” por lo que antes de iniciar el nuevo ingreso con las modificaciones al Sistema de Evaluación Ambiental, inicia un proceso relacionamiento con el propósito de incorporar, desde la etapa de diseño, medidas que respondan a las inquietudes de las autoridades locales y las comunidades. De esto surge una serie de modificaciones solicitadas por la comunidad que derivan en la decisión de realizar un nuevo proyecto que incluye la explotación de tres rajos, “Teterita, Chimberos y Arqueros”, la reubicación de instalaciones destinadas a disponer los ripios de lixiviación y la incorporación de una etapa de filtración, lo que desde el punto de vista del cierre significa hacer algo mucho más amigable. Por otro lado la recuperación de agua es mayor por lo tanto el suministro de agua fresca si lo comparamos con el proyecto original es mucho menor, con eso vamos a tener una afectación reducida en la napa freática.

¿En qué etapa del proyecto trabajan actualmente?

Firmamos un contrato con Ausenco para desarrollar una ingeniería básica y de detalle. La idea es terminar de aquí a fin de año y si todo sale bien, deberíamos iniciar la construcción a través de un contrato EPC  o EPCM el primer o segundo semestre de 2018 y a fines de 2019 podría estar la puesta en operación.

¿Cómo ha sido el trabajo con las comunidades?

Las comunidades han cambiado  con los años y hoy están más informadas por lo que el acercamiento es más fácil, conocen del aspecto financiero de un proyecto, de ingeniería, planos... Nos hemos encontrado con una comunidad que está dispuesta al diálogo y por otro lado la empresa trae la experiencia de Australia y la idea es poder transmitirla en Chile. Yo creo que es un buen comienzo y estamos seguros de que si resulta debiéramos ser los primeros en hacer este tipo de proyectos partiendo con negociaciones previas.

¿Cómo piensan trabajar con la Región?

La idea es que este proyecto sea de todos y  traiga beneficios a las comunidades, tratar de descentralizar, ojalá todo se gaste en la región. Se nos ha pedido hacer un plan de recursos humanos de manera que la gran cantidad de mano de obra provenga de Copaipó y Diego de Almagro. En la etapa de construcción necesitaremos en el peak de unas 600 personas y durante la puesta en operación alrededor de 400 trabajadores. Es un proyecto pequeño por lo que también hay que tener en cuenta las expectativas, pero es el tiempo de las empresas junior y  la oportunidad de dar cabida a este tipo de empresas que pueden generar puestos de trabajos.

¿Cuáles son los planes de la compañía en Chile?

Kingsgate vienen a quedarse en Chile y este es el primer proyecto que quieren desarrollar. Desde el punto de vista de la exploración no sólo seguimos trabajamos en el distrito de Nueva Esperanza, también seguiremos explorando más al norte y en Sudamérica.

¿Cómo ve la reactivación de las exploraciones en Chile?

La exploración tiene que reactivarse. Las empresas tienen que agregarle valor,  la única manera es buscar nuevos yacimientos y eso se hace con exploraciones.

¿Podría ser el momento de las mineras junior en el país?

Si uno hace un catastro son pocas las empresas junior en Chile y el país tiene que abrir el camino a estas empresas, porque la cantidad de exploraciones que hacen es enorme y si nos comparamos con otros países, acá es minoría.  Debería a existir una política para darle mayor entrada y competitividad a las mineras junior, porque uno de los grandes topes son los planes de cierre.  En ese sentido yo como empresa a pesar de que soy pequeña tengo que colocar inversión al principio para un plan de cierre que sucederá en 10 años y a veces el hecho de tener que colocar esa caja al inicio hace que mi proyecto no sea rentable, en ese aspecto debería existir una política para este tipo de empresas que tienen un periodo de 5 a 10 años, no compararla con empresas grandes, la idea es buscar la forma de regular el mercado justamente para empresas chicas, porque si uno considera 5 empresas de este tipo que generen por proyecto unos 400 puestos, serían en suma 2.000 nuevos puestos de trabajo directos, sin contar los indirectos.

...