Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Informe de Itaú advirtió que el indicador se mantendrá bajo el rango meta del Banco Central (2%), por lo menos durante la primera mitad de 2018. Para este año estimó la inflación en 1,8% y para el próximo en 2,8%.

Miércoles 18 de Octubre de 2017.- Luego que el IPC de septiembre sorprendiera al mercado con un histórico IPC negativo las proyecciones se ajustaron a la baja y la trayectoria de la inflación comenzó a estar en el radar de los economistas como foco de preocupación.

Si bien, el año pasado la inflación en Chile cerró en 2,7%, para este año las proyecciones se sitúan entre 1,7% y 2,1%. Para el caso particular de Banco Itaú la proyección se sitúa en 1,8%, por debajo del piso del rango de tolerancia de Banco Central (2%-4%) además se ubica por debajo del rango meta del Banco Central del 2%.

De concretarse esta proyección, la inflación de Chile se será la más baja de la región por segundo año consecutivo. Según lo planteado por Itaú, Perú se ubicaría detrás de Chile con una inflación proyectada de 2,6% para 2017 y luego Brasil con un 3,0% al cierre de este año. Con una inflación más alta se situaría Paraguay con 4%, Colombia con 4,2%, México con 5,7%, Uruguay con 6,5% y finalmente, Argentina con una inflación de 22%.

Pero, ¿qué es lo que está provocando que tanto Chile como algunos países de la región mantengan inflaciones bajas?

De acuerdo al informe de Itaú, el alza de tasas que realizaron la mayoría de los bancos centrales en 2014, “ayudó al proceso de desaceleración de inflación”. A esto se sumó la apreciación de las monedas de la región desde fines de 2015 y la débil actividad.

Además, el reporte explica que otro factor que apoyó la baja de los precios fue “el desvanecimiento de fenómenos naturales que habían impactado con fuerza el precio de los alimentos en meses anteriores”, como el fenómeno de El Niño en Perú.

Así las cosas, Itaú indicó que “han pasado los choques que llevaron al aumento de la inflación en años anteriores”.

Perspectivas para 2018

Los bajos precios no terminarán en 2017, sino que se extenderán hacia el próximo año. Así lo adelanta la entidad bancaria, la cual prevé que el indicador se mantendrá bajo 2% al menos durante la primera mitad del próximo año, advirtiendo con ello, un riesgo de que las expectativas inflacionarias a dos años plazo se desanclen, aunque no sería algo inminente.

Hacia la segunda mitad del próximo año, Itaú espera que los precios tomen mayor velocidad y de esa manera cerrar en 2,8%. Aquellos factores que influenciarían al alza, serían una base de comparación más baja y el hecho que las monedas locales dejen de apreciarse. “Los precios transables comenzarán a recuperarse, aportando a la inflación”, aseveró Itaú.

Perú registraría una inflación de 2,5% al cierre de 2018, mientras que México anotaría un 3,3%. En tanto, Colombia y Brasil marcarían un 3,8%. Paraguay terminaría el 2018 en 4,0% y por último, Uruguay alcanzaría el 7,5%.

Respecto a la tasa de política monetaria (TPM), la entidad estimó que existe un espacio para nuevos recortes, pero que estarán condicionados a los futuros datos de la inflación. Así indicó que el Banco Central ha actuado con cautela, “reconociendo que la sorpresa de septiembre podría afectar la convergencia de la inflación a la meta”, pero destacando que se debe estudiar el impacto de la cifra, antes de realizar un movimiento de tasa.

Pulso

Portal Minero