Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Bolivia

Lunes 07 de Octubre de 2013.- La incertidumbre que se presenta con la larga espera de la nueva ley de minería resume la gravedad por la que atraviesa este sector productivo tan importante en el país. Se trata de analizar, en principio, la determinación del Supremo Gobierno, como preámbulo a la nueva ley minera, de promulgar la Ley 403 del 18 de septiembre de 2013, sobre la Reversión de Derechos Mineros.

La nueva Constitución Política del Estado elimina  de nuestra legislación el derecho concesionario minero al privar a los concesionarios de los atributos de transferir, transmitir por sucesión hereditaria o de hipotecar sus reservas de las concesiones mineras.

A nombre de recuperar todos los recursos naturales para el Estado nacional, nos encontramos ante una situación que padece todo el estamento minero nacional, llámese minería mediana, minería chica, comercializadores etc. con el ingrediente de  avasallamientos y toma de concesiones mineras por parte de comunarios, alzamientos armados, “juqueo” o robo de minerales,  sin que se vislumbre ninguna seguridad jurídica que vaya a garantizar su desarrollo, eliminando todo derecho privado. Se proyecta, como así lo había planteado en un anterior artículo indicando una perspectiva a corto plazo de monopolio minero-metalúrgico para convertirse en  una “elefanteasis burocrática”.

Tomando en cuenta todos estos elementos se desprende en forma clara la necesidad de implementar una estructura técnica con habilidad gerencial, incorporando un sistema cooperativo moderno, pero con carácter colectivo, en forma muy bien estudiada y analizada para su aplicación y normativa en la descentralización autónoma, con derecho a veto, que merezca una consideración de este tipo. No bajo la dádiva, la prebenda y no políticamente por la cantidad de votos que eventualmente puedan beneficiar al Gobierno de turno, como aparentemente ocurre.

Comibol es propiedad de la nación en su conjunto y por lo tanto su estrategia empresarial debe estar orientada a generar excedentes económicos y suprimir los déficits operativos de las unidades mineras. Contribuir al sostenimiento de los proyectos nacionales de desarrollo y por último definir políticas de reinversión en las áreas de expansión de las operaciones de esas unidades y no de crear empresas sociales.

El nuevo Código Minero, aún en preparación y estudio, no puede dar preferencias impositivas a los cooperativistas, a las empresas de Comibol ni a los empresarios privados Las leyes tienen que ser iguales para todos, evitar los avasallamientos y las exacerbaciones sindicales.

Por todo ello es necesario remarcar que el Gobierno está obligado a adquirir conciencia de sus reales responsabilidades para todos los que habitamos en este suelo, frente al pueblo y a la democracia cuyos actuales desbordes y desajustes sólo son responsabilidad de quienes no saben o no quieren gobernar con seriedad y con realismo.

Para muestra basta un botón. Hace apenas unos días, el  oro y los demás minerales y metales nuevamente  se desplomaron en su peor caída desde 1980 después de conocer los decepcionantes datos sobre el crecimiento de China. ¿Qué pasará cuando estos precios caigan por debajo de todas estas expectativas?

Lostiempos.com

Portal Minero