Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La compañía, especializada en la ejecución de proyectos ‘llave en mano’ (EPC), ha puesto en servicio 11 centrales termoeléctricas en Venezuela, con una capacidad instalada de 1.386 MW.

Viernes 11 de Octubre de 2013.- “Chile es uno de los países de Sudamérica considerado en el plan de expansión internacional que Derwick tiene previsto evaluar y definir en los próximos meses”, dijo a ESTRATEGIA el presidente de la compañía venezolana, Alejandro Betancourt López.

Betancourt destacó que “Chile es un país muy atractivo, porque está abierto a la inversión extranjera, es sumamente confiable y ofrece oportunidades de negocios para empresas como la nuestra”.

“El crecimiento sostenido de la economía chilena –añadió el presidente de Derwick-  va a exigir incorporar nueva capacidad al sistema, especialmente en el norte de Chile, donde la industria minera, al igual que ocurre en Venezuela con la petrolera, demanda mucha electricidad para sus procesos productivos”.

Las necesidades eléctricas de la industria petrolera y la grave sequía que enfrentó Venezuela entre 2009 y 2010, como consecuencia del fenómeno El Niño, fueron los factores que impulsaron el rápido crecimiento de Derwick.  

Alejandro Betancourt recuerda que en esa situación de escasez de energía, que obligó a decretar un duro plan de racionamiento, el Gobierno venezolano se vio en la necesidad de establecer un mecanismo para ampliar con suma urgencia el parque eléctrico del país y diversificar las fuentes de generación, y se dirigió a una serie de multinacionales para adquirir equipos de generación termoeléctrica.

Viendo que los tiempos no respondían a la urgencia planteada, el Gobierno se planteó recurrir a las empresas locales. “Cuando ocurrió eso, se dio la circunstancia que Derwick, como alguna otra empresa, estaba en condiciones de atender los requerimientos del país, estaba dispuesta a asumir el riesgo, y disponía de las máquinas en su inventario”, dijo Betancourt. A instancias de los mismos clientes, ejecutó también los proyectos.

Fue así como en un plazo de dos años, Derwick fue logrando contratos y probando su capacidad. Hoy en día, ha ejecutado 11 contratos de ingeniera, construcción y puesta en operación de centrales termoeléctricas, cuya capacidad instalada total suma 1.386 MW, beneficiando a más de 800.000 familias.

"Seguimos trabajando, consolidando nuestra compañía y evaluando oportunidades, tanto en Venezuela, como en otros países”, señala Betancourt.

Campaña de Desprestigio

La polarización política y social que se vive en Venezuela, ha llevado a Derwick, tal como le ha sucedido a otras compañías o bancos venezolanos, a verse envuelta en una intensa campaña de desprestigio. Después de adjudicarse y poner en marcha las 11 plantas termoeléctricas, Derwick ha sido acusada de favoritismo del Gobierno, inexperiencia, falta de capacidades técnicas, o sobreprecios.

“Esas acusaciones –afirma el presidente de Derwick- las desmiente la propia realidad, porque ahí están las centrales, funcionando y sin problemas. Cumplimos nuestros compromisos, aportamos a la solución de un problema que tenía el país, facilitamos energía nueva al sistema eléctrico, contribuimos a asegurar el suministro, generamos puestos de trabajo, capacitamos a mucha gente. Todo ello, son hechos constatables. 

Estrategia

Portal Minero