Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

A las 8.30 horas de ayer, el ministro Pacheco entregó a la Presidenta el borrador de la esperada agenda energética: un documento de 25 páginas -más otras 25 de anexos- que contiene "el calendario, los recursos, las acciones y los instrumentos" para destrabar la situación eléctrica del país, adelantó Pacheco.

Jueves 08 de Mayo de 2014.- A las 8.30 de la mañana de ayer, en el Palacio de La Moneda, la Presidenta Michelle Bachelet recibió en audiencia a su ministro de Energía, Máximo Pacheco.

En la cita, que se extendió por una hora y media, la Mandataria recibió en sus manos uno de los documentos más esperados, clave en los primeros días de su gobierno y cuyo contenido formaría parte fundamental del próximo discurso del 21 de mayo: la agenda energética.

No obstante, trascendió que la Presidenta daría a conocer públicamente antes la agenda: a fines de la próxima semana, probablemente el viernes 16 de mayo.

El borrador que ya tiene sobre su mesa Bachelet consta de sólo 25 páginas, más otras 25 de anexos; sólo una contiene el diagnóstico.

Según adelantó ayer el ministro Pacheco, el documento contiene “el calendario, los recursos, las acciones y los instrumentos” necesarios para destrabar la situación eléctrica que enfrenta el país.

La agenda -que todavía está sujeta a algunos cambios, aunque ya únicamente por parte de Presidencia- será presentada en los próximos días, antes del 21 de mayo, y establecerá las prioridades legislativas y los tiempos necesarios para su aprobación. Todo esto, tras decenas de reuniones sostenidas por Pacheco y su equipo con diversos actores con interés en esta materia, entre ellos, empresarios, dirigentes sociales, académicos y políticos.

Ayer, luego de la reunión con la Presidenta Bachelet, Pacheco se dirigió raudo al Congreso, donde participó de la sesión de la Comisión de Minería y Energía del Senado, que preside el congresista Alejandro Guillier. A pesar de que advirtió que no daría a conocer detalles específicos de la agenda, sí precisó varias de las directrices que regirán este documento.

“Hemos realizado un amplio trabajo, que ha incluido muchas reuniones bilaterales. Hemos recibido a grupos empresariales, tuvimos un encuentro multilateral que fue un hecho inédito. Uno de los primeros diagnósticos que hay es que este sector está fragmentado, segmentado e incomunicado. En otros países no pueden creer que estemos recién elaborando una agenda energética; que cómo podemos estar en una etapa tan primaria”, explicó.


DEFINICIONES

El titular de Energía comentó que la agenda contiene un conjunto de “iniciativas, y tareas que tenemos que poner como prioridades. Va a mostrar una cantidad de cosas que hay que hacer, que están pendientes”, pero advirtió que “tampoco es una varita mágica”.

Dos serán los ejes centrales de este trabajo: la eficiencia energética y la urgencia por contar con energía a precios razonables.

Sobre este último punto, dijo que es necesario sincerar la realidad del sector, pues todo indica que las tarifas van a subir en los próximos años a nivel residencial. Incluso, se aventuró a dar una cifra: si todos los contratos entre generadoras y distribuidoras en los próximos procesos se cierran a US$129 el MWh -como ocurrió el año pasado- y a medida que vayan venciendo los contratos hoy vigentes y firmados a valores bajo de esa cifra, una cuenta tipo a nivel residencial aumentará en torno a 33% de aquí a 2025.

Otro de los soportes será el impulso a la inversión privada. Según Pacheco, no es aceptable que las empresas destinen una parte pequeña de sus flujos de caja a nuevos proyectos, dando como ejemplo -sin nombrarla directamente- a Endesa. “La mayor generadora de este país ha invertido sólo el 23% de su flujo de caja en los últimos años. El resto, 77%, se ha ido a pagar dividendos y como remesa de utilidades. Eso no es aceptable”, subrayó el secretario de Estado.

Una de las principales razones que han esgrimido los privados para justificar esta falta de inversión es la dificultad creciente que enfrentan los proyectos energéticos para poder materializarse, como es el caso de HidroAysén, que pasó más de dos años entrampado en el Comité de Ministros sin una respuesta clara.


EL EFECTO GAS

Otro elemento clave es el aumento de la competencia. Según Pacheco, esto se abordará a través de las licitaciones de suministro, las que serán más flexibles tanto en plazos como en el tamaño de los bloques, además de adelantar las convocatorias de manera de que distintas empresas, más allá de los grandes generadores que operan en el país, tengan el tiempo suficiente para entrar en los procesos y presentar sus propuestas.

Para el mediano plazo, dijo que parte de la solución estará dada por la termoelectricidad. Precisó que es necesario “matar el mito” sobre este tipo de centrales, pues en el mundo hoy se construyen plantas con muy bajos niveles de contaminación y alta tecnología, que permiten que este tipo de generación conviva de manera armónica con otras actividades.

Ejemplificó con la construcción de una nueva planta a carbón de 2.000 MW en Colonia, Alemania, cerca de zonas de alto interés turístico. “Estas centrales cuentan con la última tecnología y perfectamente podrían construirse en Chile”, expuso, y agregó que las centrales que se construyeron en Chile se erigieron en medio de una compleja situación de déficit, por lo que las normas no eran tan estrictas como lo son ahora.

También será central masificar el uso del gas natural. Pacheco comentó que ENAP ha gestionado el envío de buques adicionales de gas natural y dejó entrever que se tomó la decisión de ampliar el terminal de Quintero, lo que será anunciado en los próximos días.

Además, criticó el alto precio de venta que tiene el gas natural, señalando que llega a Chile a US$8 por millón de BTU, se cobran US$1,5 por servicios portuarios y se vende a US$30. “Eso es inaceptable para un país como Chile”, manifestó.

Al respecto, agregó que la presidenta Bachelet plantearía directamente este tema en Estados Unidos con las autoridades locales, de manera de que quede claro el interés que tiene Chile en importar grandes volúmenes de gas natural desde ese país. Todo, en una visita oficial que la mandataria realizará en los próximos días.

¿Gas de Perú o Bolivia? También señaló que debe mirarse como posibles mercados a estos países, los que cuentan con gas natural en el subsuelo y que podrían perfectamente abastecer a Chile.

Sobre ese punto, recordó que en los próximos días se darán a conocer las ofertas para la construcción de un gasoducto que lleve el gas hasta el puerto de Ilo, en el sur de Perú. “Eso está a dos cuadras de Arica”, dijo Pacheco, quien se excusó de precisar si existe algún plan concreto sobre el particular.

Consultado a la salida de la comisión, Pacheco prefirió no entregar detalles sobre los instrumentos que incluirá la agenda energética para fomentar la inversión.

Pulso

Portal Minero