Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Paraguay

Martes 13 de Mayo de 2014.- El propio Loizaga encabezará el equipo negociador paraguayo, mientras que del lado argentino estará el ministro de Planificación, Julio de Vido.

El tratado contemplaba en sus cláusulas que los dos países lo revisarían cuando se cumpliera el 40 aniversario de su entrada en vigor, un plazo al que se llegó el pasado 27 de marzo.

Loizaga aseveró que entre los temas sobre la mesa están el volumen de deuda, la "co-gestión" de la Entidad Binacional que administra la represa y la construcción de obras pendientes.

Entre esas obras citó la instalación de turbinas en Aña Cuá para aprovechar el vertedero actual de la presa en un brazo del río Paraná y la incorporación de tres turbinas más en la presa central, donde funcionan actualmente 20.

"Posteriormente veremos también qué es lo que va a pasar con Corpus", añadió, en referencia al proyecto de construcción de una nueva represa fronteriza.

Yacyretá produjo 20,1 millones de megavatios hora en 2013 y este año la entidad binacional prevé que la generación caiga a 19 millones de megavatios hora ante la bajada de las precipitaciones en la cabecera del río Paraná.

Paraguay tiene derecho a la mitad de toda esa energía, pero no la aprovecha, por su menor demanda y porque no cuenta aún con una línea de alta tensión desde Yacyretá.

Por ello, el 95% de la energía producida por la presa se la ha quedado Argentina, que ha pagado 1.200 millones de dólares a Paraguay por ello, según el director argentino de la entidad binacional, Oscar Thomas.

El tratado original establecía que la tarifa se debía basar en el coste de producción, pero ese mecanismo nunca se aplicó.

En su lugar en 1992 en una nota "reversal" intercambiada por los Ejecutivos y que el Congreso paraguayo nunca ratificó, se estableció una tarifa fija, de 0,03 dólares por kilowatio/hora, que debería estar vigente hasta 2048, el término de vida útil de la presa.

Loizaga aseveró hoy que para el Gobierno de Paraguay esa nota reversal "no se encuentra vigente", por lo que el valor de venta de la energía será uno de los temas a tratar en la negociación.

Analistas y políticos paraguayos argumentan que si se hubiera aplicado una tarifa variable, Argentina habría pagado mucho más a Paraguay, por lo que Asunción no debe reconocer ninguna deuda por el dinero que Buenos Aires gastó en la construcción.

Thomas cifró recientemente ese "aporte" argentino en 6.400 millones de dólares.

Loizaga reiteró hoy que los fondos que entregó Argentina para ese fin "fueron aportes", y no préstamos, sujetos a pago de intereses. Paraguay contribuyó a la obra con el 80% del territorio anegado.

El proceso de revisión del tratado se iniciará en la propia hidroeléctrica, según Loizaga, quien indicó que entre los negociadores también estarán los directores argentino y paraguayo de la entidad binacional.

Completarán el equipo paraguayo Carlos López Moreira, Secretario General de la Presidencia de Paraguay y Jefe del Gabinete Civil, y el embajador paraguayo en Buenos Aires, Nicanor Duarte Frutos, mientras que del lado argentino también participará el Encargado de Negocios en Asunción, Luis Pablo Niscóvolos.

Paraguay.com

Portal Minero