Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Para sumar apoyos a su propuesta el gobierno buscaría establecer nuevos mecanismos a favor del crecimiento de las empresas, principalmente las Pymes.

Lunes 26 de Mayo de 2014.- Mecanismos pro inversión pero compensados. Son las palabras que por estos días han guiado el trabajo que realizan los senadores de la Democracia Cristiana (DC) y asesores de los principales gremios empresariales del país con miras a presentar propuestas concretas en la comisión de Hacienda del Senado para perfeccionar el proyecto de reforma tributaria, a partir del próximo 2 de junio.

Es que si bien el Gobierno ha abierto espacios para introducir ajustes a la iniciativa en la etapa que viene, la necesidad de “cuadrar la caja” ha ido limitando los márgenes de acción.

En la Cámara Alta hay consenso sobre la necesidad de establecer mecanismos realmente potentes para la inversión y el ahorro -pues la depreciación instantánea no logra ese objetivo-, pero esta tarea debe ser compatible con los aspectos definidos por el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, como el corazón de la reforma: eliminación del FUT, alza de la tasa de Primera Categoría a 25% más la retención del 10%, y recaudar USD 8.200 millones con los cambios en régimen.

Este último aspecto se ha posicionado como el central y en la reunión que sostuvo el jueves pasado un grupo de senadores DC se acordó en bloque proponer mejoras a la iniciativa, pero planteando a la vez compensaciones a través de alzas en otros impuestos o nuevos gravámenes. Este trabajo se le encomendó al ex ministro de Educación, José Pablo Arellano.

Fuentes de Gobierno señalan que algunos tributos que se están evaluando son los impuestos a los productos azucarados, sumando a las bebidas no alcohólicas azucaradas otros alimentos azucarados. Es por eso que a la luz de la ofensiva DC que apunta a mejorar la iniciativa y el interés del Ejecutivo por contar con el voto de senadores independientes -como Antonio Horvath, Carlos Bianchi y Lily Pérez (de Evópoli)- , Hacienda se encuentra actualmente revisando cuánto “rinden” estos tributos, explican desde la cartera.

Otro tema que la repartición está analizando son los denominados impuestos a los “súper ricos” y en esta materia un gravamen que se estaría barajando es reponer la tasa máxima marginal del 40%. Hoy el señalado tributo opera para las rentas sobre 150 UTM (cerca de $6,3 millones al mes); sin embargo, la idea es elevar dicho umbral.

Finalmente, el Gobierno está analizando eliminar algunas exenciones pero en esta materia han abordado el tema con extremo cuidado con el objetivo de no afectar a la clase media, afirman desde Hacienda. De hecho, las conversaciones de la cartera de las finanzas públicas con los gremios y los parlamentarios en los últimos días se han centrado precisamente en el sentido contrario: eliminar la aplicación del IVA a la venta de viviendas, nuevas y usadas, por el impacto en la clase media.

Medidas especiales para las pymes

El escenario de revisión por el que atraviesa actualmente la reforma tributaria persigue un solo objetivo: mejorar los incentivos de inversión y ahorro, afirman parlamentarios y fuentes de Gobierno.

Uno de los temores es que ambas variables se vean impactadas considerablemente con el nuevo sistema en pleno régimen; es decir, hacia el año 2018.

De hecho, el socio y director ejecutivo de Forecast, Ángel Cabrera, prevé que la inversión -que el año pasado representó un 25,8% como porcentaje del PIB- baje a 20% en cuatro años más.

El economista ve con pesimismo la discusión en el Senado y no ve espacios para establecer mecanismos pro inversión si no se toca el artículo N°1 del proyecto, que elimina el FUT, eleva el impuesto a las empresas y crea un sistema de rentas atribuidas, en lugar del Fondo de Utilidades Tributables (FUT).

Sin embargo, una serie de otros expertos y gremios sí ven espacio para mejorar la iniciativa y realizar otras “combinaciones” para allegar los USD 8.200 millones.

Es así como la CPC tiene programado que en los primeros días de junio finalice el estudio solicitado al equipo liderado por el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Ricardo Escobar, con el objetivo de presentar sus propuestas en el Senado, que comenzará a analizar la iniciativa el 2 de junio. Sin embargo, ésa no será la única instancia de diálogo pues el presidente de la CPC, Andrés Santa Cruz, ha mantenido una serie de encuentros con Arenas, luego de la sucinta exposición en la Cámara de Diputados, afirman fuentes empresariales.

El documento de la Confederación considera incentivos a la inversión en general, pese a que en el Gobierno han puesto el foco en las pymes y han aclarado que las grandes compañías no necesitan de este tipo de mecanismos.

De hecho, como un balde de agua fría cayó en el sector privado el hecho que el beneficio de depreciación instantánea -que se ha entendido como una compensación a la eliminación del FUT- se propusiera a inicios de abril pasado en términos restrictivos para las medianas y grandes empresas, ya que en junio de 2013 la entonces candidata presidencial, Michelle Bachelet, lo planteó como un mecanismo más amplio.

A nivel de las pymes también han estado trabajando a toda máquina por estos días. Juan Pablo Swett, presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECh) -gremio que forma parte del Movimiento Social por la Pyme y el Emprendimiento-, explica que los temas centrales para el sector son el tratamiento a las empresas familiares, gastos por compras en supermercados, renta presunta, creación de un nuevo artículo 14 sacando lo mejor de los actuales 14 bis, ter y quáter, y FUT diferenciado.

En esta última medida ha puesto un especial énfasis el Movimiento Social por la Pyme en las reuniones sostenidas en las últimas semanas con los senadores como Andrés Zaldívar (DC), Manuel Antonio Matta (DC), Alfonso de Urresti (PS) y Ricardo Lagos Weber (PPD).

Fuentes ligadas a las negociaciones en torno a la reforma tributaria, señalan que Eugenio Tuma y Rabindranath Quinteros, también se han mostrado dispuestos a proponer incentivos pro inversión, considerando que junto a Zaldívar conforman la bancada pro pyme en el Senado. Otra preocupación es crear mecanismos que aseguren liquidez para las pymes, considerando que el FUT se elimina.

A aquellos se suma el senador Jorge Pizarro, quien también considera que si bien el FUT tal como existe hoy debe eliminarse, sí hay espacio para crear regímenes especiales para las empresas productivas, medida que va en línea con la propuesta del FUT diferenciado. Así lo planteó el parlamentario el jueves pasado tras la reunión de la DC.

Los senadores Ricardo Lagos Weber (PPD) y Carlos Montes (PS) no se cierran a esta opción y están conscientes de que la depreciación tal como se propone no es suficiente, pero reparan de inmediato en el objetivo recaudatorio. Así lo hicieron saber esta semana tras la presentación de las nuevas cifras fiscales.

En dicha oportunidad el escenario de la caja fiscal se complejizó aún más. El ministro de Hacienda aseguró que mientras la Ley de Presupuestos 2014 estimaba ingresos por $30.842.367 millones, las actuales proyecciones apuntan a $29.720.306 millones.

¿Qué dicen los expertos?

Marcelo Laport, socio de Grasty Quintana Majlis & Cía., propone establecer una tasa de impuesto más baja y crear un nuevo registro para las inversiones productivas, intensivas en capital fijo y en contratación de mano de obra. “Si una sociedad de inversión tiene solo activos financieros no tiene mucho sentido incentivar su inversión”, indica el abogado.

Pedro Troncoso, de Brent Abogados, realiza un planteamiento en la misma línea. “Se podría mantener un FUT para ciertas empresas que cumplan con niveles medios o menores de ventas, utilidades o patrimonio, muy probablemente excluyendo además aquellas que tienen por giro el de inversiones”, señala.

Los expertos coinciden en que no se puede dejar de lado la inversión, variable que también permite allegar más recursos al Fisco a través del crecimiento.

El Mercurio

Portal Minero