Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Rodrigo Álvarez, director nacional de Sernageomin, explica los avances que ha tenido el país en materia de seguridad minera tras el accidente, comenzando por un aumento importante de fiscalizadores.

mineros-atacama-sernageomin-jose-san

Miércoles 05 de Agosto de 2015.- A cinco años del derrumbe ocurrido en la mina San José y que mantuvo a 33 mineros atrapados a más de 700 metros de profundidad por 69 días, el actual director nacional de Sernageomin, Rodrigo Álvarez, afirmó que el sector ha experimentado cambios importantes tras el accidente de Atacama. Sin embargo considera que se debe seguir trabajando para mejorar el tema de la seguridad y para lograrlo es importante realizar cambios en la normativa vigente.

Álvarez aseguró que el Sernageomin “no es el mismo que en el 2010”. En ese sentido explicó que el año en que ocurrió la tragedia en el servicio existían sólo 18 fiscalizadores, actualmente esa cifra aumentó a 70. Además hoy en día se realizan  12 mil 900 fiscalizaciones a las faenas mineras, mientras que en 2010 se hicieron menos de 3 mil.

“Nosotros fuimos marcados a fuego con lo que fue el accidente de los 33 mineros y a cinco años queremos dar cuenta de que han mejorado las cosas, han mejorado las cifras. Hoy día  tenemos una cantidad de recursos mayores, que nunca son suficientes, pero en definitiva lo importante es que estamos logrando un cambio, estamos llegando a una curva histórica en cuando a la cantidad de fatales”, dijo en entrevista con Portal Minero.

Según el informe "Balance Nacional de la Seguridad Minera en Chile" que dieron a conocer esta semana el Ministerio de Minería y Sernageomin, el sector registra un promedio de 29 accidentes fatales por año, con un máximo de 41 casos el año 2010 y un mínimo de 22 el año 2012. La mayor cantidad de accidentes de este tipo se observa en las regiones de Antofagasta (28,3%), Atacama (23,4%), y Coquimbo (16,5%); justamente las más intensivas en cuanto a desarrollo minero.

Para el director de Sernageomin el que hayan bajado las cifras los accidentes fatales de 40 en promedio en 2010 a 27 “es un cambio sustancial. En segundo lugar hay que decir que la minería es un sector seguro, se invierte mucho en seguridad, a diferencia de otras actividades económicas la minería tiene buenos niveles de seguridad”.

Sin embargo destaca que no solo son importantes las medidas que realiza la entidad que dirige en cuanto a fiscalización, “lo más relevante es que el tema de la seguridad minera más que una obligación legal es un deber ético”. “Uno puede tener un ejército de fiscalizadores, pero en la medida que no se sienta que es un compromiso moral con la vida de los trabajadores esto no tiene sentido”, señaló.

Proyecto de ley

Rodrigo Álvarez detalló además que el 2014 se cerró con 80 mil medidas correctivas, “eso habla de que hemos tenido avances, hemos tenido cambios, pero todo esto no es suficiente”. 

Por tal motivo, afirma, están impulsando un cambio normativo: “vamos a modificar el Reglamento de Seguridad Minera, además durante el mes de agosto estamos entrando al Congreso con un proyecto de ley que entrega mayores atribuciones a Sernageomin en materia de fiscalización”, dijo en la entrevista.

Álvarez explicó en este sentido que el decreto que dio origen a Sernageomin data del año 1980, es decir hace 35 años que no se hace un cambio en esta normativa; y señaló que los fiscalizadores no son ministros de Fe, por lo tanto no pueden recurrir a Carabineros para cerrar una faena en la que se han detectado irregularidades.

Explicó además que las multas no están diferenciadas, es de UTM 200. “Para esta industria son cifras que no son relevantes, para el pequeño minero si puede ser importante por tanto, la idea es que con el nuevo proyecto se manejen de manera distinta en relación a la cantidad de trabajadores y a nivel de la falta”, aseguró.

“La industria invierte mucho en seguridad y eso ha hecho que las tasas hayan bajado mucho, en algunas regiones llevamos tres años donde no tenemos fatales, por tanto el mantener esto va a ser difícil, pero hay que seguir haciendo los esfuerzos, como el contar con atribuciones mayores, y el contar con una modificación al Reglamento de Seguridad Minera”, agrega Álvarez.

San José a la venta

El gerente de la mina San José, Alejandro Bohn, actualmente está trabajando  en la liquidación de los bienes del yacimiento y encargando los últimos informes geológicos y científicos que, de aquí a fin de año, le permitirán tener un prospecto de transacción; señala una información de La Tercera.

Hasta la fecha, Bohn se ha reunido con aproximadamente 10 interesados, con el objetivo de explorar la opción de venta. Si bien la mayoría son firmas internacionales, todos están enterados en detalle del accidente ocurrido en 2010, dice la nota; y señala que hasta el momento se habrían vendido USD 5 millones de los bienes de la firma, de los cuales USD 4 millones se destinaron a pagar los finiquitos de los trabajadores. Ahora, el gerente trabaja en el último proceso, que permitirá vender las 1.500 hectáreas que componen todo el yacimiento, del cual la mina San José representaba cerca del 15%.

Los dueños pretenden obtener una ganancia cercana a los USD 29 millones, que permitirá cerrar todas las deudas. Una de estas son los USD 5 millones que los propietarios acordaron con el Estado, por conceptos de gastos asociados al rescate de los 33, detalla la publicación.

Portal Minero