Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La meta de la estatal para este año era reducir sus pérdidas de USD 80 millones en 2014 a USD 20 millones. El precio y las catástrofes naturales han complicado a la mediana y pequeña minería, y con ello a la firma.

Jueves 27 de Agosto de 2015.- La drástica caída del precio del cobre sumada a las catástrofes naturales del norte han afectado fuertemente a la minería y sobre todo a las firmas pequeñas y medianas, los principales clientes de la Empresa Nacional de Minería (Enami). Como una “tormenta perfecta” la describe el vicepresidente ejecutivo de la estatal, Jaime Pérez de Arce.

“Como resultado de la crisis del sector, nuestros propios planteles productivos sufren desabastecimiento y pérdida. Entonces, desde ese punto de vista es probable que los resultados de mejora que esperábamos para este año sean difíciles de alcanzar, porque el escenario cambió”, reconoce.

En 2014 la compañía obtuvo pérdidas por USD 80 millones y la meta para este año era reducirlas a USD 20 millones. El ejecutivo explica que los supuestos de precios no se han cumplido, y las pérdidas hoy son superiores a las que tenían estimadas. Sin embargo, dice que el efecto más importante no ha sido todavía por precios, sino por las catástrofes climáticas.

Pérez de Arce señala que, aunque todavía no están en esa situación, no descarta en el futuro -si el precio no remonta- recurrir a endeudamiento para sostener políticas de apoyo a la pequeña y mediana minería. Actualmente entregan el crédito de sustentación con tope de 30 centavos de dólar a las pequeñas empresas, y hace pocos meses le sumaron otros 10 centavos. Por su parte, a la mediana minería le entregan créditos por 10 centavos de dólar y, según comenta, están estudiando la posibilidad de agregar una nueva disponibilidad de crédito. Lo anterior porque este sector está “en una situación crítica”, y emplea a una gran cantidad de gente en lugares donde no hay muchas alternativas ocupacionales, sostiene.

Los bajos precios afectan sobre todo a estos sectores, porque al tener costos de producción más altos, reducen dotación y producen menos, lo que perjudica a Enami, puesto que sus instalaciones metalúrgicas no son utilizadas a plena capacidad. Sumado al efecto del precio, hay otra situación más endémica que afecta a la estatal: la disminución de la extracción de óxidos que ya tiene a una de sus plantas operando a menos de un 50% de su capacidad.

Enami está realizando un exigente plan de reducción de costos y de dotación y ya se ha desvinculado a varios trabajadores, dice Pérez de Arce.

Dependencia total

Las fundiciones chilenas deberán invertir en tecnologías que les permitan capturar el 95% de las emisiones a 2018, pese a que en otras partes del mundo estas instalaciones ya captan el 98-99%. “Caminamos a tener una dependencia total de China en estas materias”, advierte el ejecutivo. Parte importante de la futura producción minera va a ser en concentrados de cobre, que deben pasar por las fundiciones para ser comercializados, y Chile no tiene tal capacidad de procesamiento.

Existen siete fundiciones y cinco son estatales. Pérez de Arce sugiere implementar una política de Estado que se preocupe de esta industria que ha retrocedido desde el punto de vista competitivo.

A principios de septiembre el directorio de Enami se reunirá de forma extraordinaria para conocer los resultados de ingeniería y de costos para la modernización de la Fundición Hernán Videla Lira, más conocida como Paipote. El objetivo será que capte las emisiones exigidas y también que sea rentable, porque será la única manera de financiarla.

El ejecutivo advierte que la norma a 2018 los va a dejar en una posición débil frente al mundo. “Vamos a estar igual en el tercer o cuarto cuartil de costos del negocio de las fundiciones, e igual en desempeño ambiental”.

Estatal busca ampliar su ámbito de operación

El directorio de Enami está afinando los últimos detalles para el plan estratégico que define hacia dónde se orientará la empresa en los próximos años y que consta de seis objetivos.

El primero es la eficiencia, productividad y gestión de costos; el segundo, potenciar el ámbito y alcance de Enami, donde Pérez de Arce dice que buscarán ampliar la gestión tanto en sentido geográfico -potenciando mineras de pequeña escala en el sur-, como en el desarrollo y procesamiento de todo tipo de minerales. Para eso están estudiando los tranques de relaves y buscan asociarse con privados que pongan sus tecnologías para aprovechar los minerales que yacen en esos sitios.

El tercer punto del plan estratégico es modernizar la estatal, sobre todo respecto de las fundiciones; el cuarto busca fomentar más el desarrollo de la pequeña y mediana minería; quinto, hacer de Enami una empresa sustentable, y sexto, desarrollar los recursos humanos.

El Mercurio

Portal Minero