Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
0 elementos

Francisco Rojas, líder de Applied Intelligence de Accenture Chile

Francisco Rojas, líder de Applied Intelligence de Accenture Chile

jueves 10 de junio del 2021.- Como es común escuchar, la data es el nuevo petróleo, o mejor aún en nuestro caso “el nuevo cobre”. A medida que avanzamos hacia el futuro (en realidad más presente que nunca), en el que todos los negocios son impulsados por los datos para tomar más y mejores decisiones, la minería tiene hoy el gran desafío de combinar la ciencia de los datos con la gestión de los procesos de negocio (de mina a puerto).  Se trata de usar la analítica para descubrir, supervisar y mejorar los procesos, mediante la extracción de conocimientos de los registros de eventos disponibles en los sistemas de información.

La minería de procesos ofrece una visión objetiva y basada en hechos, derivada de datos reales, lo que permite auditar, analizar y mejorarlos respondiendo a preguntas relacionadas con el rendimiento, cumplimiento, pertinencia y velocidad de una decisión. La ciencia de datos combinada con la gestión de procesos permite a las mineras reducir los costos, aumentar los beneficios y, sobre todo, mejorar la satisfacción de los clientes y los empleados.

La ciencia de data aporta transparencia al negocio, ya que permite absorber toneladas de datos y proporcionarlos en un formato consumible/usable, lo que permite a las mineras descubrir ineficiencias junto con la identificación de aspectos de mejora. Así también, el análisis a través del aprendizaje automático permite identificar los pasos innecesarios, reduciendo los bloqueos que causan ralentizaciones y aumentando la eficiencia de los procesos, incorporando, por ejemplo, recomendaciones automáticas en los sistemas.

¿Cómo puede la industria minera avanzar hacia la aplicación de la ciencia de datos? Primero, las mineras deben extraer y gestionar los datos. Para poder obtener una visión de 360 grados de los procesos es necesario obtener la data y que sea de calidad, para poder trabajarlos e interpretarlos con criterio de negocio. La segunda etapa es la preparación de los datos. Una vez que la data requerida es identificada, extraída y estandarizada, es necesario prepararla para su consumo por parte de los usuarios de negocio, los científicos de datos y los responsables de la toma de decisiones para poder consumirlos a través de KPIs y variables correctamente definidas. Luego los datos se utilizan para interpretar visualmente los flujos del proceso, identificar los pasos múltiples, encontrar los cuellos de botella y descubrir los solapamientos o los pasos repetidos que ralentizan los procesos.

Finalmente, se genera la optimización de los procesos. Una vez que se tiene la visión detallada de la dependencia interna y externa junto con los cuellos de botella, estos datos proporcionarán la base para derivar las medidas de optimización y luego priorizar las áreas para mejorar los procesos a través de la data. Todo esto permite mejoras en los procesos de negocio, ya que la monitorización continua y la optimización del proceso tiene lugar de forma iterativa, resulta en la identificación de vías de mejora como qué pasos pueden ser simplificados, eliminados o fusionados con otro proceso.

Además, utilizando los conocimientos de la minería de procesos se pueden identificar las asignaciones óptimas de recursos dentro de las operaciones de TI y lograr un modelo adecuado de reparto de capacidades mediante el aprovechamiento de la analítica avanzada y la generación de insights. Así también, a través de la automatización de procesos en la minería se obtiene información sobre las brechas en la gobernanza y calidad de los datos y se van eliminando los procesos manuales que causan las brechas estableciendo así la plataforma para la implementación de la automatización de punta a punta.

Todos los puntos anteriores, combinados, establecerán la plataforma para la transformación digital completa de las empresas mineras, proporcionando una base de datos sólida con un ciclo de vida flexible pero eficaz para gestionar la digitalización de los procesos. La pandemia nos ha dejado un gran desafío en avanzar hoy hacia la transformación digital. La minería tiene una gran oportunidad y tiene que seguir empujando con fuerza esa transformación, teniendo en consideración que el punto más importante para capturar el valor teórico” que supone la analítica, es la adopción por parte de las personas. Esto implica que las personas estén involucradas desde la etapa cero en el diseño de las soluciones analíticas, ya que, si no es así pasa poco y nada. El momento de avanzar es ahora.


Francisco Rojas, líder de Applied Intelligence de Accenture Chile

Share This
X
X