Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
0 elementos
Chile

La actual crisis hídrica que afecta a Chile ha llevado a la industria a buscar nuevas soluciones para mejorar la gestión hídrica. El estudio de Cochilco “Proyección de consumo de agua en la minería del cobre 2019-2030”, proyecta que el consumo de agua de mar crecerá 156% a 2030, en comparación a 2019, mientras que la utilización de agua continental caerá un 6%.

El agua: Un factor crítico para la industria minera

viernes 27 de marzo del 2020.- Resulta paradójico que nuestro planeta se llame Tierra, tomando en consideración que tres cuartas partes del orbe están compuestas por agua.

Del total de agua en el planeta, un 97% del agua es salada y el restante 3% corresponde a agua  dulce, de los cuales dos tercios están retenidos en glaciares y capas de hielo polar. De lo que queda, la mayor parte se encuentra en el suelo o en acuíferos subterráneos, dejando para el consumo de todos los seres vivos un porcentaje mínimo.

Esta es una problemática de tal magnitud que el Foro Económico Mundial y otras instituciones calculan que para 2030 habrá una demanda 40% más alta, que el planeta no podrá suministrar, afectando la agricultura, energía y minería, entre otras áreas, lo que traería consigo el aumento en el costo de vida de las personas.

En la actualidad, Chile pasa por una sequía sin precedentes en su historia, la cual se viene gestando desde hace una década, pero que ahora está en su situación de mayor gravedad, reflejado en una escasez de agua histórica en el país.

Actualmente, ya son seis las regiones de Chile que se encuentran bajo decreto de Emergencia Agrícola y Escasez Hídrica entre el norte y el centro del país.

En este contexto, cada 22 de marzo se conmemora el “Día Mundial del Agua”, iniciativa impulsada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), entidad que desde el año 2010 reconoce que “el derecho al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida”.

Consumo de agua en la minería del cobre

En Chile las principales operaciones mineras se encuentran desde la región Metropolitana al norte, territorio que presenta las situaciones de estrés hídrico más extremas. Es por ello que el agua es un recurso fundamental para el desarrollo, siendo necesario establecer su debida extracción y uso en todo el país de manera sustentable, para evitar así que la escasez del recurso hídrico pueda impedir el desarrollo del país.

En ese sentido, el estudio Proyección de consumo de agua en la minería del cobre 2019-2030, realizado por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), destaca que el consumo de agua de mar aumentará en un 156% a 2030, en comparación a 2019, alcanzando a 11 m3/seg, mientras que la utilización de agua continental caerá un 6%.

En cuanto al panorama en las regiones, el estudio indica que las regiones más afectadas por la sequía, la desalinización surge como la solución para enfrentar la crisis hídrica. En el caso de la Región de Antofagasta, el informe señala que el agua de mar representará el 65% de agua utilizada en la minería del cobre al año 2020, en Tarapacá llegará al 60%, mientras que en Atacama y Coquimbo llegará al 42% y 25% respectivamente.

El director de estudios de Cochilco, Jorge Cantallopts, sostiene que el objetivo del estudio “es anticipar posibles escenarios que vienen para el sector y ver cómo enfrentar los desafíos que ello conlleva”.

Cantallopts añade que “existe una serie de factores que están marcado la actividad como la economía verde, la electro movilidad, las energías renovables, todas tendencias que implican una mayor demanda de minerales, y por lo tanto, más consumo de agua y energía”.

En cuanto al incremento del consumo de agua que se proyecta, el informe expone que se debe al crecimiento productivo que tendrá el sector cuprífero en el decenio, en que la estructura productiva se volcará a los sulfuros, que son más intensivos en la utilización de agua, y tendrá mayores leyes de mineral, que también demanda más agua por tonelada.

El ejemplo de Candelaria

El ministro de Minería, Baldo Prokurica, ha señalado en varias oportunidades que “la minería es la industria que más ha hecho, a efectos de ayudar al tema del buen uso del agua”.

Esta afirmación se respalda, ya que desde hace algunos años la industria minera inició la búsqueda de soluciones para mejorar la gestión hídrica en cada una de sus operaciones, donde las plantas desaladoras se han posicionado como uno de las fuentes encargadas de proporcionar agua a las faenas y comunidades cercanas.

Bajo este escenario, Minera Candelaria gracias a su planta desalinizadora, se ha caracterizado por una gestión hídrica sustentable. De hecho, el consumo promedio histórico de agua de la compañía es uno de los más bajos de la industria nacional, debido a que reutiliza en promedio un 85% del agua usada en el proceso productivo.

Lo anterior, ha permitido a la compañía eliminar el consumo de agua de fuentes subterráneas para su proceso industrial. Esto significa que en la actualidad la empresa satisface con agua de mar desalinizada el 100% de sus requerimientos hídricos para la producción de concentrado de cobre.

La planta desalinizadora de Candelaria opera desde 2013, convirtiéndose en la primera instalación de este tipo que se construyó y entró en operaciones en Atacama.

Eficiencia hídrica: En qué situación están los proveedores mineros

Los requerimientos presentes y futuros del agua han puesto a prueba la creatividad en lo que se refiere al uso responsable de los recursos por parte de la industria minera.

En este escenario, los proveedores mineros han adoptado planes para disminuir y hacer más eficiente el consumo de agua en sus procesos de producción y prestaciones de servicios.

Este es el caso de Multiaceros, que hace años identificó el proceso productivo que más agua consumía en sus instalaciones, que era una de sus plantas de revestimiento. “Para mitigar este consumo se construyó un estanque de almacenamiento y una red de recirculación de agua que nos permite bajar enormemente el consumo de agua, bajar nuestros costos de producción haciéndonos más competitivos y así no solo preocuparnos sino que también ocuparnos de este problema”, expone el jefe de proyectos mineros de Multiaceros, José Miguel Bastidas.

Otras de las empresas que está realizando trabajos en esta senda es Krah, quienes en palabras de su gerente comercial, Jaime Rodríguez, explica que “nuestra empresa utiliza el recurso agua para sistema de enfriamiento, el cual es un sistema cerrado que reutiliza la misma agua del proceso constantemente”.

Por su parte, el gerente general de Pipe Hunter, José Miguel de la Cuesta, subrayó que “nuestro negocio busca apoyar a nuestros clientes en la reducción de las pérdidas de agua así como en la optimización del almacenamiento y manejo de ella en los tranque de relave, mediante el manejo interno en la cubeta, reduciendo la tasa de evaporación, recuperación de agua desde los relaves mediante el uso de tecnología de punta desarrollada por nosotros y la reducción de pérdida de agua en las tubería que se utilizan para su conducción, las cuales muchas veces el cliente desconoce su estado real, llegando a perder hasta un 30% del volumen transportado debido de las fugas”.

Lo anterior, da cuenta que el sector minero en su totalidad se ha adaptado a este nuevo escenario hídrico, el cual exige adoptar ahora las medidas necesarias para reducir sus consumos de agua, incrementar aún más el reproceso de las mismas y optimizar su uso en los procesos productivos.


Portal Minero

Share This
X
X