Síguenos
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • RSS
0 elementos

Martín Tavil, director ejecutivo de Minería y Energía de Accenture Chile

Martín Tavil, director ejecutivo de Minería y Energía de Accenture Chile

lunes 10 de agosto del 2020.- El Covid-19 está teniendo el mismo impacto económico que tuvo la crisis financiera global de 2008 en la Industria de Minería y Metales. La industria en su conjunto está viendo una fuerte devaluación de sus stocks y los indicadores tempranos de proyecciones de precios y demanda están exacerbando la situación.

El Covid-19 se ha convertido rápidamente en una epidemia de proporciones masivas. La economía está viendo efectos en la demanda, la oferta y la confianza.

En este contexto, hay una serie de vulnerabilidades en la cadena de valor de la Industria Minera:

Personas: Las operaciones seguras y económicas requieren una fuerza de trabajo saludable y capacitada. Sin ellos, la organización tambaleará. Además, las empresas necesitan asegurar su fuerza de trabajo, así como su extenso ecosistema de contratistas, proveedores, etc.

Continuo riesgo de exposición: Las operaciones mineras necesitan que los trabajadores operen y vivan en espacios confinados (ejemplo: campos mineros, camiones, centros de operaciones). Esto aumenta la exposición al Covid-19 y la exposición a éste.

– Flexibilidad: La minería y algunas compañías de metales no tienen la flexibilidad operacional para ajustar su producción con la rapidez que podría necesitar esta crisis. Esto puede resultar en operaciones desbalanceadas y no óptimas, lo que podría conducir a un aumento de costos en el corto plazo.

– Problemas de logística: Las restricciones de transporte y shipping están aumentando.

– Disponibilidad de materiales: Un déficit en el suministro de upstream (incluyendo químicos, componentes de máquinas y consumibles críticos) pueden afectar significativamente la capacidad de operar. Los déficits de producción se agravarán por los problemas de logística causados por las precauciones impulsadas por los gobiernos ante el Covid-19.

– Demanda futura incierta: La crisis está produciendo problemas significativos en la fuerza laboral, proveedores, clientes y operaciones. La pregunta es cuándo se podrá retornar a la normalidad. Hasta que la curva de la pandemia disminuya, predecir la demanda futura con exactitud será difícil.

En este escenario, las mineras deberán enfocarse en seis elementos principales: empoderar a las personas, operar con un propósito, evaluar la liquidez, asegurar el suministro y delivery, asegurar la continuidad operacional; descubrir oportunidades e impulsar plataformas digitales.

1. Empoderar a las personas: Las mineras deben repensar la forma en que funcionan y cómo construyen confianza con sus trabajadores, socios y las comunidades en las que operan. Deben honrar sus valores como compañía, ya que cada acción que impulsen hoy definirá cómo el mercado, las comunidades y los stakeholders verán a la empresa tanto en la actualidad como en el futuro.

2. Evaluar la liquidez: Las compañías de minería y metales deben desarrollar modelos de potenciales escenarios para ver posibles soluciones a incertidumbres controlables en demanda y suministro y, de esa forma, evitar consecuencias de costos y caída de ingresos. Las mineras deben considerar el desarrollo de mecanismos que les permita ajustar de forma dinámica y en tiempo real su capacidad de producción acorde a las condiciones de mercado. Deben determinar el impacto financiero de los cambios en la producción -considerando el efectivo actual y los futuros flujos de efectivo esperados- y luego hacer una nueva previsión para el año e incorporar esos conocimientos a las expectativas futuras.

3. Asegurar el suministro y delivery: Para esto es fundamental que las compañías de minería y metales refuercen la colaboración con sus clientes y distribuidores para entender con mayor precisión la demanda. Se debe establecer una capacidad basada en inteligencia artificial que permita una identificación y evaluación automatizada de los potenciales riesgos y problemas que podrían surgir, así como respuestas proactivas a esas problemáticas.

4. Asegurar la continuidad operacional: Reevaluar las capacidades de producción y resistencia ante la crisis. A nivel táctico, eso significa operar con una capacidad de producción predecible y a nivel estratégico, reequilibrar la producción. Evaluar la flexibilidad de la fuerza de trabajo, la profundidad y la capacidad de los proveedores y ampliar la base de clientes para diversificar la demanda.

5. Descubrir oportunidades: Mientras las compañías reformulan sus operaciones y realizan un balance de sus capacidades de producción, deben estar alertas a oportunidades que se presentan para mejoras estratégicas que conduzcan a crecimiento futuro. Por ejemplo, el cierre de una planta puede ser una oportunidad para mejorarla y modernizarla. Las tecnologías remotas permiten entrenar a los trabajadores que están en casa. Y, en estos tiempos de cambio, se pueden unir nuevos proveedores a las operaciones o un competidor puede ser objetivo de adquisición o de ser un socio clave.

6. Impulsar las plataformas digitales: Las compañías deben evaluar cómo las tecnologías digitales y analytics pueden aumentar la eficiencia, a través de operaciones remotas, optimización basada en data-science, automatización, robótica, entre otras. Algunas de las aplicaciones son el trabajo remoto para los trabajadores; el impulso de realidad aumentada y tecnología colaborativa remota; operación remota de monitoreo para dar visualización de data operacional crítico; alertas de apoyo de decisiones y propuesta de próximas acciones; operaciones impulsadas por analytics en tiempo real para responder a las condiciones cambiantes y el desarrollo de automatización y robótica para evitar que los trabajadores tengan que trabajar en terreno lo más posible.

Todas las crisis son una oportunidad para la transformación y el caso del Covid-19 no es la excepción. Por eso, la Industria Minera debe avanzar hoy hacia la aplicación de las nuevas tecnologías como core de su negocio para, de esa forma, mantenerse competitivas en este nuevo “Nunca Normal”.


Martín Tavil, director ejecutivo de Minería y Energía de Accenture Chile

Share This
X
X